Gigantes que se asoman

Naturalmente damos por sentadas cosas que parecieran que surgen de una “nada” o que no hay nadie detrás de los productos que consumimos.

Y cuando hacemos una revisión retrospectiva de un producto puesto en la góndola, damos cuenta de que para llegar a ese fin último, se dieron una serie de procesos que pasan desapercibidos y no son menos importantes.

Hubo una distribución, una logística, alguien lo colocó en un camión, alguien lo acondicionó, alguien lo cosechó, alguien lo plantó, alguien investigó, alguien modificó genéticamente esa semilla, alguien puso la tierra, en fin, un sinfín de trabajo y conocimiento acumulado que tiene un valor considerable a la hora de poner un precio a ese producto.

Pero el punto crucial aquí, tiene que ver con el inicio de ese proceso, y no es más ni menos que del manejo de la semilla, un punto álgido en estas últimas semanas, debate que se pasó para el año que viene.

Posiblemente se nos cruce nombres de empresas como Monsanto, Bayer, Cofco, Syngenta, etc, pero ellos se dedican prioritariamente a la soja, y aquí nos vamos a detener porque no es el único cultivo que se convierte en “deseo” de las empresas, también lo son el tomate, la alfalfa, y ahora también el brócoli, y el zapallo.

Poco a poco y silenciosamente las empresas extranjeras van ganando terreno en una Argentina ávida de inversiones, y es así como SakataSeedCorporation, una de las compañías de semillas de hortalizas y flores más grande del Japón y cuarta del mundo, abrió sus oficinas comerciales por primera vez en Argentina.

La apertura se destaca en Argentina dado que las semillas de Sakata están presentes en el mercado local desde hace más de 50 años. Además, la idea es, en un futuro cercano, abrir una nueva fábrica para poder producir semillas en suelo argentino, mientras continúa brindando capacitaciones, asistencia técnica y transferencia de tecnología a sus clientes.

En ese sentido, con esta apuesta la compañía japonesa, muestra su interés en el mercado sudamericano y lo enmarca en su estrategia global de crecimiento para posicionarse entre los tres primeros comercializadores de semillas en el 2025.

“En estos últimos años, el número de empresas japonesas se duplicó. Pasó de 50 a 100. Sakata es la número 101, así que felicito y les doy la bienvenida a Argentina a esta compañía multinacional. El 60% del brócoli y el zapallo que comemos aquí son de semillas Sakata. Y estoy seguro que seguirá creciendo, creando empleo y compartiendo tecnología, trabajando juntos como bien manifestó nuestro primer ministro, Shinzo Abe al presidente Macri, en su encuentro en el G20”, afirmó el directivo de la empresa para el portal Infocampo.

La producción total hortícola en el país oscila entre los 8 y 10 millones de toneladas, de las cuales nueve especies (papa, tomate, cebolla, batata, zapallo, zanahoria, lechuga, poroto, ajo) representan el 65%; participan con el 20% otras ocho especies (acelga, mandioca, zapallito, sandía, melón, choclo, berenjena y pimiento); revistiendo una importancia decisiva para la alimentación de la población. Datos nada despreciables para gigantes que se asoman.