Personajes

img-20160914-wa0008
“Pipo” Uriona junto a Paula Paretto, oro en Judo.

(Por Juan M. Jara) Juegos Olímpicos uRIOna 2016. Alejandro Uriona tuvo la oportunidad de cubrir nuevamente un Juego Olímpico para Directv Sports.

Ya de vuelta en su pago, dialogamos con él y nos contó sus vivencias en Río 2016.

Alejandro Uriona (AU)- Había dudas sobre lo edilicio, sobre la infraestructura. Pero rápidamente quedaron de lado. Además que era el primer Juego Olímpico en Sudamerica pero la verdad es que estuvo a la altura. Claro, la vara estaba muy alta con lo que fue Londres. En cuanto lo competitivo sí, fue de muy alto nivel.

Semanario EXTRA (SE)- Ya sabemos todos los resultados…queremos saber las anécdotas. El primer día vimos una selfie con la peque Paretto…
AU- Sí, me tocó un día libre y dije vamos a ver a Paretto que venía de muy buenos desempeños en Beijing y en Londres. Y en un Juego Olímpico uno empieza a ser parte del seguimiento de los deportistas argentinos que se van presentando. Y más allá del trabajo periodístico, nosotros también formamos una suerte de hinchada de nuestros atletas. Y sí, dije vamos a ver a Paula Paretto y la verdad que no fue en vano. Una muy linda experiencia estar ahí, en la Arena Carioca. Con todo lo que significaba para ella, porque iba a ser su último Juego Olímpico antes de dedicarse de lleno a su profesión, la medicina. Así que fue un muy lindo momento.

SE- Que otro momento atesoraste?
AU-El momento que atesoró y guardó, que sin dudas fue muy conmovedor, fue la medalla dorada de Santiago Lange y Cecilia Carranza. La verdad que nunca antes me había pasado entrevistar a alguien y saber lo importante que era ese momento, sobretodo por la historia que había detrás de Lange. Era el hombre de la película, el hombre del libro. Su 6to Juego Olímpico, un enfermedad muy reciente que casi lo margina de todo. Aun así enfrentó todo con una entereza y fuerza de voluntad tremendas. Ocho meses antes de los JJ.OO. se instaló en Río, a tan sólo cuatro de haber sido operado. Es el medallista argentino más grande con 54 años. Además que en Río debutaban sus hijos. Un montón de condimentos para una historia increíble que por suerte tuvo el final perfecto.
El tema de la seguridad, una preocupación en los meses previos por el temor a un atentado también estuvo presente en la charla. Pero para Uriona “la seguridad estuvo muy presente. Mucha presencia de uniformados, armados fuertemente. Pero día en que un micro que trasportaba periodistas al Centro de Transmisión recibió un balazo se encendieron las alarmas, aunque afortunadamente no paso a mayores. La bala vino de una de las fabelas más grandes de Río que se llama Ciudad de Dios…no pasó a mayores digo porque bueno, esa bala terminó rasguñando a un colega bieloruso, pero lo que en un principio se pensó que iba a ser el comienzo de una escalada, por suerte no pasó de ese incidente”.
También, cuenta Uriona, “algunas cuestiones de organización…como que si un micro salía 3 minutos después de lo que estaba anunciado, para nosotros (los argentinos) no significaba nada, estamos acostumbrados, pero para los europeos eso era un error grave”.

SE- ¿Cuál fue el día de más trabajo?
AU- Muchos, pero sin dudas el penúltimo fue demoledor. Arranqué a las 7 de la mañana relatando desde Río dos partidos de la Liga Inglesa de fútbol. Después fui a la final del fútbol olímpico que terminó con la consagración de Brasil cerca de las 24. Y en el medio de todo eso, salidas para el noticiero. Fueron 17/18 horas muy intensas, sobre todo en los últimos días en los que ya estamos en la últimas fuerzas.

SE- Estuviste en el Maracana en la semana del atletismo, como es relatar cuando en el mismo lugar hay varias disciplinas disputándose simultáneamente?
AU- Sí, pero algunas se relatan desde el IBC (Centro de Transmision internacional) porque las señales se acreditan para cubrir todos los deportes, pero el mercantilismo funciona en todos lados, así que si vos pagás algo más tenés acceso a un lugar, por ejemplo en la tribuna. Y si pagás algo más, tenés una cámara abajo. Y si pagás otro valor, podés tener una cámara en el playout que es el lugar en donde salen los deportistas. Y si pagamos otro poco más, podés estar en la zona mixta. Yo relaté la final de triple salto femenino desde el IBC.
El tener los Olímpicos tan cerca, generan una pregunta: se podrían hacer en la Argentina? Y en este sentido, Alejandro no anda con vueltas: “Sería lindo pero no creo que estemos preparados. Estamos lejos. Es una inversión monstruosa aún para un país como Brasil, con las crisis. No olvidemos que en muy poco tiempo ellos tuvieron Copa de Confederaciones, Mundial de Futbol, JJ.OO. y ahora, próximamente, Copa América. Es decir, los cuatro mayores eventos deportivos del mundo, en un clima en el cual la gente se oponía, con marchas, con carteles, con el reclamo que el dinero que se debería haber aplicado a educación o salud, se lo utilizó para este tipo de eventos. También es cierto que les deja muchos dividendos al país, más las instalaciones que ya quedan para ser reutilizadas o destinadas a otras actividades”.
Volviendo a lo deportivo, Río tuvo dos estrellas descomunales: Michael Phelps y Usain Bolt. Y Uriona también tuvo la oportunidad de disfrutarlos. “Vi a Phelps en las clasificaciones y a Bolt en alguna otra competencia”, agrega Uriona, ”y otro momento que disfrute en vivo fue el partido entre Juan Martin Del Potro y Novak Djokovic”.
Algo que dejaron en claro estos Juegos fue el tema de cómo seguimos nosotros lo argentinos el desempeño de nuestros atletas y como se valora todo lo que ellos hicieron, cosa que no hacemos con el fútbol. Más allá de sugerencias de una consulta psicológica, Uriona agrega que “somos un país muy futbolero y no le perdonamos a la Selección salir segundos. Y uno se pregunta si aquellos que tanto exigen al futbol alguna vez lograron algo. Destaco también la importancia de un diploma olímpico (lo obtienen aquellos que quedaron del 4to al 8vo lugar en la clasificación final). Somos asi y en el futbol parece que tenemos que ganar por que somos los mejores y no lo somos. Llegamos a 3 finales en la mas alta competencia del futbol mundial. Ganaron otros porque fueron mejores. Y nosotros salimos en segundo lugar. Que les queda para el resto entonces!”.

Hubo hechos pintorescos, y Alejandro recuerda un especialmente: ”En natación, la única competencia que pierde Phelps fue con un sudafricano de 18 años que en Beijing 2008 tenia 10 anos y por entonces, junto a su padre, se acercó al nadador estadounidense para preguntarle donde le aconsejaba enviar a su hijo a practicar natación. Phelps le dijo que lo mandase a EEUU. Y 8 años después, ese mismo chico le ganó una carrera al legendario multimedallista. Una historia extraordinaria. Y por eso es tan fuerte un Juego Olímpico, porque hay muchas historias fuertes detrás de muchos de los deportistas”.
Y así, una vez más, Alejandro Uriona se dio el gusto de transmitir y vivir desde adentro otro Juego Olímpico. Se emociono con la dorada de Paretto. Estuvo al lado de Del Potro cuando venció a Nole Djokovic. Alentó a Los Leones y se maravilló con el logro de Santiago Lange. Disfruto a Phelps, y también vio volar a Bolt. Y muchos momentos más que se guardó para siempre. Lujos de la profesión. Alejandro Uriona se trajo de Río varias medallas periodísticas. Y por las dudas, ya está estudiando ruso.