Entrevistas: Guillermo Blanco

m9178_crop169014_1024x576_proportional_1350541897ACC2
Guillermo Blanco

Un grande entre los grandes. Blanco comenzó a realizar sus primeros trabajos en algunos medios de prestigio, tales como “Crónica”, “La Calle”, “El Mundo”, “La Tarde” y la revista “Goles”, en Buenos Aires.

Entre 1977 y 1982, se desempeñó como redactor especial en la Revista “El Gráfico”. Un año después, y durante tres años, trabajó en “Sport” y en “Don Balón”, de Barcelona; y a la sazón fue Jefe de Prensa de Diego A. Maradona en Europa.

Más tarde, hacia 1989 ingresó como pro secretario de redacción en la agencia de noticias “Télam”, cargo que ocupó hasta 1994.  En 1990 co-fundó “Deportea”. Entre 1996 y 2000 ideó y realizó los Anuarios del TC de Carburando, y fue jefe de redacción-fundador de la revista “Serie 1”.
A partir del 2004 se desempeñó como Jefe de Prensa de la Secretaría de Deporte de la Nación.
_Alguna vez afirmó, “se puede trabajar como periodista o ser periodista”, ¿a qué se refirió?
– Hay quienes llegan al periodismo para poder ir a una cancha con un carnet, y otros que quieren que la nota que le toque cubrir sea la mejor del mundo aunque sean diez líneas (hoy caracteres). Yo cubrí en Crónica un Boca-River, tenía poco más de 20 años. Al día siguiente me felicitaron todos. Y al otro día, el martes, teníamos que fijarnos en la pared qué partido nos tocaría el fin de semana siguiente. Bien, me dieron Flandria no recuerdo con quién. De Crónica al subte A en colectivo, de ahí a Once, de Once en tren a Moreno. De ahí otro a Jáuregui y del acceso de Jáuregui dedo a la cancha. Pasé esa y otras pruebas, porque ya llevaba el periodismo adentro, junto con el fútbol que jugué en 9 de Julio, en la primera de San Martín cuando tenía 15/16 años. Otros se hubieran ofendido, porque trabajarían de periodistas…
_Le hizo reportajes a grandes personalidades, ¿cuál o cuáles son las notas que más recuerda y por qué?
– A Jesse Owens, de raza morena, quien ganó a Hitler en su casa en Berlín ´36. Cuando el 60 aniversario de El Gráfico él vino a Buenos Aires y almorzamos varios con él. Inolvidable. Otro personaje, La Raulito. Había un partido importante y me ofrecieron cubrirlo en una revista que hacíamos unos amigos. Les dije que prefería reportear a La Raulito, fui y la hice en el hospital Moyano. Son apenas dos notas, pero es difícil. Junté a Maradona con Pelé, con Di Stéfano, con Rummenigge. Estuve tres horas con Muhamad Alí. Fui amigo de Eduardo Guerrero, que ganó con Tranquilo Capozzo el doble par en Helsinski ’52. Llegué a entrevistar a Emilio Bolinches, fundador de Atlanta y arquero de Alumni en 1911. Fue en Bernal allá por el 74, para Crónica y Goles. Y hace poco fui a Pinto, Santiago del Estero, a entrevistar a los Cebollitas que les ganaron a los de Maradona en las semifinales de los Juegos Evita en Embalse, Córdoba, 1973. Yo había cubierto aquel campeonato, donde conocí a Diego, y ahora me volví a encontrar con aquellos pibes…
_¿El fútbol actual le gusta? ¿Por qué?
-¿Quién dijo que me gusta?. Me gusta ver algo del alemán. Recuerdo que en 2005 estando en un Congreso de la UEFA fui con Jorge Griffa a charlas que él daba y por mi relación pasada con Maradona y por haber sido jefe de Prensa también les interesaba. En esos momentos los alemanes ya se estaban preparando en conjunto para mejorar la calidad de su futbol. Y vaya si lo hicieron. Nosotros en el 58 después de Suecia echamos por tierra nuestra esencia y ahora ellos mantenían lo de ellos y veían qué les faltaba. Nosotros en aquel entonces pensamos (o pensó la dirigencia) que lo mejor era empezar a correr…
_ Menotti, Cappa, Cayetano Rodríguez, Valdano, Héctor Chavero, por ejemplo, (a mi entender, docentes, y que tienen aún mucho por enseñar) ¿por qué cree usted que no son llamados a dirigir?
– Cappa dirigió el último equipo que jugó al fútbol en la Argentina. Pero el ambiente, todo el ambiente, se ha desculturizado como el país. Y es mejor seguir emparejando para abajo, alimentado todo por un periodismo servil cuya punta del iceberg fue Niembro pero con muchísimos críos y otros no tanto. Si a Victor Hugo Morales lo aburre el Barcelona, se entenderá que desde que está acá, principios del 81, habrá machacado con una idea utilitaria máxime después de México ´86. Y la batalla semántica con Menotti se hizo general, dejó de ser personal y así destruyeron todo, después de España 82.
_¿Cuál fue el mejor jugador que vio en su vida?
– Maradona. Él era un jugador del potrero, Messi es el mejor en los tiempos de la play station, pero es un monstruo también. No creo en las comparaciones. Lo mismo que Diego y Pelé. Es cuestión de gustos, en definitiva.
_El “Flaco” Menotti, dijo hace muchos años: “Maradona tiene un problema de soledad.” Usted a Diego lo conoció, y mucho. ¿Coincide con César?
– A Diego lo arrancaron de Fiorito y no paró. Pero la formación venía de ser tribal, su familia en Corrientes. Desarraigados. Sufrientes. El que se crió como pudo. Cuántos como él andan tirados por el mundo pero no juegan a la pelota como lo hizo él y nadie les da bola. Es cierto lo de la soledad. Pero muchos dominamos el tema, claro que no somos Maradona y podemos salir a la calle como si tal cosa.
_Si tendría, en pocas palabras, que definir a Bilardo como DT, ¿cómo lo haría?
-Creo que él ve el fútbol como una manera de ganar ganando y uno lo ve como una manera única de ganar jugando.
.
_ ¿Qué piensa de lo que está ocurriendo con las elecciones de AFA?. ¿Cree que hoy Tinelli debería ser el cambio?
– En el mundo actual, cualquier famoso corre con ventaja para cualquier cosa, hasta lo eligen para la política. Es un mal no solo nuestro. Reagan fue presidente de Estados Unidos, Palito Ortega gobernador de Tucumán, Del Sel suena como embajador en Panamá. Entonces Tinelli en cuatro años puede ser candidato a presidente. Lo grave es que solo se habla de plata. Nadie habla de defender el fútbol en sí, el juego, volver a la ética, al respeto, a los valores elementales, a las fuentes.
_¿Riquelme podría haber jugado un par de años más en Boca?
-No es un juego individual. Y alguna vez se iba a terminar. Ya estaba dando algún handicap físico pero su talento no lo hacía notar. Mucho más se notaba en el último Maradona. Está bien que se haya retirado. Los pibes lo recordarán como lo que fue. En cambio muchos creen que vieron a Maradona en el 96 cuando ese no era ni el cinco por ciento del verdadero Diego.
_¿Por qué la Selección Argentina, con grandes volantes ofensivos y delanteros, no logra jugar bien, atrapar a la gente más allá del resultado?
– Un equipo se hace con tiempo. Y en la actualidad los técnicos no tienen agallas para hacer selecciones locales y de ahí ir sacando jugadores. Es una obviedad decir que es lo que hizo Menotti. Y después ver qué falta y ante un evento importante, traer de afuera lo que aquí no hay. Aquello que fue una bisagra en nuestro fútbol, murió ahí. ¿Que no se puede? Bueno, ahí entra el aspecto dirigencial. Entonces Tinelli queda chiquito, Segura queda chiquito. Es como en Alemania, se juntan todos los clubes y se ponen de acuerdo en que hay que mejorar la calidad de todos. Y empezar a respetarnos nosotros mismos. El negocio hoy gana por goleada y cómo será la genética del jugador argentino que leí esta semana que hay más de 6000 pibes menores de 15 años por el mundo.
Sin ninguna duda Guillermo Blanco es uno de los máximos referentes en el periodismo deportivo. Un gusto leerlo, escucharlo…un espejo para los que amamos esta profesión.

 

 

Fotos: con Diego y Alí, dos grandes de todos los tiempos.