Entrevistas: José Luis Gutiérrez

100_7786
José Luis Gutiérrez

Expedición a Angola: “Fue un viaje bisagra en mi vida” . La expedición comercial y de transferencia de conocimiento logró su objetivo: abrir puertas. Pero el viaje comercial dejó otras huellas indelebles en quienes fueron. Uno de ellos, el profesor y apicultor de Nueve de Julio, Juan José Gutiérrez,

 

narró su experiencia en primera persona sobre una realidad plagadas de miserias. “Fue un viaje bisagra en mi vida” aseguró conmovido y también envío un mensaje esperanzador: “Esperemos que el hombre haga algo por salvar al hombre”.

Desde el 12 al 15 de agosto se desarrolló la primera  Expo Menongue, una especie de Expoagro africana en el país sureño de Angola, que fue visitada por más de 17.000 personas.  La feria estuvo organizada por una empresa Argentina (Agroland) y una angoleña (4 Finance) y comenzó a gestarse  en enero, durante la visita que hico un grupo de empresarios angoleños a Nueve de Julio. A partir de esa visita, una empresa local, Yomel, promovió la iniciativa.

De Argentina fueron un contingente de alrededor de 25 personas entre los que estuvieron no solo empresarios sino también técnicos de diferentes áreas realizando charlas y conferencias en una muestra que no sólo exhibió productos sino sobre todo transfirió  conocimientos desde Argentina a un país, con un alto potencial en recursos naturales.

Angola es un país muy joven. Consiguió su independencia del colonialismo portugués recién en 1975 pero a él, le siguió un desgarradora guerra civil que duró casi 30 años (hasta 2002). Desolada por las miserias que deja la guerra, hoy busca levantarse y la Expo fue una de las señales  que muestran la voluntad de sus gobernantes por sacar a su población de la peor de las sumisiones: el hambre.

La Expo Menongue no solo consistió en una mera exposición de maquinarias. Lo más rico consistió en la transferencia de conocimiento de especialistas argentinos a productores y alumnos de escuelas técnicas angoleñas sobre distintas áreas como en distintos temas ganaderos y agrícolas. También tuvo un lugar destacado la apicultura. Justamente de esta área, viajó José Luis Gutiérrez, apicultor y profesor nuevejuliense,  cuya experiencia asegura dejó sus duras secuelas humanas. “Fue un viaje bisagra en mi vida”, aseguró en una entrevista realizada en FM Arco Iris.

E:- ¿Ud. fue en calidad de docente especialista en apicultura…¿cómo vio esa producción en relación con la Argentina?

Por lo que pude ver, en esa parte del país, la provincia Cuando Cubango (cuya capital es Menognue) fue la más pobre y la que quizás fue la más afectada por la guerra civil. En este aspecto hay miles anécdotas para narrar. Por ejemplo, donde se hizo la exposición hubo que contratar un cuerpo especial, para sacar minas y granadas sin detonar que había en el campo. Es común ver al costado de las rutas, tanques de guerra rotos, caídos…

E:-  Es un país que está en plena transición…cómo es su desarrollo en cuanto a la tecnología o en su caso, en particular, respecto al conocimiento en  la apicultura? ¿Cómo sintieron ustedes el impacto?

Para que tengan una idea de su situación, Angola hoy importa el 83% de todo lo que consume. No tiene prácticamente ningún tipo de producción. Aunque sí se habla en que los próximos años uno de los países que más va evolucionar económicamente en el mundo serán los africanos… Angola es muy rico en petróleo y en diamantes: si se suma la riqueza en agua potable, en tierras fértiles, en montes y praderas, el país tiene muchísimas potencialidades de desarrollo.

En cuanto a lo apicultura, es totalmente rústica. Es de tipo extractiva aunque me asombró ver la cantidad de abejas que hay, ni bien pisé el suelo angoleño pasó un enjambre por mi cabeza y eso me emoción  puesto que en el mundo cada vez hay menos, gracias a la acción indiscriminada del hombre sobre la naturaleza.

La gente prende fuego para ahuyentar las abejas de sus panales que hacen naturalmente en los árboles. Cortan los panales, los estrujan por prensado manual. Por lo que en la producción de miel no es limpia: cae todo, abejas muertas, palos, piedras…

E.- Con impurezas…

El país es muy apto para  la apicultura. Es muy virgen el país en donde puede explotarse muy bien esta actividad pero necesita un cambio total de paradigmas y de formas de producir. Lo más parecido a una apicultura racional que ví fue una especie de troncos o cáscaras de arboles cilíndricos, de un metro más o menos, con tapas vegetales realizadas con pasto o paja trenzada, con un agujero donde entraban las abejas. Ahí sacaban la tapa, sacaban los panales y los estrujaban…un poco más racional y un poco más acorde a nuestros conceptos…

E.- Todavía hay un gran abismo con la producción apícola Argentina…

Sí, totalmente. Justamente cuando comencé a disertar  – tenía como norte la Standarización de la Producción Apícola-, me di cuenta que no tenían ni siquiera idea de cómo estaba conformada una colonia de abejas.  Tuve que cerrar mi power point y apelar a mis conocimientos pedagógicos para bajar la información. Los alumnos de tercer año de una escuela agrotécnica  quedaron fascinados. De todas las producciones que se pudieron ver, es la de más fácil acceso: no necesitan tener tierras, ni una gran inversión. Las abejas están volando y solamente tienen que cazar el enjambre y ponerlos a trabajar para ellos. Es la única producción que les permitirá un desarrollo personal rápido sin grandes inversiones. Todos quedaron muy entusiasmados, ya hay muchos que consultan por face…

E:- Después de esta EXPO…hay previstos otros nuevos viajes?

Se supone que sí. Debemos preparar un proyecto para todo el país. Estamos esperando la confirmación de la empresa organizadora para comenzar… El desarrollo de esta idea comenzó hace un par de años pero se truncó porque empezó al revés. Instalaron una planta pasteurizadora de miel pero si no hay producción, es imposible…Hay comenzar con el comienzo…

E:- Eso sucedió en los viajes de la presidenta Cristina Kirchner y de Moreno, hace unos años…

Sí, exactamente. Lo que intentamos también un poco fue tratar de paliar ciertos problemas con esas dos visitas anteriores. Los argentinos no habíamos quedado muy bien vistos. Esperamos que con nosotros se hay podido levantar un poco esa imagen que dejaron…

En realidad a los angoleños les llueven oportunidades para su desarrollo: China, Brasil, al que les favorece el idioma, Sudáfrica y Argentina está también Ahí., Y Portugal también, todavía tiene una fuerte presencia y está ahí…

E:- Durante los viajes de Moreno y Cristina Fernández se criticó mucho esta idea de que Argentina se relacione y que pretende hacer negocios con un país como Angola…¿qué opina Ud. de estas críticas?

Por suerte estuvimos un excelente profesor de la Universidad de Buenos Aires, Fernando Videla, de Agronegocios, con el compartimos los diez días en Angola. La explicación que da él es muy acertada: Angola es hoy el país del mundo que tiene mejor relación per cápita de agua dulce  y tierras laborables. O sea, que tienen potencialidades muy grandes para su desarrollo. La visión de Angola para invertir es muy acertada.

E:- Entre los argentinos, había a algunos representantes del INTA también…

Sí, expertos de Salta en recuperación de tierras vírgenes para la agricultura y en forma sustentable para evitar cometer los errores que se cometieron en Argentina que provocó la desertización de grandes extensiones de territorio por desmantelarlos indiscriminadamente…Gente de rodeo vacuno, manejo de cría y engorde, de feed lot, manejo de nutrición animal, expertos en fertilizaicón del suelo del INTA Pergamino…todos profesionales de primera línea.

E:- ha habido intercambios entre Ud. y los demás profesionales. ¿Tuvieron los mismos obstáculos en esta cuestión de tener que bajar el nivel en las charlas y capacitaciones?

Sí, fue duro para todos. En mi caso, saqué un poco de ventaja porque trabajo mucho en la docencia pude percatarme automáticamente que no me estaban entendiendo nada y me puede adaptar inmediatamente: me salió el maestro de adentro. No había otra. Hablaban de fertilización asistida, inseminación artificial, implante de embriones y enfermedades, la gente no llegaba a comprender… Si se mira objetivamente, la apuesta de los organizadores fue muy grande para llevar tamaña muestra y el aprovechamiento por ahí, dio la sensación, que solo se aprovechó el 1%.

E:- En cuanto a lo comercial. Estamos hablando de un pueblo con pocos años de vida independiente y con muchos de guerra civil, pobreza y hambre. Por otra parte, las maquinarias agrícolas tienen valores exorbitantes…¿Se pudieron cerrar algunos negocios?

Todas las máquinas que se llevaron se vendieron. Ya estaba previamente acordado con el gobierno de Angola y éste dio muchísima trascendencia  a la muestra, el gobernador participó de la muestra los tres días (también había otros gobernadores) y comprometió a los argentinos a que hagan esta muestra dinámica todos los años.

Fue una apuesta extraordinaria del gobierno angoleño. Los que lo vivenciamos nos dimos cuenta que no es una cuestión meramente comercial: es algo mucho más humano…

E:- Están poniendo su país al hombro para rescatarlo…

Sí, es algo muy humano. Cuando se vivencia esa realidad, realmente duele…

E:- ¿Qué es lo más impactante?

La desnutrición. Lo peor es ver el hambre. Al lado de la exposición uno veía a la comunidad nativa: las mujeres con sus cacharros en la cabeza, los chicos a sus espaldas, unos los ve bañándose en el mismo río de dónde toman agua y en dónde lavan la ropa… Uno ve el hambre que tienen y eso duele en grande. Hablamos de pobreza en Argentina, que produce 5 veces más alimentos que la población que tiene y vemos que hay hambre también. Pero el hambre de Angola no tiene comparación.  Y duele, vaya qué duele.

Uno de los periodistas de Canal Rural, Fernando Marigo  sacó una foto a una niña, con sus trencitas, al lado del río, con una mirada que no puede explicarse. Lo único que nos hace esperar es que por favor el hombre haga algo por el hombre. Duele realmente ver eso…Esa foto me mata…

E.- ¿Qué más le ha impactado?

La desnutrición hace que se vean afectadas mucho las capacidades intelectuales. Realmente cuesta hacer entender a veces cosas que para las personas normales son muy simples. Los futuros gobiernos de Angola tendrán que tomar muy enserio esto del hambre…Todo eso fue lo que más me afectó.

Hay otras miles de cosas que me asombraron. No vi ni un solo perro ni un solo gato. En la época de la guerra se comía todo.

Pero está el otro lado: los angoleños son muy alegres, a pesar de las miserias. Con los chicos tuve una atracción muy especial y bailamos tango, zamba, compartimos muchas cosas…En ese aspecto uno viene muy satisfecho…

E:- Cómo fue el regreso del contingente argentino? ¿Qué es lo que no se vio?

Florencia Cardone del diario La Nación fue otra periodista de lujo que nos acompañó y vino con disentería y con malaria …

E:- Enfermedades muy comunes en esos países…

Sí, de zonas subtropicales. Estamos hablando de un país que el 85% tiene SIDA, con una mortalidad de 79 x mil cuando en Argentina es 9 x 1000. La expectativa de vida es de 50 contra 75 nuestros… Se ven niñas, muy niñas embarazadas: la procreación comienza antes, se acortan todas las etapas de la vida.

De los once que vinimos, más de la mitad veníamos en el avión cerca del baño porque muchos volvíamos con problemas gastrointestinales…Teníamos prohíbido lavarnos los dientes con agua que no sea mineral…Muchos estuvimos muy afectados por parasitosis y bacterias que son desconocidas para nosotros…Económicamente puede ser no muy buen negocio pero como experiencia de vida, es invalorable. Este viaje para mí fue un viaje bisagra en mi vida.

Argentina hoy tiene su mirada en Angola. Una apuesta a largo plazo para establecer relaciones de confianza. Un país que tiene todo los recursos naturales pero le falta el conocimiento. El tiempo dirá si es posible establecer relaciones de cooperación y de confianza. Y si valdrá la pena.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para la exposición hubo que contratar un cuerpo especial, para sacar minas y granadas sin detonar que había en el campo. Es común ver al costado de las rutas, tanques de guerra rotos, caídos…

 

Angola hoy importa el 83% de todo lo que consume. No tiene prácticamente ningún tipo de producción. Aunque se habla que los próximos años los países africanos serán los que más se desarrollarán.

 

 

cuando comencé a disertar  – tenía como norte la Standarización de la Producción Apícola-, me di cuenta que no tenían ni siquiera idea de cómo estaba conformada una colonia de abejas.  Tuve que cerrar mi power point y apelar a mis conocimientos pedagógicos para bajar la información.

 

Los argentinos no habíamos quedado muy bien vistos con las visitas anteriores de Cristina y Moreno. Esperamos que con nosotros se hay podido levantar un poco esa imagen que dejaron…

Angola es hoy el país del mundo que tiene mejor relación per cápita de agua dulce  y tierras laborables. Tiene potencialidades muy grandes para su desarrollo.

Todas las máquinas que se llevaron se vendieron. Ya estaba previamente acordado con el gobierno de Angola y éste dio muchísima trascendencia  a la muestra.

Lo peor es ver el hambre. Al lado de la exposición uno veía a la comunidad nativa: las mujeres con sus cacharros en la cabeza, los chicos a sus espaldas, unos los ve bañándose en el mismo río de dónde toman agua y en dónde lavan la ropa… Uno ve el hambre que tienen y eso duele en grande.

Económicamente puede ser no muy buen negocio pero como experiencia de vida, es invalorable. Este viaje para mí fue un viaje bisagra en mi vida.

Hay otras miles de cosas que me asombraron. No vi ni un solo perro ni un solo gato. En la época de la guerra se comía todo.