Atributos del pequeño comercio

La identidad de los comercios no sólo los diferencia sino que además construye la imagen de la ciudad.

¿Cuál es el valor agregado del pequeño comercio ante las ventas online y las superficies comerciales? A priori, esta pregunta se puede contestar con una respuesta simple: la personalización del servicio.

Pero para lograrlo hay que implementar una serie de herramientas que ayudan a que el comercio sea capaz de transmitir los valores de su marca, que en definitiva es lo que lo diferencia.

Una de las herramientas más importantes es el uso de diseño, aplicado puntualmente a las vidrieras y el visual merchandising, entendido como una mezcla entre marketing y diseño en la colocación del producto. Es lo que hace que los productos se destaquen y resulten irresistibles para el consumidor.

Si bien los pequeños comercios forman parte de la historia de las ciudades, los barrios, las calles y las personas, también necesitan aplicar procesos de renovación. Por más fieles que sean, a los clientes les gusta ver que un comercio se preocupa por la imagen del local, la imagen corporativa y la vidriera.

Incluso hay casos de locales con historia que cambian de actividad o pasan a vender otro producto. Evidentemente se tienen que reformar atendiendo a las nuevas necesidades del producto o del servicio. Pero deben hacerlo sin perder esa parte de historia que contribuía también a la de la ciudad o el barrio. Por lo tanto, al momento de decidir una renovación, es clave hacerlo con la sensibilidad necesaria para no perder de vista la historia y la identidad local.

Tipos de vidrieras según la ubicación

De fachada: está situada en el frente del punto de venta. Es una posición ideal, ya que la visualización de los productos está de manera continua para todas las personas que pasen al lado.

De interior: se puede encontrar dentro del comercio, como por ejemplo productos situados en la vitrina. Gracias a ello, conlleva a que los consumidores se fijen en el stand y busquen el producto expuesto dentro la tienda.

Aisladas: la vidriera no se encuentra dentro del punto de venta, sino en otras zonas de la ciudad. De esta manera, los clientes pueden verla y visitar nuestro comercio.

Tipos de vidrieras según su finalidad

Siempre hay que preguntarse ¿qué quiero comunicar con mi vidriera? Hay que ser coherente y pensar que para la elección de los tipos de vidrieras influyen distintas cuestiones.

Por lo cual, dependiendo de la situación como puede ser el año, el sector, podemos comunicar unas cosas u otras y elaborar un expositor u otro.

Vidrieras corrientes. En ellas se da la importancia al producto y la venta.

De prestigio. El objetivo es comunicar la imagen. En algunas vidrieras los productos de la tienda casi ni aparecen.

Vendedoras. Ligadas a promociones u ofertas. Por añadidura, son las que se suelen establecer en épocas de rebajas o también para indicar una promoción como por ejemplo el 2×1.

Ocasionales. Son las que están relacionadas con diferentes etapas del año y que, además, se repiten todas las temporadas.

De actualidad. Se asocian a ocasiones de actualidad cultura, social, musical, etc.

Documentarias. Tienen la finalidad de informar a los consumidores sobre la actividad del punto de venta o características del algún producto.

Animadas. Son los muestrarios que tienen incorporado elementos en movimiento o automatizados.

Interactivas. Aquellas que contienen elementos que permiten interactuar.

Publicitarias. Son las que están ligadas a las campañas de publicidad.

Fuente: Bolsalea.