Ciudadanos x la inseguridad

DSC09905
Representantes de la ONG

Sobre droga, impunidad y candidatos locales…  La ONG arengó a los candidatos a pronunciarse claramente sobre cuál será su accionar respecto a la droga y a la impunidad, dos de las causas principales de la creciente inseguridad en la provincia y, por ende, en la ciudad. También manifestó su preocupación por la  falta de credibilidad de la gente en las fuerzas de seguridad y sobre la calidad de la formación policial.

 

Dos de los sus referentes de la ONG Ciudadanos por la Seguridad, Héctor Carta y Julio Bordone manifestaron su preocupación por los continuos hechos de inseguridad que se suceden en la ciudad y sobre todo por “la falta de credibilidad del ciudadano damnificado en un delito” que se manifiesta en “que no quiere concurrir a realizar la denuncia, porque sabe que la respuesta es siempre nula”, aseveró Bordoni. “Esto manifiesta claramente cómo está el nivel institucional en la provincia en que todos. Los ciudadanos deberíamos creer en que estamos en un estado de Derecho”, fustigó.

Esta no es la primera vez que la ONG manifiesta su preocupación de que los damnificados por hechos de inseguridad suelen evitar hacer la denuncia formal correspondiente, una obligación y un derecho que a su vez hace que las estadísticas oficiales no muestren en su real dimensión el fenómeno “Inseguridad”.

Durante sus declaraciones Bordoni cuestionó el accionar de jueces y fiscales que apelan a la famosa “falta de pruebas” para liberar a quienes delinquen. “Hoy, lamentablemente, tenemos la certeza que el accionar de los delincuentes es cada vez más violento, más tremendo y las respuestas de quien debe condenar esas acciones es cada vez menos condenatoria. Algunos jueces y fiscales siempre aducen que hay falta de pruebas y eso hace que se reciclen los delincuentes en toda la provincia”.

Tras la reunión que organizó el gobierno provincial el viernes de la semana pasada para restablecer las relaciones entre funcionarios y ciudadanos, Bordoni  manifestó su malestar respecto a los resultados y cuestionó entre otras cosas la cantidad versus la calidad de efectivos que hay en la calle y la permanente intención gubermanental de deslindar la responsabilidades sobre los ciudadanos. “Caemos en la misma cuestión de siempre. Tenemos 98.000 efectivos policiales en la provincia. Eso implica un costo tremendo para la parte de la sociedad que produce para sostener vestidos, comunicados, movilizados y preparados a esos efectivos. Pero lamentablemente, la respuesta de esos 98.000 efectivos no se refleja en una realidad mejor para que el ciudadano sienta que está protegido”.

También remarcó la “enorme diferencia” entre la propaganda oficial que se jacta de la cantidad de policías que tiene en la calle y la respuesta real en cuánto lo que pueden hacer con la cuestionada preparación con la que los nuevos efectivos policiales salen a las calles..

La reunión dejó un sabor amargo a la ONG. “Arribamos a la conclusión que,  como de costumbre, el poder político delega la responsabilidad a la ciudadanía: que seamos ciudadanos comprometidos es una cosa pero que debamos ser co responsables de las políticas de seguridad está muy lejos de lo que debe ser”, recalcó.

A río revuelto…

El referente Héctor Carta por su parte reiteró la preocupación de la ONG por un fenómeno cada vez más notorio: las víctimas de la inseguridad no suelen realizar las denuncias formales correspondientes. El efecto colateral es que luego  las estadísticas oficiales no suelen reflejar en forma exacta el fenómeno lo que muchas veces ofusca el entendimiento del fenómeno (además que lo beneficia) a nivel político. Como dice el refrán, a río revuelto, ganancia de pescadores…  “ Este es un tema que hay que reforzarlo porque a veces se presentan estadísticas que no reflejan la realidad que estamos viviendo”, resumió.

“La situación es cada vez peor en estos últimos años. Antes los chicos iban a la escuela en bicicleta y hoy tienen que ponerles cadenas…Hoy estamos llegando a una situación peor…lo único que falta es que la gente salga a los balazos a la calle a defenderse”,. Carta apeló una vez más a la parábola de la rana para compararla con la inseguridad: si uno la pone en una olla con agua tibia, la rana se queda. Pero si aumentamos la temperatura de a poco, no se da cuenta: los mecanismos de reflejo no actúan y se termina cocinando. En nuestra sociedad está pasando eso: la gente está adormilada, está bostezando. A veces nos preguntamos si es un pueblo con ciudadanos o simplemente con habitantes”.

Carta remarcó que es de suma imperiosidad que “las instituciones actúen con eficiencia y la ciudadanía denuncie, participe y obligue para que las estadísticas sean reales y se tomen las medidas que corresponden”.

Atrevidos: candidatos contra la droga y la impunidad

Por último los referentes solicitaron que en estas elecciones a los candidatos políticos que manifiesten explícitamente cuál será su postura. “Queremos que los candidatos que se presenten nos digan qué tienen en claro y qué van a hacer , en el ámbito que les toque participar (sea municipal o provincial) qué es lo que harán con cuestiones que tienen injerencia directa con  la violencia y la delincuencia como son el manejo y la relación con el juego clandestino y con la droga, cómo evitarán la impunidad tanto de los delincuentes como de quiénes deberían sancionarlos. Esto lo podemos plantear porque un funcionario que vino del ministerio de Seguridad provincial reconoció que el problema más grave con respecto al delito son la droga y la impunidad… Y la responsabilidad de esto no lo tiene el ciudadano común sino el que ocupa un cargo electivo o un funcionario. Deberían rever que la realidad de bolsillo que manejan con sus ingresos no le tape la visión de la realidad es muy distinta a la que se maneja de las esferas oficiales”, finalizó.

Hacia el delito organizado

Carta por último remarcó que en la ciudad el delito se está organizando. “Hay gente que está haciendo inteligencia. A una señora le robaron justo durante las dos horas que no estuvo en su casa y hasta le durmieron el perro…En otros casos, abrieron cajas fuertes sofisticadas o sea que se está haciendo inteligencia y se está haciendo un manejo del delito que es realmente inquietante”.