16.2 C
Nueve de Julio
lunes, 4 julio, 2022

A 10 años: La 125 en testimonios (2da Parte)

 

Fernando Nazar, productor agropecuario, consultor y asesor agropecuario, Lezama, Buenos Aires: ¨Cada uno, sin dudas lo tomó diferente». Para quienes producimos entre otras cosas, carne de exportación, el problema no se inicia en la 125, sino que en 2006 cuando comienzan las suspensiones de exportaciones como política, pensando que serviría para «bajar el precio interno» a raíz de una suba normal que había surgido en el mercado de Liniers. Ahí el gobierno, mostró su lado flaco en cuanto a cuadros políticos vinculados a la producción, porque erraron en la comunicación interna, ya que nada tenía que ver el tipo de producto a exportar, con el que se consume en el mercado interno.

Luego vino la 125, la solución que presentó Martín Lousteau y que llevó a enfrentar a la sociedad, en la que no perdió ningún espacio político (oficialista u opositor), sino que perdimos todos los argentinos. Fue ahí, que muchos vimos la oportunidad de salir a la sociedad a comunicar que debíamos potenciar la generación «genuina» de divisas, y que debía hacerse fomentando y produciendo más. Se sentía en el ambiente que algo se podía transformar, que el país debía unirse con un solo fin: «EL BIEN COMÚN».

Claro que cambió la vida. Si bien todos teníamos 10 años menos (la edad también influye y con el paso del tiempo uno se va aplomando y comienza a medir todo en forma diferente y no tan reactiva), la inexperiencia frente a un conflicto de semejante envergadura, nos hizo entender que debíamos andar en el carro para que luego se acomoden solos los melones. Hay un antes y un después, sin dudas como todos los conflictos que uno supera.

Tengo en claro, que no estoy conforme con lo que sucedió después del voto no positivo de Cobos, siento que el país perdió mucho. Perdimos oportunidades de haber construido algo diferente. Muchas veces, las victorias pueden transformarse en las peores derrotas o viceversa…

No me caben dudas que son los jóvenes los que más futuro van a tener. Ellos son una esponja al momento de incorporar conocimiento por lo cual deben aprender de nuestros errores para no volver a cometerlos. Viene una era con muchas dificultades o con muchas oportunidades, va a depender de cómo se paren frente a los conflictos. Espero lo mejor de ellos…

 

Ricardo ¨Coco¨ Lakatos, productor agropecuario de Monte Maíz, Córdoba: Estuve en la 125 porque estaba cansado de un gobierno autoritario, pensaba que íbamos muy mal y terminaba en una tiranía. Nunca fue por la plata de las retenciones sino por la sensación de que si no los parábamos venían por todo y nos quedábamos sin nada. Fue para defender mi forma de vida  ¡en libertad!

Cambio para mí el tema de “ir más allá de la tranquera y participar”, yo ya estaba en eso: en 2008 era vocal regional de la CD de CREA. En lo que si cambie fue en la forma de participar. Me di cuenta que había que formarse como “cuadro político del campo”. Que no sería para todos los productores pero había un % de nosotros que teníamos que dar la pelea en el terreno de ellos, del poder: la comunidad, los medios y/o la política.

Descubrí que tenía una veta periodística que la desconocía y después la explote con bastante éxito (escribiendo por las redes sociales).

También me di cuenta que después de la 125 había que crear algún tipo de organización ágil, activa y no burocratizada más allá de las gremiales tradicionales. Había que crear algo institucional para que no se diluya todo lo conseguido en movilización durante el conflicto. Por eso creamos Barbechando, cuya primera misión fue acompañar en el congreso a los agrodiputados. Y, de ser posible, no aflojarle con “el aliento en la nuca” a los políticos.

Un mensaje,  una reflexión para el futuro: No bajar la guardia, mantenerse activos y participando en la forma que sea, desde el lugar que se pueda y con los talentos que uno tenga.

“Cocodrilo q se duerme, es cartera”.

 

Rodrigo Esponda productor ganadero, Junín, Buenos Aires: Fui parte activa del conflicto de la 125, en principio mi motivación para estar ahí fue el avasallamiento que estábamos sufriendo, ya veníamos con grandes dificultades del kirchenerismo por ahí no en actividades tan importantes como la soja que nos mostraba una forma de ser y a pesar de no ser agricultor si no ganadero entendía que había que estar presente porque esto era un quiebre si pasaba esta resolución verdaderamente íbamos a tener un problema muy serio con los derechos individuales de las personas. Claramente querían concentrar el poder y el dinero en la capital para poder seguir haciendo su voluntad la compra de voluntades y el sometimiento al que no pensaba igual en base al dinero y eso era una estrategia que tenía ese gobierno y habíamos entendido que teníamos que tratar de frenar esa forma de hacer política sea como sea, pero insisto y creo que lo más importante, el éxito si queres de la 125 en principio fueron los principios, los valores que nos motivaron a decir basta pero el sostenimiento en el tiempo creo que se dio por el compromiso que uno generaba con su compañero, te  tocaba el turno delas 3 de la mañana y vos sabias que no podías llegar 3 y 5 porque estabas dejando solo a tu compañero de turno y eso me parece que en definitiva fue lo que logro que se extienda tanto en el tiempo y fue fuerte ese compromiso, ese compañerismo que había con los otros productores con las otras personas porque no todos eran productores que estaban a la vera de la ruta tratando de que se entienda que esa resolución no tenía que salir. Eso fue lo que lo sostuvo y logro que dure 3 meses como duro el conflicto.

En cuanto a mi vida no cambio mi vida, si cambio algunas cuestiones en cuanto a la forma de ver la participación, por sobre todas las cosas creo que aprendimos mucho a escuchar. Para mí la 125 fue un quiebre en este sentido de aprender a escuchar de aprenderá ver que con tanta fuerza hizo el kirchnerismo de hacer creer que había un campo y una ciudad que había diferencias uno tiene que aprender que no hay un campo y una ciudad si no que hay un interior donde participamos todos, los profesionales, los comerciantes, los industriales los productores y que tenemos que ser un conjunto muy sólido para poder salir adelante y creo que después de la 125 entendimos esto, por lo menos a mí me paso eso, aprendí que me tengo que involucrar en todos los problemas del interior y no solamente en los problemas sectoriales, porque no hay forma que de un solo sector podamos salir adelante como país.

Como reflexión, creo que si los jóvenes y nosotros los no tan jóvenes somos los responsables y tenemos el compromiso y la obligación de que no vuelva a pasar lo que paso. No porque no pueda haber un trasnochado que quiera presentar algo parecido o algo similar a una 125 si no porque somos nosotros los responsables con nuestra participación tratar de trasmitir que estas cosas no vuelvan  a pasar, lo importante de que entre todos podamos salir adelante y es algo que se logra solamente y únicamente con participación cada uno tiene que participar en el lugar que más le guste, en el partido político que más le guste, en la entidad agropecuaria que más le guste, la sociedad de fomento, la cooperadora de la escuela, el club de barrio pero participar, estar presente,  un engranaje dela sociedad, para que no puedan volver a tratar de torcernos como lo intentaron hacer para someternos no al campo, al interior del país y creo que es una responsabilidad  grande que tienen los jóvenes y lo no tan jóvenes pero tenemos que estar presentes, no solamente en lo sectorial, si no hacernos parte y hacernos carne de todo lo que pasa en el interior del país.

 

José Miguel Gaynor, productor Agropecuario, Villa Mercedes, San Luis: Fui parte activa del conflicto, ese año tuve una experiencia bastante amarga en el campo, un par de meses antes me habían robado, hasta el día de hoy no pude resolver la situación y las consecuencias duran hasta hoy, en plena etapa de planteos internos y preguntarse cosas para adelante apareció este tema de la 125, en un intento confiscatorio del gobierno. En pleno proceso de esa experiencia tan nefasta surgió esto un par de meses después, sentir hablar de piquetes de la abundancia, de rentas extraordinarias, caía muy mal, sobredimensionadamente mal por la experiencia que acabábamos de pasar.

Si cambie después de la 125, sobre todo en lo que es planificación, recuerdo que esa campaña gruesa 07/08 habíamos planificado con un nivel de retenciones, habíamos sembrado con otras retenciones y  cosechamos  con otras retenciones, entonces definitivamente fue una cosa complicada a nivel planificación. Planificar es tener una estrategia y si no tenes una sos parte de la estrategia de otro. Esa fue una enseñanza que me dejo la 125, porque pasamos a ser parte de la estrategia de un gobierno diría yo hasta de hasta neto corte totalitario, nos ninguneaban, nos interrogaban sobre nuestros intereses, nuestra representatividad, aquello de mandarnos a formar un partido y ganar las elecciones y demás. La población rural en argentina es el 8% del total pero muy importante desde el aporte económico, 2 millones de trabajadores genera la agroindustria, así que tenemos un peso en la economía muy importante. Muchas frases me marcaron de aquel tiempo, pero hubo una que a mi particularmente me hirió que fue cuando el ex presidente Nestor Kirchner se refirió a que quería ver al campo de rodillas, ahí definitivamente incorpore como algo irrenunciable la dignidad, el derecho de cada uno a ser respetado. Eso sin dudas fue un cambio, una enseñanza que deje para la posteridad porque me dolió mucho  esa frase y me dejo una marca. Ojala nunca más nadie se atreva a hablarnos en esos términos con el dedo levantado como lo vimos aquel día. Así que si, un antes y un después fue la dignidad como algo irrenunciable.

Donde creo que los jóvenes deben hacer más análisis en la comunicación, la batalla fue comunicacional y el agro fue incapaz de comunicar. En el agro ni el mejor productor sobrevive a un político en comunicación. La distorsión en los datos sigue pasando hoy, el ejemplo es la lechería, queda todo en buenas intenciones pero no resuelven en hechos concretos. Antes del conflicto no había una visión de la cadena, aprendimos a orquestar una visión de cadena. Para los jóvenes es importante el concepto de aprender a comunicar hacia afuera, que hacemos, como lo hacemos. Antes del 2008 nadie sabía que había  4 entidades del agro, la comunidad se enteró ahí. Si logramos comunicar las cosas positivas del agro habremos hecho un gran paso. Hasta en un simple choripán hay una cadena agroindustrial, economías regionales, tiene tanto campo…

Últimas noticias

Torneo de Bochas con 26 equipos participantes

La Subcomisión de Bochas del Club Atlético 9 de Julio organizó recientemente, un importante torneo zonal, el que se...

Noticias relacionadas