Advierten sobre la desnaturalización del Programa de Precios Cuidados

Un estudio del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), da cuenta de la eliminación de productos de primeras marcas y la incorporación de marcas de los supermercados, entre otras tácticas de las empresas para evadir el acuerdo.

 Las empresas suelen utilizar diversos mecanismos para evadir el acuerdo de precios: la ausencia de productos en las góndolas, la falta o poca visibilidad de la cartelería, y la presentación de productos similares que no son parte del Programa a precios superiores.

En este último caso, el producto suele presentar alguna “característica” particular que lo diferencia del producto acordado y que es difícil de percibir por el consumidor.

Cepa señala que “dado el carácter oligopólico del mercado argentino, particularmente en el sector alimentos, el Programa implementado por el gobierno peronista, originalmente apuntó a limitar el margen de acción de las empresas formadoras de precios en el mercado de consumo masivo”.

En tal sentido, el acuerdo de precios alcanzaba a productos de primeras y segundas marcas porque el objetivo era oficiar como precios de referencia en las distintas alternativas de consumo, teniendo efecto por lo tanto sobre el resto de los precios de los productos de la competencia.

Y esto era así, porque si un producto representativo de una determinada categoría tenía un aumento de precios trimestral ubicado entre 2% y 3%, difícilmente otros productos y marcas, fuera del acuerdo, aumentarían más que dicho parámetro.

El actual gobierno, fiel a sus ideas neoliberales y a la defensa de los grupos económicos concentrados, modificó de raíz este funcionamiento habilitando la salida de los principales productos de distintos segmentos de consumo.

El caso del reemplazo de la leche en sachet La Serenísima por la segunda marca de Mastellone, denominada La Armonía, es ilustrativo de esta estrategia de incorporación de segundas marcas y salida de las más vendidas.

En efecto, en la línea de lácteos desde mayo de 2016 ya no están las dos principales marcas del rubro -La Serenísima y SanCor, que representan el 80% del mercado lácteo- en lo que refiere a la leche en sachet.

Las gaseosas línea cola constituyen otro ejemplo: es paradigmático el caso de la Coca Cola común, variedad preferida por la gran mayoría de los consumidores y que representa un 70% del volumen de venta de la línea Coca-Coca. Este producto (Coca Cola común de litro y medio) fue reemplazado desde mayo 2017 por Coca-Cola Zero, que representa solamente el 10% del volumen de venta de la empresa.

Tampoco se encuentran las gaseosas Seven Up y Mirinda en el rubro bebidas sin alcohol de Precios Cuidados 2017, tanto en la versión de mayo como de septiembre. (InfoGEI)Jd