DESTINOS

hanamiHoy nos vamos a Japón

(Por Cecilia Lastiri)

Hoy nos vamos a Japón, la  primavera de Tokio. Soñada, imperdible!!

El esplendor de los cerezos dura apenas dos semanas y nadie quiere perderse este bello espectáculo, tendremos la suerte de disfrutar del Hanami y todo ritual alrededor de éste.

Hanami es una de nuestras razones para viajar a Japón en primavera  pero… ¿qué significa exactamente esta tradición japonesa?

Hanami es una de las grandes pasiones de todos los japoneses: disfrutar de un momento social observando la floración de los bellos cerezos.

Pero Hanami no es sólo pasear y maravillarse ante la belleza de los cerezos en flor, este ritual también incluye pasar un momento de fiesta bajo este árbol.

Cuando termina el duro frío del invierno, empiezan a abrirse los capullos rosados del cerezo, símbolo de la primavera por excelencia en Japón. En las principales ciudades turísticas como Tokio y Kioto, la temporada de floración suele ser entre finales de marzo y principios de abril.

Hay diferentes variedades de cerezos, cada una con flores de diferentes tipos, colores, cuidados y tamaños.

La vida de la flor del cerezo es bastante corta ya que suele durar sólo un par de semanas. Durante la primera semana, los cerezos van floreciendo hasta llegar a su esplendor. Unos días más tarde, las hojas caen de los árboles, dando por finalizado el hanami. Por lo cual, la visita es efímera pero realmente inolvidable.

 

Los lugares famosos por sus cerezos gozan todos los años, de una tremenda popularidad, ya que durante estos días, Tokio se tiñe del color de los cerezos, la gente se prepara de cuerpo y alma para vivir la época más simbólica de su país.

Hay muchas zonas de celebración. Sin embargo, hay algunos parques típicos para disfrutar de esta fiesta: el parque Ueno, el parque Asukayama o el río Meguro, Chidorigafuchi.

Además, Tokio abunda en lugares para ir a ver los cerezos, pero este año merecen especial atención los llamados Bokutei no Sakura, que florecen a orillas del río Sumida en el distrito del mismo nombre, al pie de la torre Tokyo Sky Tree.

Su historia comenzó en 1717, cuando Tokugawa Yoshimune, el octavo sogún de la dinastía Tokugawa, ordenó plantar cien cerezos en el lugar. Después la gente siguió plantando árboles hasta convertir Bokutei no Sakura en una gran atracción para los amantes de estas flores. Actualmente son unos mil los cerezos que adornan ambas orillas del río Sumida.

La sección de unos 1,3 kilómetros entre el puente Sakura y el puente Makura fue designada patrimonio cultural por el distrito de Sumida.

Cerca del río se celebran, el Festival Bokutei Sakura Matsuri y el Festival de las Flores de la Avenida Sakura Tsutsumi.

Es así como, en Abril, Tokio vive una floreciente,  hermosa fiesta y Extramuros Viajes te ofrece una salida grupal  el 02 de Abril 2017 “Tesoros de Oriente”