En los sectores pobres, seis de cada diez alumnos no termina la secundaria

Para los que provienen de contextos con menos privaciones esa cifra se invierte.

El Índice de Contexto Social de la Educación (ICSE) ha revelado que el 62,5% de los alumnos con menos recursos económicos no termina la escuela secundaria en tiempo y forma. El ICSE diferencia tres categorías basadas en el acceso a vivienda, agua, saneamiento, educación de los adultos de la familia y economía del hogar.

A medida que las necesidades se incrementan, el nivel de finalización cae en escuelas públicas. En el contexto de privación bajo/medio, llega a tiempo el 63,3%, en el alto el 48,4% y en el crítico tan solo el 37,5%. Es decir, el 62,5% de los alumnos más pobres no termina la secundaria cuando debería.

Las necesidades socioeconómicas, el embarazo adolescente y el no encontrarle un sentido al esfuerzo, son los principales factores que motivan el abandono“, aseguró Marcelo Miniati, director ejecutivo de Cimientos, una fundación que brinda becas y ayuda a chicos que lo requieren.

Pero también se encuentran diferencias entre las provincias. Por citar un ejemplo, la ciudad de Buenos Aires tiene un valor de terminalidad de 79,7% mientras que en Santiago del Estero la cifra se ubica por abajo del 50%. En cuanto al territorio, en los sectores rurales sólo terminan a tiempo 4 de cada 10 alumnos.

Para combatir estas desigualdades, a fines del 2017, los ministros de educación aprobaron una reforma a la escuela media. Durante noviembre cada provincia deberá presentar un plan de adecuamiento a la “Secundaria 2030”, que se implementará desde 2019 y tendrá que estar en todo el país en 2025.