Tres semanas sin bidones de agua

Segn_ABSA_la_faltaAMPARISTAS EN LA CAUSA CONTRA ABSA

ABSA está incumpliendo la medida dispuesta por la justicia que obliga a entregar bidones a los 2.600 amparistas. Realiza “entregas salteadas e incompletas de los bidones”, aseguró un informe presentado por el Centro de Estudios LEgiales del Medio Ambiente que lleva adelante la causa. Las obras están paradas y ahora los abogados insisten a la justicia que multe a la empresa.

Desde hace tres semanas ABSA no cumple con la medida cautelar dispuesta por la justicia en la causa “Kersich Juan Gabriel c/ ABSA y otros s/ amparo” por la cual está obligada a entregar agua en bidones que cumpla con los valores guías de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en los domicilios de más de 2.600 amparistas vecinos de 9 de Julio, provincia de Bs As.-

 

ABSA es la prestadora del servicio de agua de red domiciliaria en 9 de Julio y French (localidad del Partido). Durante más de un año la empresa no había cumplido con la orden judicial. Luego de la aplicación de una multa diaria de 20 pesos por cada amparista dispuesta por el juzgado actuante (y confirmada por el máximo tribunal provincial) la empresa comenzó con la entrega de los bidones en los domicilios de los amparistas.

 

Sin embargo, el cumplimiento nunca fue regular ni se ajusto estrictamente a la manda judicial realizando entregas salteadas e incompletas de los bidones. El itinerario disvalioso de la empresa estatal culmino con un nuevo absoluto y palmario incumplimiento.

 

En su momento, la empresa justifico su incumplimiento de entrega de bidones, en la asunción de un compromiso a través de un acta acuerdo realizada ante la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, por la cual se comprometia a realizar las obras para homogeneizar la calidad del agua como así también hacer entrega de agua de buena calidad en bidones sellados en puntos estratégicos de la ciudad.- Sin embargo este último punto nunca lo cumplió ni fue compelida a hacerlo.

 

Si bien las obras asumidas por ABSA se han iniciado y resultaban necesarias para una adecuación (interconexión) del servicio de agua de red domiciliaria en la planta urbana de 9 de Julio, no importan – por si solas – la solución inmediata y definitiva del problema del arsénico hasta tanto no se construya una planta potabilizadora.

 

Las obras que actualmente realiza ABSA sobre la ciudad de 9 de Julio se enmarcan en lo que la empresa denominó Plan Director. El Plan Director, en sí, consiste en la creación de una cisterna, un anillado hídrico que unifica la red y la creación de nuevas perforaciones. A lo que se sumaria la construcción de una planta potabilizadora de agua.

 

Se sabe por las publicaciones de los principales medios de 9 de Julio que ABSA habría licitado la construcción de una planta potabilizadora en inclusive adjudicado la obra.

Hasta el día de la fecha, en el expediente judicial la empresa no ha informado nada al respecto, sin perjuicio que el expediente judicial se encuentra en la Suprema Corte de la Provincia, nada impedía que la empresa lo hiciera para neutralizar la acción judicial. Igualmente ello no indica que ABSA no este avanzando en la construccion de la planta potabilizadora.

 

Lo que se señala con firmeza es que el Plan Director de ABSA sin la construcción de una planta potabilizadora es absolutamente inviable para solucionar la problemática del arsénico y asegurar un valor de 0,01 mg/l en el agua.-

 

En la causa judicial en todas su presentaciones ante el Juzgado de Garantías del Joven Nro 1 de Mercedes, la Cámara Contencioso Administrativo de La Plata , la Suprema Corte Provincial y hasta en la Corte Suprema de la Nación, ABSA ha venido sosteniendo la viabilidad del plan director sin necesidad de una planta potabilizadora. Es que el Plan Director de ABSA se sustenta en una interpretación de la normativa técnica vigente (esquiva e incorrecta) según la cual estaría permitido un nivel de arsénico en el agua de hasta 0,05 mg/l; lo que se alcanzaría con la perforación de nuevos pozos. Sin embargo, el plan Director sin la planta no puede asegurar que nunca se supere el nivel de 0,05 mg/l de arsénico en el agua o que el mismo sea constante y regular al carecer de un sistema automatizado.

 

El nivel del Arsénico en el agua tiene un condicionamiento climático: el régimen de lluvias. Los valores de agua llovida tienen una incidencia significativa en los valores de arsénico en el agua subterránea.

Ello es así porque la literatura hidrogeológica enseña que el agua de lluvia es la recarga natural del acuífero, cuanto más llueve, más se recarga el acuífero de agua buena y con ello aumenta el nivel del acuífero y disminuye la concentración del arsénico. Ergo cuando no llueve, no hay recarga, en contraposición ante el consumo constante a medida que baja el nivel del acuífero aumenta la concentración de arsénico.

 

Los datos históricos avalan esa ponderación y se corrobora en la situación actual.

 

En efecto, los valores de arsénico en agua que muestran los análisis del último año marcan un descenso importante, sin perjuicio de considerar y advertir que los análisis del Instituto Biologico Tomás Perón (Laboratorio del Ministerio de Salud de la Provincia de Bs As) gozan de una fuerte duda sobre su autenticidad y veracidad. Hay constancias en el cartapacio judicial “Kersich” que acreditan que todos los análisis del Instituto Biologico Tomas Perón difieren de otros laboratorios, siempre marcando valores significativamente inferiores, tratándose de muestras extraídas conjuntamente. Esto último esta aun pendiente de una investigación penal.

 

Mas allá de tal espuria situación, ABSA trata de imputar el descenso del nivel de arsénico en el agua de 9 de Julio a las obras realizadas y a la construcción de nuevos pozos.

 

La realidad es que el ultimo año y medio, el régimen de lluvias fue muy superior a la media de los últimos 3 años en la región; y que el nivel de Arsénico en agua disminuyo en la región inclusive en las localidades de Bragado y Chivilcoy donde ABSA también presta el servicio de agua de red y sin embargo no realizo ningún tipo de obras al respecto.

 

El riesgo a un daño irreparable a la salud está presente.

 

El riesgo a un daño irreparable a la salud está presente y persiste si se bebe agua con valores de arsénico que oscilan los 0,05 mg/l en arsénico. Lo dictaminó el CONICET en la propia causa “Kersich” señalando la obligatoriedad del valor 0,01 mg/l en niños y mujeres embarazadas. Lo pudo comprobar el propio Ministerio de Salud provincial con el plan de vigilancia del HACRE efectuado en el año 2011 en 9 de Julio donde se notificó un 20 % de casos sospechosos de HACRE (14 casos en 70 consultas) ; ello sin perjuicio de considerar el relevamiento previo realizado por los propios vecinos donde los análisis de arsénico en orina de casi doscientas personas – residentes en 9 de Julio – efectivizados en el laboratorio de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Rosario arrojaron resultados preocupantes (casi el 60 % dio valores por encima de los parámetros normales revelándose datos significativos en el segmento infanto juvenil.).

 

El Ministerio de Salud de la Nación en el año 2011 incorporo el HACRE dentro de las enfermedades que se encuentran en el sistema nacional de vigilancia epidemiológica. Los casos de HACRE son de notificación obligatoria al Sistema. 9 de Julio tristemente ya hizo su aporte.

 

Por ello no hay pretextos.

 

Es inobjetable que ante el estado de situación reseñado, la construcción de una planta de remoción de arsénico para alcanzar el valor 0,01 mg/l en arsénico es ineludible. Hasta ahora ABSA asumió el compromiso, ante el OCABA, el Defensor del Pueblo y los vecinos agrupados en la ONG “Todos por el Agua”, e inclusive se realizaron los anuncios de la licitación y adjudicación de la obra en Marzo de 2013. Falta que toda esa actividad se acredite en el expediente judicial a fin de inspeccionar los pliegos y corroborar que la futura planta tendrá como objetivo asegurar un nivel de arsénico en el agua de 0,01 mg/l.

 

La Planta Depuradora de Desagues Cloacales.

 

ABSA, se encuentra a cargo del servicio de desagües cloacales de la ciudad de 9 de Julio. De un relevamiento efectuado en el año 2011 se pudo comprobar que la planta depuradora de desagues cloacales estaba en pleno estado de abandono y no cumplía con su función