Uso y abuso

Niños sin discapacidad haciendo uso y abuso de los juegos en Plaza Italia (3)JUEGOS INTEGRADORES.

(Por Maximiliano Payne) 

Los juegos integradores fueron un gran acierto del gobierno de Battistella. Las plazas con este tipo de juegos, ayuda a la estimulación de los niños con alguna discapacidad motora. Lamentablemente, vemos diariamente el uso de este tipo de juegos por parte de todos los niños, sin tener en cuenta que estos juegos son de uso exclusivo para los que tengan algún tipo de discapacidad. 

 

El proyecto de las plazas integradoras viene creciendo desde hace algunos años, en base a las ideas de inclusión y accesibilidad, ya que se están construyendo en la provincia de Buenos Aires plazas pensadas para todos los niños, jóvenes y adultos, aquellos que tienen discapacidad como los que no la tienen. 9 de julio tiene algunas plazas y el parque con este tipo de juegos. La filosofía principal es que este espacio urbano esté diseñado para todos, eliminando las barreras del entorno, generando accesos adecuados, senderos con posibilidad de circulación para todos, juegos y mobiliario adaptado. 
Dentro de los ejemplos de cómo son los juegos en estos espacios, es necesario recordar que existen normas IRAM que certifican que los mismos garantizan la seguridad, lo cual conlleva a reducir al mínimo la posibilidad de golpes y caídas. Para que la plaza sea inclusiva deberá además, contar con un cartel indicativo con alfabeto en sistema braille para las personas con discapacidad visual. El pasto y la arena en abundancia son terrenos de difícil acceso, mientras que un piso de goma o tierra compactada es fácilmente transitable por personas en sillas de rueda o andadores y es más seguro para todos los niños. 
Es importante que el piso no presente desniveles ni escalones. Se recomienda generar senderos atractivos de un ancho aproximado de 1,5 metro que permita el tránsito de las personas con sillas de ruedas e incorporar señales texturadas, además de color para la estimulación visual. Es fundamental que existan juegos y espacios de acuerdo a las diversas etapas del desarrollo para los niños, no es lo mismo juegos pensados para niños de un año como para niños de ocho.
Una plaza inclusiva no sólo ayuda a los niños con discapacidad, es un beneficio para todos. Ayuda a crear una sociedad inclusiva, donde los niños, desde pequeños, aprenden a compartir los espacios con otros, sin prejuicios, en una verdadera interacción.

 

Una ley que integra

 

La Ley 24.314 (que en 1992 modificó la 22.431, sancionada y promulgada en 1981) establece “la prioridad de la supresión de barreras físicas en los ámbitos urbanos, arquitectónicos y del transporte que se realicen o en los existentes que remodelen o sustituyan en forma total o parcial sus elementos constitutivos, con el fin de lograr la accesibilidad para las personas con movilidad reducida”.
Además, la norma impulsa un Plan Nacional de Accesibilidad, promovido por la Comisión Nacional Asesora para la Integración de Personas Discapacitadas (CONADIS) a través del Consejo Federal de Discapacidad, “para trabajar en conjunto con las provincias y municipios de todo el territorio nacional y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires; convocando a organizaciones gubernamentales, organizaciones no gubernamentales de y para personas con discapacidad, profesionales, como así también usuarios y el conjunto de la comunidad”.
El objetivo es “un proceso de cambio con base comunitaria” y se trata de un marco estratégico para “suprimir barreras” y se equiparen las oportunidades.
La Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad indica, en su artículo 7, que “los Estados Partes tomarán todas las medidas necesarias para asegurar que todos los niños y las niñas con discapacidad gocen plenamente de todos los Derechos Humanos y libertades fundamentales en igualdad de condiciones con los demás niños y niñas.” En la ley argentina 26.378 se aprueba esa convención.