El “Ave Fénix” local

_4taPATRICIOS: CLUB ATLETICO COMPAÑÍA GENERAL DE BUENOS AIRES

Y un día, gracias al tren, se fundó el Club. El 31 de agosto de 1931 dio sus primeros pasos en la localidad de Patricios, pero sus orígenes se remontan a 1918.

En efecto, varias localidades de la red ferroviaria, tenían en funcionamiento su club Compañía, tal el caso de Mercedes y Tapiales, en el Gran Buenos Aires. Justamente fue la visita de una delegación de Tapiales, que llegó a Pergamino para disputar un partido de fútbol con empleados de la estación local, quienes despertaron en estos el deseo de formar allí un club similar, pocos años después, ocurriría lo mismo en la vecina localidad de Salto.

El 28 de octubre de 1918 fue un día histórico para la institución, pues en esa jornada se efectuó un concurrido asado en el que algunos expresaron sus deseos de fundarla.

Ello se concretó esa misma noche, cuando un grupo de aproximadamente cincuenta ferroviarios se reunieron en la Sala de Espera de la Estación, ubicada en Joaquín Menéndez y Zeballos, y decidieron fundar el Club Compañía General Buenos Aires, así denominado por una cuestión de pertenencia a la empresa que les daba trabajo. Coincidió el acto fundacional con la finalización de la Primera Guerra Mundial, ya que esa misma noche se rendían los alemanes.- En la reunión, alguien decidió cursar un telegrama de felicitación a los Jefes del Ferrocarril, que eran franceses y en consecuencia habían ganado la guerra, y comunicarles también que se acababa de fundar el Club Compañía en la Estación Pergamino.

La Compañía General de Ferrocarriles en la Provincia de Buenos Aires, formada en 1904, operó una red de ferrocarriles de trocha angosta (de un metro) en Argentina, durante la primera mitad del Siglo XX. En 9 de Julio todavía se pueden apreciar los restos de la trocha angosta en ciertos sectores de la ciudad.

Los equipos de Compañía siempre fueron numerosos en cuanto al número de divisiones se refiere. Generalmente se presentaban todas las categorías, desde primera hasta la séptima. Logró solamente un campeonato oficial en primera división, el de 1921, y varios subcampeonatos.

En la localidad de Patricios la Institución estaba alicaída, sin su condimento principal que es el fútbol. Pero un grupo de gente vió ese club desmoronado en el tiempo y se propuso devolverle el alma, inyectarle vida…reinstalar el fútbol.

Hace cinco años que este grupo de gente trabaja en Reserva y Primera, recordemos que el Club se mantiene en la Primera B del futbol local.

Mauricio Ercoreca (arquero) y Domingo Pédula (D.T.), dos referentes de la nueva camada, cuentan a Extra que “el club revivió con el fútbol, la gente de Patricios se volcó a la cancha y apoyó este proyecto”.

Ercoreca comenta orgulloso que “nosotros siempre llegamos a las finales. El primer año que estuvimos en el club llegamos con los mismos puntos que Quiroga y por un tema que hubo en la liga, terminamos perdiendo el campeonato por goles. Después de 5 o 6 años que no había futbol en Patricios tuvimos el primer año y ya llegamos a eso. Siempre estuvimos jugando las finales y si había reducidos siempre estuvimos en los reducidos. Nunca se pudo ascender a la A pero siempre estuvimos en la conversación”.

La gran pasión argentina entonces revivió en Patricios, ya que el club Compañía no tenía futbol prácticamente, entonces resurgió la sana rivalidad con el Club Atlético Patricios.

Ercoreca comenta que “Cuando nosotros llegamos pedimos una reunión porque teníamos ganas de hacer futbol, sabíamos que no había futbol, ni jugadores, ni camisetas, no había nada. Lo único que había era un club, una cancha -que había que arreglarla- y la comisión trabajó mucho para eso, nosotros nos encargamos de todo lo demás: Los jugadores, las camisetas, las publicidades y otras cosas.” Dentro del grupo que integra Compañía también se encuentran: Juan Giussi (D.T. de reserva y preparador físico), Martín Bonafina, Gustavo González, Darío Citro, Francisco García, Ignacio Colotta y Eduardo Urquiza entre otros.

En cuanto a las instalaciones se trabajó mucho, el entusiasmo de la gente hizo que se construyeran vestuarios nuevos, cantina y se resembrara la cancha con césped de invierno.

En cuanto a los proyectos del club, Ercoreca asegura que “La idea siempre fue ascender a la A, lo que pasa es que los resultados no se dieron y la suerte no estuvo de nuestro lado, no pudimos hacerlo, es la materia pendiente”.

En cuanto al futuro del grupo, Ercoreca cree que “se cumplió un ciclo, hay que dejar a gente que tenga un poco más de ganas que nosotros. Se sabe que cuando uno empieza, empieza con unas ganas terribles, y cuando pasan los años uno se va cansando porque se va desgastando. Entonces siempre es bueno que entre gente de afuera o gente con otro empuje”.

El clásico revivió en Patricios, tal es así que gente que vive en Capital y otros lugares vienen cada vez que se juega, y de los cinco años que estuvo el grupo nunca perdieron uno.

Compañía volvió a tener alma, el fútbol volvió a llenar esos espacios vacíos que solo un hincha conoce, y según dicen en el pueblo, ahora son la mitad más dos…