El rigor histórico de mi memoria. -parte II-

La guerra que evitó el Papa

Desde nuestra llegada a Río Gallegos el 10 de Diciembre hasta el 20 mucho no pasaba, en ese lapso llegaron nuestros cañones al puerto de San Julián,361  KM , fuimos a buscarlos y se preparaban las baterías de fuego. ¡Por   primera vez nos sentíamos soldados! La puesta en valor. 20 de Diciembre el día raro y Monte Aymond.

En la ciudad seguía la metamorfosis, lo que mas impresionaba era el correo de la abulia del pre conflicto, era ahora un pandemónium. Nos proveían un papel color rosado donde escribir, que después se plegaba y quedaba como un sobre que permitía poner la dirección y decía Ejército Argentino – Franqueo Pagado ley… Me habían encargado ir diariamente al correo a llevar y traer cartas de los soldados de la Batería[1], sentía que era la mejor tarea que me habían asignado en mi vida, aún mejor que cuando mi madre me dejaba ir en bicicleta a comprar el pan a lo de GOBELLI, valga la digresión. Llevar y traer noticias de seres queridos justificaba mi paso por las armas.

PASARELLI[i] (opcitpag 91) la Armada (Alte. Lambruschini) fomentaba la idea de mantenerse expectantes. Eso era considerado por el ejército como una interferencia, se recuerdaesa frase del Gral. Menéndez unos meses antes (Abril 1978) cuando algunos jefes navales estaban tratando de inmiscuirse en asuntos de ejército, “si los marinos siguen entorpeciendo, yo vengo desde Córdoba y les pinto todos los barcos de verde”. Era 14 de Diciembre de 1978 y parecía el último esfuerzo de Viola por detener el conflicto.Viola se dirigió al Hotel Plaza y tuvo un altercado con el embajador Chileno Jarpa Reyes. El nuncio Pio Laghi, va ver a Viola y se produce el siguiente dialogo “Comandante  ¿ ES CIERTO LO QUE ACABA DE INFORMARME  EL MINISTRO DE ECONOMÌA, O SEA QUE HAY DECISIÒN TOMADA  DE DESECADENAR LA  GUERRA?”

-Lamentablemente así es, no nos queda otra salida…dijo Viola, -Ud. se da cuenta a dónde lleva semejante decisión, lanzó Laghi. Yquedó reunirse el díasiguiente en la Nunciatura, la guerra era inminente.

Mientras tanto había una puesta valor del soldado, dice un proverbio árabe “Lo que un vaso de agua es, depende de la sed que tengas”, la expectativa de conflicto transformó el “Tagarna en un soldado de la patria, que daría la vida por ella” y ahora era parte de la estrategia. Y además algunos tenían cuentas sin saldar con algunos Sub oficiales. Ya no éramos más GA101, ahora componíamos una región que estaba al mando del Gral. Vaquero. Desde el 18 de diciembre los movimientos fueron raros, los cañones iban a movilizarse el 20 de diciembre coincidente con mi cumpleaños, estuvimos en pie de guerra. Durante todo el día permanecimos en el aeropuerto de Rio Gallegos. Recuerdo arengas por diferentes lugares y los de infantería subiendo a aviones y helicópteros. Parecía una película de guerra. De repente todo se terminó. Volvimos a la ciudad de madrugada…todos decían que el  Papa había llamado a Videla y Pinochet y los puso en razón.

Volvemos al periodista:“Ese día (20 de Diciembre) era considerado decisivo, porque preludiaba directamente el comienzo de la operación de intrusión en los islotes adyacentes al Beagle que se descontaba abriría las hostilidades”, sin embargo hace notar más adelante que en Buenos Aires se recibían noticias de que en el Teatro de Operaciones el tiempo era pésimo, con borrascas, mar agitado y violentos chaparrones y que estas condiciones se mantendrían por varios días. En estas circunstancias los buzos tácticos de la  armada y los vehículos anfibios no podrían desembarcar y concluye diciendo que la intervención de la Providencia que acudía a dar una mano decisiva…

Sigue…el mediador de Dios-Nos vamos a Monte Aymond…y el regreso…

Lic. Hugo Merlo Soldado clase 1958

 

[1]Eartillería se denomina batería al conjunto de piezas dispuestas para operar conjuntamente.En el arma de artillería se designa con este nombre a la tropa de artilleros que al mando de un capitán sirven este conjunto de piezas

[i] BRUNO PASSARELLI “El Delirio Armado” Argentina Chile La guerra que evitó el Papa- Editorial Sudamericana Oct 1998 Buenos Aires Argentina

 

(por Hugo Merlo)