DESNUTRICION, UN MAL OCULTO

DSC03477“Lo que nos falta en América Latina es vergüenza, después nos sobra todo”

Así definió Dr. Abel Albino, creador de la Fundación CONIN, que lucha contra la desnutrición infantil a América Latina. “Somos mendigos sentados en trono de oro.Y esa es la mejor definición de lo que es America Latina”, aseguró el viernes de la semana pasada durante su charla magistral en el Salón Blanco.

Albino es médico pediatra especialista en desnutrición infantil y su mayor interés se centró en la debilidad mental del desnutrido. Esto le llevó a crear la fundación CONIN en 1973 con el fin de erradicar la desnutrición infantil. Hoy ella cuenta con 48 centros de prevención de la desnutrición en el país y cinco en el extranjero como Paraguay, Perú y Ghandia. En ellos se realiza un abordaje integral de la problemática social que da origen a la extrema pobreza: educación nutricional, educación para la salud, lactancia materna, jardín maternal , jardín infantil, estimulación temprana, escuela de arte y oficios, programa de educación agraria, lecto-escritura par analfabetos, ropero familiar, club de padres, escuelas para padres, documentación y legalización de la familia, alcoholismo, inmunización, entre otros.

El Dr. Albino viaja por el mundo llevando su teoría sobre la importancia de la nutrición infantil durante los dos primeros años de vida de los niños y las secuelas permanentes que la desnutrición provoca en sus cerebros desarrollando personas no aptas para el progreso de una nación. “La principal riqueza de un país es su capital humano y si ese capital humano está dañado el país no tiene futuro”, repite en cuanta oportunidad se le presenta.

“La desnutrición es importante porque genera debilidad mental. Pero se puede prevenir, se puede revertir. Es la única enfermedad creada por el hombre. Por lo que el hombre no solo puede sino que debe quebrarla. Este e sun flagelo que compromete nuestro futuro”, enfatiza llevando un mensaje de esperanza.

“Así de simple. Tenemos que abordar esto con absoluta responsabilidad. Donde hay pobreza hay desnutrición, donde hay marginalidad hay desnutrición, donde hay desempleo y subempleo también hay desnutrición eso pasa en todo el país”, recalcó.

Albino cree que una de las herramientas fundamentales para combatir este flagelo es la educación sexual y la educación ética. Es un férreo opositor de los métodos anticonceptivos y del aborto. “No puedo solucionar el tema de la pobreza matando al pobre, castrando a la mujer y capando a los varones para que no tengan decencia. Necesito poblar este país pero de gente de calidad”, recalca. Por eso asegura que todos los esfuerzos de la población tienen que concentrarse en esta lucja. “Es responsabilidad de todos sacar el país adelante. No puedo echar culpas al gobierno. Todos tenemos que accionar”, convoca.

Su receta para terminar con este flagelo consiste en cinco puntos fundamentales: buenos cerebros (lo que incluye buena nutrición durante los primeros dos años de vida); educación, cloacas, agua corriente y electricidad en todo hogar argentino. “Si lo logramos, en 30 años tendremos una potencia”, vaticina. “Hay que dejar de pensar en las próximas elecciones para pensar en las próximas generaciones”, reta a las clases dirigentes.

“Necesitamos más gente. El país va a funcionar, decía Alberti hace 150 años, el día que seamos 80 millones de habitantes. Es un país enormemente grande, enormemente rito y sorprendentemente vacío”, puntualiza.

El médico pediatra especialista en desnutrición infantil, fue declarado Huésped de Honor por el Concejo Deliberante y previo a la disertación recibió diplomas y presentes del Concejo deliberante y del Municipio.

Su visita a nuestra ciudad llegó de la mano del Rotary Club de 9 de Julio, que organizó el evento en festejo de sus 75 aniversario.