Emprendedores: No sigas estos consejos, son el fracaso de tu negocio

(Por Gonzalo Merlo – GH Soluciones)

Te contamos algunos de los malos consejos que recibieron algunos emprendedores exitosos en el mundo de los negocios.

Todos en algún momento recibimos un mal consejo profesional, como en el caso de Warren Buffet o Robert Kiyosaki puede venir de alguno miembro de la familia o incluso escucharlo de muchas personas como Mark Cuban, o bien puede que te pase como a Elon Musk y que haya gente famosa que se te burle, cuando estás en la cúspide de tu éxito.

Pero si estás seguro de lo que sabes o confías en tu instinto, vas a saber reconocer que ese consejo no es para ti y seguirás tu camino.

  • El multimillonario Warren Buffet le dijo a Carol Loomis, autor de Tap Dancing to Work: Warren Buffet on Practically Everything, 1966-2011, que tanto su padre como su mentor Benjamin Graham, le aconsejaron no entrarle al negocio del mercado de valores. “Tal vez su consejo fue la forma amable de decirme que debía madurar un poco antes de empezar a vender acciones o no tendría éxito” dijo Buffet.

Buffet ignoró el consejo y fue a amasar una fortuna multimillonaria. La reacción de Buffet se alinea con un estudio realizado por la Universidad de Cambridge que muestra que los emprendedores son capaces de tomar mayores riesgos que los administradores, y que cuando su comportamiento se combina con una solución flexible a un problema pueden obtener grandes ganancias en sus negocios.

 

  • Bill Gates es uno de los hombres más ricos de Estados Unidos, y él se dio a sí mismo su peor consejo, basándose en el increíble éxito de Microsoft. No buscó dominar el campo de los motores de búsqueda, lo que llevó al ascenso de Google, porque estaba conforme con el pedazo de mercado que Microsoft dominaba.

“El éxito es un maestro mediocre porque seduce a las personas inteligentes a pensar que no pueden perder” dijo Gates. Él se dio cuenta de que el éxito puede llevarte a tener un exceso de confianza, lo que bloquea tu habilidad para prepararte para los retos del futuro.

 

  • El autor de “Padre rico, Padre Pobre” Robert Kiysaki, el peor consejo fue el que vino de su “padre pobre” quien le dijo “regresa a la escuela primero”. Según la esposa de Kiyosai, lo que su suegro quería era que Robert obtuviera una maestría e incluso un doctorado antes de empezar un negocio. “No hay nada malo con regresar a la escuela. Mucha gente encuentra su valor consiguiendo un nuevo título, pero seamos claros: no necesitas una maestría ni un título universitario para empezar un negocio” dijo.

La universidad sin duda puede ayudarte a tener éxito, pero muchos nombres importantes nunca obtuvieron sus títulos. Gente como Ted Turner, Michael Dell, Steve Jobs, Ellen DeGeneres, Rachael Ray y Kim Kardashian demuestran que no necesitas un título para ser un emprendedor exitoso ni para ganar miles de millones de dólares

 

  • Mark Cuban dice haber escuchado el mismo consejo de muchas personas. “Lo escucho todo el tiempo… ‘No voy a renunciar, es lo que me apasiona.’ O lo escucho como consejo a los estudiantes y a los demás: ‘Sigue tu pasión.’ Esas son tonterías. ‘Seguir tu pasión’ es probablemente el peor consejo que puedes dar o recibir. ¿Por qué? Porque a todo el mundo le apasiona algo, generalmente más de una cosa. Nacemos con eso. Siempre habrá cosas que amemos hacer, que soñemos con hacer, que realmente queramos hacer con nuestras vidas. Esas pasiones no valen un peso. Si realmente quieres saber cuál es tu destino, busca a lo qué dedicar tu tiempo. El tiempo es el recurso más valioso del que no eres dueño. Puede que te des cuenta, o no… pero la forma en la que uses tu tiempo será el mejor indicador de a dónde te llevará el futuro.”

Cuban se dio cuenta de que el tiempo es un indicador importante en las prioridades de la gente. Puedes decir que ciertas cosas son importantes para ti, pero lo que hagas con ese poco tiempo que tienes es lo que muestra dónde están tus verdaderas prioridades. Es información valiosa que te permite enfocarte de verdad.

 

  • A Julia Hartz, Cofundadora y CEO Eventbrite, le dijeron que no debía tener miedo, pero “esto es imposible porque los seres humanos tenemos el miedo de manera intrínseca, es parte de nuestra supervivencia. Creo que es mejor analizar tus miedos y dividirlos en compartimentos. Hay miedos irracionales que deberías meter en una caja y poner en el clóset, pero también hay miedos garantizados a los que debes prestar atención mientras piensas en los retos que tienes delante. Te vas a encontrar con situaciones en las que tendrás que pelear o huir en las que necesitarás actuar sin miedo, pero sentir un poquito de miedo no siempre es algo malo.”

El miedo tiene sus beneficios, incluso para los emprendedores exitosos, y así lo ha aprendido Hartz. El miedo te advierte cuando sales de tu zona de confort y te empuja a actuar cuando hay cosas importantes. Su política para separar los miedos válidos de los irracionales es bastante sólida, porque los humanos solemos agrandar nuestros miedos más allá de lo real. Aprender a reconocer las preocupaciones irracionales y las válidas te muestra en lo que debes enfocarte realmente.

  • Bastian Lehman dijo que el peor consejo que ha recibido fue “sé como otra persona”. “Vi que eso pasaba mucho en la universidad, cuando todos intentábamos encajar. Está bien jugar diferentes roles, sólo tienes que escuchar a tu corazón e intentar descubrir lo que quieres hacer y a las personas que van a apoyarte. Esa es la respuesta” dice Lehmann. Rodearte de gente positiva y que te apoye te mantiene en una mentalidad correcta para seguir avanzando. En lugar de agradar a los demás, haz lo que hizo Lehmann y encuentra un grupo que no quiera que encajes en algún molde. Encajar en la sociedad tiene su tiempo y su espacio, pero no conformarte es básico para tener una compañía innovadora.

 

  • Elon Musk, dueño de Tesla, debió escuchar en la campaña presidencial de Mitt Romney que Tesla era una empresa perdedora, el respondió que Romney tenía “razón sobre el objeto de su declaración, pero no sobre el sujeto”. Sarah Palin tuvo el mismo sentimiento en 2013. Ese mismo año, Motor Trend nombró al Tesla S el auto del año. Fue el primer auto eléctrico en recibir ese reconocimiento. Musk tenía confianza en Tesla y no dejó que las burlas de esas figuras políticas pusieran en duda sus creencias. Aunque los otros te juzguen, Musk demostró que no puedes permitir que las críticas guíen tus decisiones. Ignorarlas te libera para perseguir tus sueños en lugar de gastar energía preocupándote.