La primavera, las flores y la polinización

(Por Mónica Gomez)

El trabajo de colaborar no es menor cuando se es responsable del medio ambiente.

No solo somos productores cuando labramos la tierra, dedicamos tiempo al cuidado de la plantación y recolectamos el fruto, esfuerzo del trabajo de nuestras manos combinado con la naturaleza. A veces un brote esta tan arraigado a la vida que crece aún bajo tempestades y eso no fue solo fruto de la dedicación nuestra, la tierra hizo la gran tarea de cobijar y nutrir esas raíces para un próspero crecimiento.

Otra forma de ver la intervención de la naturaleza por sobre la obra del ser humano es en la producción de miel. El único azúcar de origen animal es elaborado por la calidad del trabajo de las abejas y por su sistema de organización social en el que cada una nace y vive bajo un rol de trabajo específico.

El apicultor interviene en este proceso de producción  en la crianza, el control y el cuidado y así garantizar un medio apto para el trabajo a realizar por los insectos.

Este trabajo es mérito de la naturaleza, tras una ardua labor en las estaciones de primavera y verano, llega el momento de la extracción del manjar dorado. Bajo un respeto mutuo entre las abejas y los humanos, la recolección de los tres principales productos que salen de esta práctica, la miel, el propolio y la jalea real son de gran  satisfacción por los  valorables beneficios para nuestra salud.

El cuidado del medio es necesario para que la polinización sea una práctica que se siga desarrollando para merced de todos. Es totalmente necesaria tanto en  el ciclo natural y para el disfrute de la miel.

La industria se ha ocupado de este gran producto que es la miel y se centra en potenciar su sabor y agregar un valor en la cocina en donde cada vez está teniendo una participación importante, tanto en su consumo natural como en el agregado de productos como la mostaza, cervezas y hasta dulces. Que la miel este en la cocina de todos como un alimento más, es función de todos.

Hoy les traigo una rica tarta de miel y con un agregado de frutas secas con las que se llevan muy bien.

TARTA DE MIEL Y NUEZ

Necesitas:

  Para la masa

  • 300 gr de harina 0000
  • 100 gr de azúcar
  • 180 gr de manteca
  • 1 huevo y 1 yema

Para el relleno 

  • 100 gr de azúcar
  • 2 cucharadas de agua
  • 100 gr de miel
  • 150gr de manteca
  • Esencia de vainilla
  • Canela en polvo
  • 200 gr de nueces picadas gruesas

Procedimiento:

                Coloque la harina con el azúcar y la manteca fría en el bowl, realizar un arenado que es la mezcla hasta formar migas. Hacer un hueco en el centro,  agregar el huevo y la yema previamente batidos. Integrar hasta formar la masa, cubrir con papel film y llevar a la heladera por lo menos 30 minutos. Una vez fría retirar la masa y estirar con palote forrar el molde de tarta y pinchar por la base para que mantenga su forma y no se levante la masa.  Para mayor seguridad de que va a mantener la forma le podes agregar un papel aluminio con garbanzo por arriba para que hagan peso y no se deforme al cocinarla. Llevar a horno por 15 minutos a 180°. Cuando veas que ya está cocida la masa, retira el papel aluminio con los garbanzos y volver al horno por unos minutos para que tome un color más dorado, tené cuidado en este paso así la tarta no se pasa de dorado.

Para el relleno  colocar en una sartén el azúcar junto con el agua y llevar a fuego hasta que se haga el caramelo. No tenés que revolver hasta que no tome el color dorado habitual. Retiralo del fuego y agregale la manteca fría,  la miel, la esencia y la canela. Revolver y por ultimo agregar las nueces picadas. Ya formada la crema dejar entibiar y volcarlo sobre la tarta fría.

Esta tarta es una preparación inglesa que tiene el nombre de Honey Pie y siendo una de las tartas con mayor influencia en la sociedad del mundo llego hasta ser el tema de las letras de los inolvidables The Beatles. Preparala y vas a disfrutar de uno de los mejores  clásicos.