En el ojo de la tormenta

13912889_1159417194080591_7846853917053233488_n
Ex-Directora Silvana Carballo

Escuela Nº1 ¿Malversación de fondos o error humano?Un faltante de $34.000 pesos provocó que se iniciara un sumario administrativo y se desplazara hasta la por entonces directora, Silvana Carballo.

 

Hubo mucho malestar durante estas dos últimas semanas. Y se tuvo su primera descompresión ayer jueves 1 de septiembre cuando se conoció que a partir de entonces se desplazaba del cargo a la directora para preservarla y realizar las investigaciones pertinentes del caso.

¿De qué se trata? Todo  comenzó durante los primeros días de agosto cuando un pintor, que había sido contratado por la directora se acercó a la Escuela “Bernardino Rivadavia” para reclamar los pagos que se adeudaban por sus servicios de pintura (unos $ 27.000)  y que no había percibido en tiempo y en forma. El trabajador habría finalizado los quehaceres acordados antes de las vacaciones.

Su entendible malestar ya era un rumor que se hacía cada vez más palpable en distintos ámbitos de la ciudad. Y por supuesto, cuando llegó a la escuela, tuvieron que tomar cartas en el asunto…

Todo desembocó poco tiempo después al rastrear o chequear la cuenta, cuando para el asombro, descubrieron que había un faltante de dinero. A esos $ 27.000 que se adeudaba al pintor, se debía sumar otros $ 7.000 que tendrían que haber ido destinados para educación física… Esos eran parte de los fondos que había enviado el Sistema de Transferencias de Recursos Educativos (SITRARED) y que  llegan desde el  ministerio nacional de Educación a los establecimientos con fines específicos a los que deben ser destinados y los únicos que pueden manejarlos, son los directivos de los establecimientos escolares. Justamente por esa razón  y por ser la principal responsable del establecimiento, todas las miradas desde un principio se concentraron en la directora.

Esto no tardó en viralizarse también en toda la comunidad educativa hasta que el malestar se sintió entre padres, docentes, alumnos y ex alumnos, hasta llegar a la exasperación, sobre todo entre un grupo de padres.

 

150 motivos para la indignación

Y no es para menos. Este año la Escuela 1 está atravesando su cumpleaños 150, festejos para que la cooperadora escolar, padres, docentes, alumnos y ex alumnos están abocando todos sus esfuerzos. El objetivo es juntar fondos tanto para la celebración de la escuela más antigua de la ciudad como para su restauración edilicia. Lo que se traduce en mucho amor por la institución. Pero sobre todo mucho trabajo, mucha solidaridad y mucho esfuerzo incondicional… Era esperable que una noticia de esas características caería, literalmente, como un balde de agua fría en pleno invierno. Es más, se sentiría como una traición a la buena voluntad de muchos.

Y así fue, los ánimos se caldearon a punto tal que el martes de esta semana un grupo de padres se reunió con la inspectora jefe distrital, Liliana Vallabriga. El encuentro fue ríspido y por momentos violentos, a punto tal que habrían instado a la inspectora a actuar rápido “sino tomarían la escuela”, fue la frase textual de una de las fuentes consultadas.

La presión de los padres hizo mella y se aceleraron los tiempos para la resolución del problema. La situación no daa para más y debía salir a la luz.

 

Mea culpa…¿o tuya?

Desde que el pintor se presentó en la escuela solicitando se pague la deuda, todas las miradas apuntaron a la principal responsable del establecimiento educativo, la directora Silvana Carvallo, quien se decía que era la única responsable de manejar la tarjeta que otorga SITRARED, de tener el número de cuenta y de retirar, por ende, esos fondos.

Pero el 17 de agosto, habría radicado una denuncia explicando las posibles causales de la extracción y deslindando sus responsabilidad. En primer lugar afirmaba que no era la única que tenía acceso a la tarjeta y la clave por lo que la tarjeta podía ser usada por más de una persona, si bien el sistema la hacía responsable a ella. Esas dos personas serían  la vicedirectora y la secretaria respectivamente.

En la denuncia también la directiva afirmó que la tarjeta quedaba guardada en un mueble de la dirección y  estaba envuelta en un papel, que en su interior contenía la clave.

Carballo habría asegurado en la denuncia que habí anotado el faltante de dinero en julio. “Se lo dijo a su Inspectora al observar la cuenta en cero. Tras esa comunicación y a sugerencia de Iris Esterlich se habló con la Gerente del Banco Nación. Había dos razones o se retiraron los fondos por cajero, o el gobierno nacional, había quitado los fondos por alguna razón. La funcionaria bancaria informo que los fondos fueron sacados por cajero,  y no se puede hacer un seguimiento por cámaras de seguridad ya que las mismas cada 30 días, borrar sus imágenes. Ello impide saber quién paso por el cajero con la tarjeta y se llevó el dinero”, aseguró el periódico digital Cadena Nueve.

 

Se destapó la olla a presión

Llegó el jueves y con él apenas un vestigio de claridad con la voz oficial de la inspectora jefe distrital, Liliana Villabriga que, en conferencia de presa, no pudo evadir el tema y confirmó el rumor de la remoción de la directora. “Todavía no tenemos los resultados de quiénes fueron los responsables, pero corrimos a la directora, a modo de preservarla y también para que se pueda investigar tranquilamente”, aseguró.

Vallabriga remarcó que el hecho “está en etapa investigativas para que todo esto se aclara y se transparante”, además que aclaró que bajo ningún manera “pueden decir que el director sea el culpable”.

En cuanto a los fondos procedentes de SITRARED aseguró que su administración es muy rigurosa. “Tiene una rendición  muy celosa y no se puede gastar para otros fines que para los que fueron destinados”.

 

Y colorín, colorado…

Por ahora las autoridades educativas removieron del cargo a la directora hasta que se esclarezcan los hechos y hoy está como auxiliar en la Escuela Nº2. Pero aún quedan muchas preguntas por responder: ¿qué pasó con esos fondos? ¿Fue un simple error humano o una malversación? ¿de quién o quiénes? Y ahora, quiénes tendrán que pagar lo adeudado al pintor: la escuela, el ministerio, la directora o, en su defecto, tendrá que salir a poner paños fríos, una vez más la cooperadora escolar? Muchos interrogantes que marcan una simple respuesta: la historia no es un simple cuento. Y aún no ha terminado.

 

 

 

 

 

              MITRE 1433  1º PISO

             CEL: 02317-15464518

www.semanarioextra.com.ar