Como mirar el presupuesto

(por Hugo Merlo)

Hace unos días se publicó en un diario digital local, una nota del Concejal Parise deUnidad Ciudadana, desmenuzando los más de 842 millones que el Ejecutivo Municipal solicita gastar durante 2019. Solamente analiza para el nuevo año el monto asignado a cada Secretaría y comparada con la inflación del año. Es una manera de verlo pero no da mucha información. Dice muy poco o mejor dicho, ese análisis es todo lo que puede decir. Lo que es seguro, por las cifras que se barajan en el informe, es que no están tirando manteca al techo y que seguramente por algún lado se ajustará, al fin y al cabo los contribuyentesajustamos nuestros gastos y al presupuesto lo bancamos los susodichos. También el concejal remarca la obviedad de que la secretaría cuyo gasto está relacionado con el proceso electoral sale beneficiada a la hora del reparto.

Pero… recordando al profesorValsecchi en su libro ¿Qué es la economía? en la que nos deja claro que “los fondos son escasos y los fines alternativos” y que “la operación económica se mira desde la CONVENIENCIA Y LA EFICIENCIA”. En pocas palabras, no solo importa el CUANTO sino en QUE se gasta, y esta mirada implica escarbar un poco más en los programas que las diferentes secretarías envían al presupuesto, porque es una mirada política ya que los fines (objetivos) los ordena la política. Esto no es solo el Intendente, sino también el HCD, un “te pido me autorices a gastar tantos pesos en estas cosas” y del otro lado le dicen “te autorizamos y te vamos controlar”.¿Seentiende?

El presupuesto es una herramienta de planificación estratégica por lo que se puede considerar, metas de parciales, de proyectos que excedan el año.

Para hacerlo más sencillo hay, a mi entender,dos formas de hacer el presupuesto.

1.- Por programas, cada secretaría tiene asignada su partida y define sus programas.

2.- Se fijan Objetivos, identificando básicamente un resultado o impacto social, se designa un responsable y se cotiza el proyecto, en ese momento se le asigna la partida. Este método por resultados es fácil de controlar, diseñando indicadores se pueden fiscalizar los desvíos, esto es lo más eficiente.

Por otro lado, en nombre de la prudencia no se debe tomar precauciones extremas en el gasto y exagerar en la formación de fondos anti cíclicos, es una herramienta muy potente en términos de incentivos y el medio idóneo para que la población sepa las prioridades del Gobierno.

Desde nuestro punto de vista, el presupuesto debe comenzar a considerar partidas para Programas de Desarrollo Local y Capital Social, asimismo comenzar a analizar modelos de ciudad inteligente aplicando tecnología en procedimientos más eficientes.

Por último, se deben ir modificando comportamientos, dejando  un poco de lado la conceptualización de contribuyente o usuario de servicios públicos, acercándose a una concepción de cliente. Este tema no es solo semántico, sino que conlleva comportamientos asociados inherentes a la construcción de ciudadanía.

Lic. Hugo Enrique Merlo