Con la “unidad” no alcanza

(Por Lic. Marianela López) Muchos argentinos y argentinas sentimos que estamos frente a un momento importante y crucial para nuestro país. La profunda crisis económica y social por la atravesamos no permiten más especulaciones de ninguna índole. No hay lugar para prácticas políticas personalistas ni partidarias sectarias. Es el momento de la “unión”, no sólo de la “unidad”, de la unión de todos los que tenemos ganas de que este país salga adelante.

Queremos sentirnos útiles, queremos ayudar, tenemos ganas de que nos vaya bien a todos los argentinos. No queremos más políticas que favorezcan a unos pocos pero tampoco queremos que la corrupción corroa la institucionalidad de nuestro país.

Por eso, ni los que están ahora, ni los que estuvieron pueden volver a ser una alternativa de gobierno. Hay una enorme responsabilidad sobre los hombros de una parte de la clase política argentina, la cual deberá comprender la gravedad de la situación y convocar a sectores sociales, del trabajo, científicos, empresarios, entre otros, para alcanzar esa “unión” deseada.

No es la “unidad del peronismo” ni la “unidad de otras fuerzas políticas” lo que necesita nuestro país. Es la “unión” de hombres y mujeres a quienes les duele la pobreza, de ciudadanos y ciudadanas que no toleran prácticas corruptas, que luchan por terminar con las desigualdades sociales. Es el momento de Argentina y de sus ciudadanos, no de los partidos y de sus dirigentes.

Si no somos capaces, como clase política, de ponernos a disposición de este momento del país habremos perdido una nueva oportunidad, que sin dudas, será aprovechada por quienes expresan el neoliberalismo económico o el populismo como forma de gobierno.

Queremos a los partidos que representan al progresismo, al peronismo que comprende que el kirchnerismo es parte del problema, a los sectores independientes de la sociedad civil para que juntos conformemos una nueva mayoría. Cuanto más heterogénea y amplia sea esa construcción mayor representatividad y legitimidad alcanzará.

Las peleasestériles entre candidatos nos hacen daño y lastiman las pocas esperanzas que aún quedan en la sociedad. No debemos pensar en un candidato o en otro, debemos aportar para la construcción colectiva de una alternativa que nos convoque y nosuna atrás de la difícil tarea de terminar con la pobreza, la exclusión y las desigualdades sociales.

 

                                                                                                                                             Lic. Marianela López