Volvió el Doctor

Walter Battistella está de regreso en el hospital, en su consultorio y en la escena política local. En un radicalismo con crisis de identidad, el ex intendente volvió a 9 de Julio a atender, al parecer,  no solo a sus pacientes.

(Por Juan Manuel Jara)

               

                Acaba de dejar su cargo como Director de la Región Sanitaria 2  básicamente porque “me sentía casi un administrativo”. Una salida que puede verse un poco “empujada” (ex intendente radical en una región que abarca 12 distritos de la provincia para algunos pareció ser una presencia “incómoda”) y, a la vez, “demorada”, según algunas fuentes, para que no estuviese a la hora de posibles cargos o decisiones en el armado de las listas para las P.A.S.O.- Como sea. Hoy está de vuelta en nuestra ciudad repartiendo sus ocupaciones médicas entre el consultorio particular y el Hospital Julio de Vedia. ”Nada nuevo”, dice   el ex intendente acomodándose el estetoscopio alrededor del cuello: “Llegó el momento de sentirme mas cómodo y rendir más trabajando por la gente en el Hospital Julio de Vedia  y no en la Región Sanitaria que me sentía un mero administrativo”.

                En su cargo en la Región Sanitaria 2, Battistella se encontró con una “salud provincial que está pasando por una crisis bastante interesante. El presupuesto de este año es  menor al del anterior. El año pasado se pagaron algunas cosas que quedaron de la otra gestión, pero para este año no se pudo proyectar nada porque la realidad es que no están los recursos disponibles para Salud. Se prometieron obras e inversiones que no estuvieron y, en lo que va del 2017,  el presupuesto de la Región Sanitaria era de 13 mil pesos”.

SEMANARIO EXTRA: Perdón…  ¿13 mil pesos  para una  región que abarca cuantos distritos?

WALTER BATTISTELLA: Doce. Este monto es para gastos que uno puede disponer como, por ejemplo, si se rompe algún vehículo, o la compra de material de librería. Una  batería del grupo electrónico nos costó 4.500 pesos. Lo que está fuera de este presupuesto es el combustible y el pago de sueldos. Si teníamos que comprar oxígeno  para un paciente esa partida se iba en menos de 20 días. Varias fueron las cosas que se pretendían mejorar en la región. Faltaba por lo menos decisión política en este ámbito.

 

Diagnóstico político

 

                El retorno de Battistella al escenario político local no pasa desapercibido. En un momento en el que parte del radicalismo esta incómodo con la convivencia con el PRO, su vuelta es para muchos casi como la del Mesías. Para otros, un grano en….eh…de esos que molestan. Y no solo puertas afuera del Comité de la calle Tucumán. También puertas adentro, en un momento en que la UCR carece de referentes con verdadero peso político. Y todos, tienen claro un dato: Battistella “mide bien”.

                “Yo no estuve de acuerdo con la bajada de línea a nivel nacional y provincial de que no hubiese internas en  donde el  gobierno fuese de Cambiemos. Por ese motivo sentí que era el momento preciso para dejar la Región Sanitaria donde  no estaba cómodo, y decidí volver aquí. A partir de ahora veremos cómo podemos empezar a trabajar” , sentencia el ex Intendente.

                SE: ¿Que pasó desde las internas de diciembre hasta hoy en dónde  algunos te fueron a buscar?

                WB: Hubo un grupo  descontento de cómo nos estábamos manejando en la última etapa de mi  gestión. Ese grupo empezó a trabajar y se presentó a la interna. En el Comité se empezó a escuchar que había que cambiar un estilo que nos había llevado a perder y nosotros, que aún no habíamos hecho la catarsis de por qué nos habíamos tenido que ir del gobierno, la verdad que nos cayó mal. Yo sentí que los diez años de gestión no habían servido de nada para el Partido, me sentí incómodo por esta apreciación. Y más cuando muchos de los que fueron parte de mi gestión ahora estaban en la vereda de enfrente. Se llegó a decir que los viejos nos teníamos que retirar del Partido.

                SE: ¿Esa bronca también la sentís con el actual bloque radical? Todos fueron parte de tu gobierno y ante alguna crítica a algo que pasó en tu gestión ninguno abre la boca.

                WB: Es el mismo sentimiento. Si bien uno tiene que tratar de acompañar una gestión de la cual ha formado parte, también tenemos que darnos cuenta que después de estos dos años de gestión eso de ser una confluencia de fuerzas para poder gobernar es una mentira grande como una casa, una falacia, porque en realidad fue una confluencia de fuerzas para poder ganar una elección. Cuando vemos que un integrante del radicalismo (NdR: se refiere a Federico Storani que empezó a “despegarse”) que estuvo militando fuertemente por esta posición en la Convención del  Partido en Gualeguaychu y de pronto hoy se para en la vereda de enfrente para poder decir una cosa distinta, yo lo critico porque, con sus años de experiencia, pudo haberse dado cuenta que esto no era un coalición de gobierno. Con eso claro, no podríamos estar integrando Cambiemos como si fuera un  bloque único, como pasa en 9 de Julio. Acá los bloques han tenido su independencia pero el radicalismo no se ha comportado a la altura de las circunstancias a la hora de plantear disidencias.

                SE: No es socio, es dama de compañía… ¿coincidís?

                WB: Exactamente, meros observadores con poca participación. Sin ir más lejos recordemos las maratónicas sesiones que en mi gestión  hemos tenido en el HCD. Desde temas muy simples a otros más complejos, como el presupuesto y la rendición de cuentas, en sesiones que arrancaban a la noche y terminaban a la mañana siguiente, a muchas de las cuales yo he llevado medialunas para desayunar. Y de pronto hoy vemos que las sesiones duran entre 20/40 minutos y se cierran. La verdad que la “escribanía” que le criticamos al  gobierno del FpV a nivel legislativo, hoy el HCD de 9 de Julio se comporta de la misma manera. No hay oposición, no solo del radicalismo sino del resto. Pocos han levantado la voz e intentado algo diferente. Creo que esto no le hace bien al Municipio, porque en el disenso se gana mucho.

                SE: En este tiempo que dejaste la intendencia ¿hiciste alguna autocritica? Algunos sostienen que  has tenido algunas actitudes “napoleónicas”, sobre todo en los últimos años de la gestión.  ¿Hay alguna cosa que hoy decís “acá la pifié”?

                WB: Hemos tenido pifiadas como todo aquel que ejecuta. Y dentro de eso debo reconocer que por ejemplo los pedidos que me hacían de cambiar a algunos funcionarios de mi gabinete y yo no lo hice.  Tampoco le hice caso a aquellos que me pedían que me despegase  de determinadas figuras partidarias que no tienen buena imagen. A la larga, cuando uno ejerce el poder, se da cuenta que te vas aislando. Y uno va perdiendo la llegada con la gente. Le dedicaba muchas horas a la gestión y eso me restaba actividades con la gente. Si bien compartía con entidades, clubes, con escuelas, lo que faltaba era tiempo de discusión y planteo de temas en los barrios, por ejemplo. Desde eso hasta que nosotros no hemos tenido recursos para hacer obras y no podía salir a dar explicaciones a la gente. Si no hay dinero, como si lo hay en esta gestión que  mucho viene de afuera, y uno tiene que moverse con el recurso generado en el Partido de 9 de julio, uno tiene que hacer maravillas para poder ejecutar obras. Eso fue lo que nos pasó. He sido una persona que hablé con todo el mundo. Los empleados municipales pueden dar cuenta de ello. Siempre estuve disponible para hablar con quien sea. Y hoy muchos me siguen expresando esa accesibilidad para hablar conmigo que hoy no la tienen. Creo que eso ha sido una cosa buena para la gestión.

                SE: A dos años de haber dejado el gobierno, tenés  buena imagen, quizás la única que le permitiría competirle al intendente Barroso. ¿Esto te mueve de acá al futuro?

                WB: Si, por supuesto que me mueve porque la realidad es que hay cosas con las que no coincido como se están manejando no solo a nivel local sino a nivel provincial y nacional, y esto me moviliza a que el Partido se ponga de pie, que haga la autocrítica que tenga que hacer de cara su papel en Cambiemos y sí,  hay mucho radical disperso no sabiendo hoy donde poner el voto en las próximas elecciones. El afiliado está desorientado y no está conforme con lo que ha acompañado en la última elección. Y me hago cargo de los votos  que llevé para poder ser gobierno en la gestión actual. Hoy falta representatividad del radicalismo a nivel legislativo, y poder marcar los errores.  Hoy la UCR es un  apéndice del PRO. En Cambiemos hemos sido ninguneados. A mí, que me tocó sufrir el ninguneo de la gestión kirchnerista, creo que ahora repiten la misma receta, un poco más refinada, pero al final es la misma.

                SE: Algunos radicales dicen que de esta manera por lo menos están en el poder.

                WB: No se qué radical se puede sentir  en el poder estando con esta gente. Yo no me siento en el poder.

        SE: Dicen “es esto o estar afuera”.

        WB: Prefiero estar afuera y marcando las falencias que tiene este gobierno. No quiero ser cómplice de la entrega partidaria ni de la ruptura del Partido, pero tampoco estoy de acuerdo que es esto o la nada.

        SE: Ya se escucha a algunos radicales a nivel nacional con una suerte de autocrítica o arrepentimiento.

        WB: Yo creo que hay que hacer una autocrítica, pero no por hacerla, sino que sea el puntapié inicial para relanzar el partido.

        SE: ¿Crees que la presencia radical en la  lista de precandidatos de Cambiemos a nivel local representa al radicalismo?

                WB: No son los representantes de la mayoría del radicalismo.

        SE: Dame una cosa positiva y una negativa de la gestión Barroso.

        WB: Positiva, que tienen muchos recursos económicos. Y están haciendo algunas obras.  Le erran bastante respecto a la recolección de basura, la limpieza de la ciudad y  en Salud, que ya no es lo que era, ha dejado de brillar, hay prioridades distintas.  Por ejemplo, la vacunación de la gripe hecha en una sola sala me pareció un error garrafal, porque justamente la vacuna es una de las cosas que uno tiene que tener en cada lugar que haya un Centro de Salud. La oportunidad perdida es enfermedad segura. Cuando llega a la Sala tiene que estar la vacuna disponible para aplicarla.

       

La receta y el tratamiento

 

        Battistella tiene ganas de hablar. Se le nota. Se lo ve con actitud “batalladora” cosa que en el último tiempo de su mandato estaba ausente. El tiempo pone las cosas en su lugar y la distancia da perspectiva para un mejor análisis.  En un 9 de Julio “planchado” políticamente la vuelta a la cancha del ex Intendente va a despertar a muchos que hoy están “cómodos”.

        SE: ¿Te gustaría ser intendente nuevamente?

        WB: Las condiciones están dadas para poder volver a insistir con esto. Estamos evaluando…

        SE: Cuando te fuiste… ¿fué para no volver? ¿Estabas satisfecho políticamente?

        WB: Yo creo que cumplí una etapa. Cuando uno la cumple tiene que cerrar un capítulo, pero también es cierto que cuando uno ve que hay cosas que no se ejecutan…. creo que me hubiese gustado cumplir un ciclo más. Creo que la instancia de “impasse” viene bien, porque uno recompone fuerzas, volver a idealizar esto, volver a ponerse las pilas, juntar equipos para trabajar y estar en campaña.

        WB: ¿Silvestre estaría en tu equipo?

        WB: No…  está dentro del espacio de Cambiemos.