La robótica crece en las escuelas

Entrega de kits, capacitaciones docentes, talleres en las aulas y contenidos específicos son los ejes que sustentan el Plan Provincial.

El término “robótica” nos lleva a pensar, indefectiblemente, en robots. Sin embargo, es mucho más que eso: se trata de una rama de la ingeniería vinculada a la Mecánica, la Electrónica, la Física y la Informática. En otras palabras: cuando los alumnos cuentan con la oportunidad de aprender Robótica, tienen -también- la posibilidad de desarrollar otros saberes.

Cuando los estudiantes aprenden Robótica, las nuevas tecnologías se integran a las materias tradicionales y la combinación da como resultado un método pedagógico superador. Los chicos se convierten en sujetos activos y pasan a ser los verdaderos protagonistas del aula. Si bien cuentan con el sostén del docente, son ellos quienes piensan, programan, repiensan e inventan. Imaginan. Crean.

¿Qué se hizo hasta el momento para potenciar la Robótica Educativa? A través del Plan Provincial se equipó a las escuelas con las herramientas necesarias y -simultáneamente- se capacitó a los docentes para que pudieran aprovechar la tecnología adquirida. A su vez, el equipo territorial de talleristas de Robótica -en pareja pedagógica con el docente del aula- aborda conceptos de pensamiento crítico y programación, potencia la cultura digital, y favorece la implementación de actividades creativas y colaborativas entre los estudiantes para desarrollar la capacidad de resolver problemas de la vida cotidiana.

Estas propuestas, en línea con el diseño Curricular de Nivel Primario, se aplican de manera transversal a los contenidos de las áreas de Matemática, Prácticas del Lenguaje y Ciencias Naturales y promueven el Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP) que se sustenta en propuestas interdisciplinarias.

Hasta el momento se entregaron 17.000 kits y se dictaron 22.000 talleres. Y hay un dato aún más importante: a fines de 2019 todas las Primarias estatales de la provincia de Buenos Aires serán abordadas por el Plan. ¡Un impacto positivo en 800.000 alumnos!

Estos números permiten reducir la brecha digital en el territorio bonaerense y, además, incentivar a los estudiantes: pasan de ser consumidores a productores de tecnología. Otro aspecto a favor de la Robótica es que potencia el pensamiento lógico-matemático; una de las áreas que más les cuesta a los chicos, según indicó la Prueba Nacional Aprender.

Los kits y las capacitaciones no fueron las únicas acciones que se realizaron para afianzar la Robótica en el sistema educativo provincial. Mientras se equipaba a las instituciones y se formaba a los docentes, se desarrolló una plataforma virtual que brinda guías didácticas, actividades, propuestas y toda la información vinculada a una rama que no frena su crecimiento. El sitio se lanzó en 2018 y aspira a convertirse en una permanente fuente de consulta para los educadores. Entrá y descubrilo: https://edurobotica.abc.gob.ar/

Ver a un grupo de alumnos con un robot que ellos mismos crearon es mucho más que una máquina automatizada hecha por chicos. Es la concreción de un complejo proceso de enseñanza-aprendizaje que genera estudiantes analíticos y productores (capaces de trasladar la teoría a la práctica) y -fundamentalmente- sujetos que pueden saltar una barrera: dejar de ser individuos para ser parte de un complejo equipo de trabajo.

En la Provincia, las entregas de kits continúan y las capacitaciones se multiplican. La ecuación es sencilla: la Robótica Educativa crece.

Objetivos del Plan de Robótica

– Enseñar pensamiento computacional, programación y Robótica en la escuela.

– Ofrecer nuevas oportunidades de enseñanza y aprendizaje potenciando los contenidos del diseño curricular.

– Facilitar y acompañar el uso pedagógico de las tecnologías digitales en las escuelas.

– Reducir la brecha digital e incentivar el paso de alumnos consumidores a productores de tecnología a través de la alfabetización y educación digital.

– Fomentar un aprendizaje innovador y colaborativo.

– Alentar el trabajo interdisciplinario y el pensamiento crítico.

– Desarrollar habilidades para la sociedad del conocimiento, preparando a los estudiantes para la vida en un mundo complejo y cambiante.

– Fomentar el vínculo colaborativo entre docentes y estudiantes, estos últimos como protagonistas de nuevos desafíos.