10.5 C
Nueve de Julio
viernes, 24 mayo, 2024

Casi cuatro mil argentinos por año son diagnosticados con cáncer de vejiga

Representa el quinto cáncer más frecuente en varones. Fumar triplica el riesgo, por lo que el cigarrillo en su principal factor de riesgo.

Sangre en la orina, orinar frecuentemente, dolor al orinar, infecciones urinarias, obstrucciones urinarias y dolores en la espalda o en la pelvis son algunas de sus posibles manifestaciones del cáncer de vejiga, el quinto cáncer más frecuente en varones.

En el marco del Día Mundial del Cáncer de Vejiga, que se conmemora el domingo 5 de mayo, especialistas advirtieron sobre la importancia de prestar atención a estos síntomas y signos que ameritan la consulta con el médico de cabecera, ya que -entre otras condiciones- podrían estar indicando la presencia de esta enfermedad y su detección y tratamiento tempranos mejoran considerablemente el pronóstico.

Cada año, se diagnostican cerca de 4 mil casos de cáncer de vejiga en la Argentina, con una relación de más de tres pacientes hombres por cada mujer: 2.955 versus. 830.

Representa el quinto tumor más frecuente en hombres, solo precedido por los cánceres de próstata, colon, pulmón y riñón. Mientras que, en el sexo femenino, su incidencia lo ubica en el 15° lugar. Según el último informe de estadísticas vitales del Ministerio de Salud de la Nación (DEIS) correspondiente al año 2022, fallecieron 1.267 argentinos por esta causa ese año (923 hombres y 344 mujeres).

Entre los factores de riesgo para desarrollar cáncer de vejiga, se encuentran algunos modificables, como el tabaquismo, y otros no modificables, como antecedentes familiares de cáncer de vejiga, haber estado expuesto en el trabajo a pinturas, metales o productos derivados del petróleo, haber recibido radioterapia en la pelvis o ciertos medicamentos que se usan en la terapia contra el cáncer, y beber agua proveniente de un depósito con concentraciones altas de arsénico, entre otros.

“Indudablemente, el tabaquismo se posiciona como el factor de riesgo principal en el desarrollo del cáncer de vejiga. Es conocida la relación entre el hábito de fumar con el cáncer de pulmón y enfermedades cardiovasculares, mientras que se pasa por alto su asociación con los cánceres del tracto urinario. Los carcinógenos presentes en el tabaco se acumulan en la vía urinaria, especialmente en la vejiga, lo que incrementa significativamente el riesgo de padecer cáncer en esta área; el 50% de todos los casos diagnosticados son secundarios al tabaquismo y una persona que fuma tiene tres veces más riesgo de padecerlo”, afirmó Jeanette Burton, médica oncóloga clínica, staff del Servicio de Oncología del Hospital Municipal de Agudos Dr. Leónidas Lucero, de Bahía Blanca.

Para Carlos Silva, Coordinador Médico y co-coordinador Psicosocial de la Liga Argentina de Lucha contra el Cáncer (LALCEC), “si bien en general el cáncer de vejiga suele no dar síntomas hasta encontrarse en estadios avanzados, aquellos síntomas a los que deberíamos estar atentos y ameritan la consulta sin dilaciones son orinar con sangre en forma indolora y con coágulos y síntomas de irritación vesical (orinar muchas veces, ardor al orinar, obstrucción urinaria y dolor pélvico). Estos pueden aparecer una vez y luego no reaparecer o hacerlo recién después de mucho tiempo, por esa razón no se debe demorar la consulta médica esperando ver si se repiten”.

“En 9 de cada 10 casos, el cáncer de vejiga se presenta a partir de los 55 años, con una edad promedio de 70. No hay actualmente métodos de screening, como sí sucede por ejemplo con los de mama, cuello uterino, próstata o colon. Por eso es tan importante la prevención, que implica no fumar, buena hidratación, alimentación sana, actividad física y consulta temprana ante la aparición del primer síntoma”, consignó Burton, quien también es oncóloga del Centro de Cirugía Urológica (CCU) de Bahía Blanca.

El diagnóstico

Para llegar a su diagnóstico, debe realizarse una citoscopía, que es un estudio mínimamente invasivo a través de la uretra hasta llegar a la vejiga y, de encontrar una lesión sospechosa, se realiza una biopsia. En cuanto a los tratamientos, si el tumor está localizado únicamente en la vejiga, la indicación es la cirugía, generalmente precedida de quimioterapia y/o radioterapia y, eventualmente, inmunoterapia.

Cuando el cáncer de vejiga se encuentra en estadio metastásico, es decir, cuando el tumor sale de la vejiga y se disemina a otros órganos o tejidos, la cirugía deja de ser una opción y se indican directamente tratamientos sistémicos como quimioterapia, inmunoterapia o los anticuerpos conjugados con agentes citotóxicos. Estos pueden darse solos o combinados.

“En los últimos años ha habido grandes avances en el tratamiento de los tumores avanzados de la mano de la inmunoterapia, los anticuerpos conjugados a fármacos y de los tratamientos dirigidos a mutaciones específicas.  Todas estas herramientas, nos han permitido mejorar la sobrevida de los pacientes, y hablar hoy de codificación de la enfermedad”, completó Burton.

“Siempre los mejores escenarios se dan cuando la detección y el inicio del tratamiento se realizan en forma temprana y el tumor no se ha diseminado, pero estamos muy entusiasmados con los nuevos desarrollos, que nos están permitiendo, aun en estadios metastásicos, contar con herramientas sumamente efectivas”, concluyó Silva. (DIB)

Últimas noticias

Durante mayo solo se lleva vendido el 34% de la producción de soja

El dato se desprende del informe mensual de Coninagro sobre la comercialización de granos. Alto nivel de operaciones a...

Noticias relacionadas