Washington Bost

ktjgxqoacHUMOR: Las noticias desde otro punto de vista…..

 

LA SILBATINA SE REPITE

Luego que el municipio nuevejuliense decretara la “Pirotecnia cero”, cientos de miles de ciudadanos se la pasaron silbando en navidad, y se espera lo mismo para año nuevo. Con los ojos llorosos, los indignados por la medida, simulaban tirar una cañita voladora y, silbido mediante, imitaban el ruido y su recorrido. “Pongo la botella en el medio de la calle, prendo al aire con un encendedor y hago de cuenta que es una cañita… no soporto más este dolor en el pecho” aseguraba entre lágrimas a Extra un aficionado a los fuegos artificiales.

“Es un dolor muy fuerte, no sabría decirte si tolero el año nuevo…” afirmaba en un tono más que preocupante otro nuevejuliense acostumbrado a las explosiones y los ruidos.

Por otra parte, desde el municipio aseguraron que “Este año no hubo víctimas por fuegos artificiales, y así como prohibimos la pirotecnia, vamos a prohibir los accidentes de tránsito” aseguraba el secretario de Gobierno Jorge Della Roca en un tono más que amenazante. La incógnita está planteada… ¿Podrá el municipio prohibir los accidentes así como prohibió el uso de la pirotecnia?

 

¿REABRE WANA?

La incógnita surgió luego que el municipio local comprara el edificio ex San Cayetano, ubicado en la esquina de Salta y Libertad. Al ser consultado por uno de nuestros cronistas, el intendente Mariano Barroso aseguró que “Recuperamos un edificio que se puede utilizar para cualquier cosa, desde una universidad a un boliche…” recalcó Barroso generando una catarata de rumores acerca del destino de la mencionada edificación. “Primero debemos preservar la vida interna del edificio, salvando las cientos de miles de ratas que allí habitan, luego veremos que hacemos…” aseguró firmemente un funcionario relacionado a espacios verdes.

Por otra parte, desde el ámbito de la juventud, lanzaron el rumor de la reapertura de un antiguo boliche que funcionara en la calle La Rioja, llamado Wana. “Tenemos un edificio con toda la onda, queremos hacer bardo con mucha música” aseguraba un integrante de la juventud del PRO, partido al cual habría pertenecido el actual intendente.

Algunos nostálgicos cuarentones ya estarían juntando firmas para que se logre la reapertura del famoso boliche, y estarían contando con el guiñe positivo del intendente de CAMBIEMOS.

 

“AHORA TENEMOS JEFA”

Así se refería un sargento primero en relación a que el jefe designado de la policía comunal es una mujer, Érica Figueroa. Y agregaba que “Todo bien con las minas, pero no podés gatillar con las uñas largas o con los rulos tapando la mira del revolver…” aseguraba el sargento quien quiso ocultar su nombre “Por cuestiones de seguridad”, según nos manifestó.

Por otra parte, los cambios ya se han notado en la comisaria de la calle Robbio. En una recorrida por las instalaciones, nuestro cronista pudo observar que el baño tiene papel higiénico color rosa, las cajas de balas tienen dibujado un corazoncito con rimel, los barrotes de los calabozos fueron forrados con papel crep color ocre, el piso se limpia dos veces por día, con la fragancia pino silvestre, y varios oficiales debieron cortarse el pelo y afeitarse. “No está mal que la jefa cuide nuestro aspecto” aseguraba uno de ellos, “pero todo tiene un límite, el chaleco antibalas rosado que se lo ponga ella, prefiero que me llenen de cuetazos…” finalizaba un sargento mayor al borde de las lágrimas.

 

EL AUTODROMO RECUPERO SU LUGAR

Luego de años de aburridas carreras de turismo carretera y TC 2000, con 60 o 70 mil personas cubriendo toda el área y regando de billetes la economía local, podríamos asegurar que el autódromo vuelve al ruedo nacional con las fastuosas fiestas para los jóvenes. “A esto queríamos llegar” aseguraban extasiados Eduardo Clérico y Santiago Meli, del Auto Moto Club 9 de Julio. Y continuaban explicando que “Siempre dijimos que el autódromo estaba mal manejado por GOTRAM S.A. , la anterior concesionaria, por eso ahora que la manejamos nosotros le daremos el uso que merece nuestro autódromo, le meteremos joda tras joda, y lo que dicen algunos que el ruido de un TC es como música para los oídos, nosotros le metimos reggaetón y música tecno, borrachines y picadas… es una jugada maestra, como cuando el flaco Traverso ganó con el auto prendido fuego” finalizaba extasiado Clérico mientras contaba los billetes del alquiler semanal de las fiestas.

Por otra parte, desde la Municipalidad, el mismísimo intendente Barroso aseguró que “La concesión la tienen ellos (en referencia al AutoMoto Club 9 de Julio), y esta iniciativa de organizar las fiestas para los jóvenes debajo de las tormentas eléctricas y vientos huracanados es único en la zona, creo que van en buen camino” finalizó el Intendente.