Un verano de tormentas intensas complica el inicio de año en los distritos del Noroeste

Entre los útimos días de 2018 y principios de enero diversas tormentas y lluvias de alta intensidad han provocado desastres en distritos como General Villegas, Rivadavia, Trenque Lauquen, Bragado y Carlos Casares donde los municipios se tienen que poner al frente para reparar los daños en espacios públicos y en viviendas.

En medio de un verano intenso y con fuertes tormentas, distintos municipios de la Cuarta Sección, más precisamente los del Noroeste, han comenzado el año preocupados por los daños ocasionados por los vientos y las intensas lluvias que requieren la inmediata intervención de las comunas, cond esembolsos de dinero no previstos, sobre todo con los hogares afectados por inundaciones y voladuras de techos.

Días pasados, en especial la noche del sábado, un temporal azotó al distrito de General Villegas y provocó la voladura de 25 techos (entre ellos el de la Escuela Técnica), árboles, ramas, columnas de alumbrado público que dejaron sin luz por varias horas a la ciudad, de teléfono, carteles comerciales y los stands de la Feria de la Plaza Principal, entre otros tantos daños materiales.

Cabe destacar que a pesar del desastre natural no se registraron heridos ni personas que necesitaron asistencia médica y que se requirió del trabajo de emergencia de Servicios Urbanos, Desarrollo Social, Obras Púbicas, SAME y Bomberos Voluntarios.

Por el lado de Carlos Casares, el martes por la noche copiosas lluvias, con 190 MM caídos en apenas horas, afectaron distintas zonas y barrios de la ciudad. Al respecto el secretario de Obras Públicas, Daniel Stadnik, señaló que la zona más crítica fue la que converge la Laguna del Parque y que, si bien siempre se puede seguir aumentando la capacidad de los desagües, no están preparado para lluvias de tanta intensidad en tan poco tiempo.

Ayer por la noche, otra grave tormenta pasó por Bragado y los fuertes vientos ocasionaron la rotura de los techos de la parte trasera de la planta de reciclado, específicamente del playón de descarga donde ingresarían los camiones a depositar los residuos en la cinta para su posterior separación. El director general de Servicios Públicos, Daniel Bernava y  el Subdirector de Obras Publicas, Martin Gandolfi se refirieron a los hechos ocurridos y dijeron estar “golpeados y amargados porque no esperábamos esto; veníamos con un empuje bárbaro, mucho trabajo en la planta y esto nos atrasa un montón”.

Además, comentaron que la puesta en marcha era inminente porque se estaban realizando pruebas de equipos como etapa final, afinado detalles y aclararon que ya se están organizando el trabajo para comenzar con la reparación lo antes posible.

En tanto, en Trenque Lauquen, los vientos que por momentos superaron los 80 kms voltearon casi 30 plantas en la ciudad. Asimismo, el subsecretario de Servicios Públicos, Adhemar Enrietti, afirmó que los desagües pluviales en general funcionaron sin inconvenientes y puntualizó que el  canal a cielo abierto de la calle Llambías  “respondió bien pero no le sobró nada, por eso estamos pensando en crear un pequeño reservorio de agua para darle un mejor escurrimiento y no tener problema con la laguna del Parque (Villegas)”.

Lo mismo sucedió en Rivadavia donde los vientos provocaron la voladura de techos, caída de árboles y tapiales. El secretario de Gobierno, ingeniero Mauro Mercado, contó en el programa periodístico Magazine Café que hubo una familia evacuada y algunas autoevacuadas, y que más de 10 viviendas sufrieron problemas en sus techos debido a las ráfagas de casi 76 km por hora.

(Cuarto Polìtico)