29.1 C
Nueve de Julio
sábado, 24 febrero, 2024

9 alimentos que nunca debes guardar en el freezer

Hay determinados alimentos que no deben guardarse en el freezer o congelador ya que pierden su textura o sabor (o incluso pueden comprometer su salud).

El freezer es un aliado indiscutible para conservar los alimentos durante más tiempo y también por una cuestión de practicidad y rapidez al permitir freezar comidas ya preparadas que sólo hay que calentar al momento de comerlas. Sin embargo, no todo puede guardarse en el freezer.

Algunos alimentos no deberían ser sometidos a estas bajas temperaturas, ya que existe el riesgo de que se arruine su estructura o que pierdan su sabor.

Existen muchos alimentos que pierden sus beneficios al pasar por un proceso de congelación; no obstante, en la mayoría de ellos no comprometen la salud al comerlos. Pero quedarán horribles.

Cabe destacar que hay una norma básica en la congelación: no volver a congelar lo que ya fue congelado una vez. De hacerlo, estarías poniendo en peligro algo más que sabores, texturas o propiedades, y podrías comprometer tu salud. Al congelar un alimento, se congelan con él las bacterias que pudiera contener. Estas permanecen inactivas, latentes, y al descongelar se reactivan. Por este motivo volver a congelar un alimento que ya fue congelado compromete seriamente la salud.

Otro dato importante: a la hora de congelar los alimentos es utilizar un recipiente adecuado, que evite la entrada de aire o agua. De este modo, evitaremos romper la estructura de los alimentos.

En esta nota te contamos 9 alimentos que nunca deberían guardarse en el freezer ya que pierden propiedades, sabor o textura:

1- Comida frita

Al conservar alimentos fritos en el freezer, estos quedarán empapados una vez que se hayan nivelado a temperatura ambiente, y sobre todo cuando estén en contacto con las altas temperaturas de la sartén. Incluso si vuelves a freírlos, estos alimentos estarán blandos y con una consistencia húmeda y desagradable, perdiendo el crocante que caracteriza a estas preparaciones. También perderán su sabor original, por lo que no es recomendable conservarlos de esta manera.

2- Lechugas (y hierbas) de hoja verde

Las lechugas y las hierbas de hoja verde en general no se llevan bien con las bajas temperaturas del freezer o congelador. Cuando estas hierbas son congeladas, las paredes celulares se fragmentarán dando como resultado unas hojas crujientes y trasparentes, o en otros casos, marrones.

3- Mayonesa

La congelación de la mayonesa provocará que pase de ser cremosa a ser grumosa, ya que descompondrá su fórmula y separará la grasa. Y puede cortarse en el proceso de congelar y descongelar. Si no quieres que en vez de mayonesa sea queso aguado, entonces olvídate de conservarla por más tiempo de esta manera.

4- Huevos

No es buena idea congelar los huevos, pues al hacer esto el contenido interior de los huevos se expande, lo que podría ocasionar que su cáscara explote haciéndolos inservibles. Si de todos modos necesitas hacerlo entonces asegúrate de quitar las cascaras y coloca las claras y yemas en alguna bolsa para almacenarlas y poder disponer de ellas en un futuro.

Para congelar un huevo, lo ideal es batirlo primero o bien separar su clara y su yema. Además, en el caso de las yemas, lo mejor será batirlas y mezclarlas ya sea con sal o azúcar antes de congelarlas.

5- Queso

Si estabas pensando por alguna razón el congelar el queso y guardarlo para después, es mejor que no lo hagas. El queso congelado cambiará de textura y hasta puede volverse harinoso, pesado y denso. La mayoría de estos productos pueden durar mucho tiempo cuando son almacenados correctamente (aunque es mejor consumirlos rápido para evitar la descomposición).

Sin embargo, los quesos duros sí admiten congelación (no más de seis meses), si se colocan dentro de papel de plástico.

6- Leche

Al igual que los quesos blandos y otros productos lácteos, no es recomendable freezar la leche porque el proceso de congelación resultaría en la adquisición de una consistencia granulosa, muy poco atractiva.

7- Pasta o arroz

La pasta y el arroz son dos alimentos que nunca deben de ir en el congelador. Este proceso tiene un efecto desfavorable en su fórmula, ya que los volverá bultosos y grumosos, muchas veces eliminando el sabor.

8- Frutas o verduras crudas

Como las frutas y verduras contienen mucha agua, con la congelación ésta se solidifica, rompiendo la estructura del alimento. Al descongelarse, este no puede retener el agua y pierde sus vitaminas y nutrientes. Una buena idea, referente sobre todo a algunas verduras, es hervirlas o escaldarlas antes de congelarlas, para que conserven sus propiedades.

9- Pescado

Solo debemos congelar el pescado si está suficientemente fresco; de lo contrario, las bacterias permanecerían latentes en él. En el caso de los pescados, es muy importante congelarlos en un recipiente que no permita la entrada de aire.

En el caso del pescado ya cocinado, el aire durante el congelado hace que el alimento absorba de forma rápida la humedad y se transforme en una sustancia blanda, de muy baja calidad, que difícilmente será comestible.

(Urgente 24)

Últimas noticias

Cómo prevenir el Síndrome de Burnout: un trabajador quemado o fundido

Desde enero de 2022, con la inclusión por parte de la OMS de este síndrome en la 11ª edición...

Noticias relacionadas