Extra entrevistó a Andrés Cirelli, integrante del moto club más grande del país

Una vida de Película.

 

Bragado, la copiosa lluvia del pasado sábado por la tarde acompaña por la ruta cinco a un equipo de Semanario Extra para realizarle una entrevista a Andrés Cirelli, sargento de armas del Moto Club más grande y respetado del país: “Los Tehuelches”.

Andrés nos recibe amablemente en una humilde casa, en la que cumple prisión domiciliaria con tobillera electrónica, en las afueras de Bragado. De entrada se nota que es un tipo frontal y sin vueltas. Va directo al grano.

La agrupación a la cual pertenece, participó del enfrentamiento en Luján el cual dejó en estado grave al mediático custodio Dani “La Muerte”, integrante de otra agrupación de motos.

 

“Los Tehuelches” es un grupo que, en su mayoría, lo integra gente con marcado sentido patriótico.

Este grupo toma su nombre de los indios Tehuelches, también conocidos como indios Patagones, grupos amerindios que habitaron la zona de la Patagonia y la región pampeana en América del Sur.

Con un fuerte sentido de lo nacional, los Tehuelches tienen subgrupos por todo el territorio nacional y comparten la pasión por las motos y no se caracterizan por una inclinación a lo delictivo. 

El “Tehuelches Moto Club”, se fundó a mediados de marzo de 1998 y la sede central se encuentra en la ciudad de Chivilcoy.

 

“Yo soy Sargento de armas” arranca diciendo Andrés, y aclara que “el Moto Club o MC, se maneja por escalas, está el presidente que es Leo Gatto, quien fue el que estuvo presente en el episodio de Luján donde ocurrió el enfrentamiento, de allí salió herido” relata Andrés.

Para desmitificar las bandas de motoqueros, Cirelli aclara que “No somos mafiosos o policías como se ha dicho, alguien dice algo y después se va distorsionando la información. Para nosotros la bandera argentina es lo más apasionante que tenemos en el mundo, los héroes de Malvinas, todo lo que sea Patria para nosotros es sagrado” aclaró.

 

También en referencia a la gente que integra el grupo, Andrés asegura que “en el grupo hay gente que puede y gente humilde, no interesa la cilindrada de la moto, interesa la pasión. Entonces si un compañero necesita pasaje o para comer se le paga. No todos pueden ir en moto. Por ejemplo ellos tienen capítulo (encuentros) en México, Córdoba, Mendoza, San Luis o en muchos lugares, es el MC más grande de Argentina” afirma.

 

SEMANARIO EXTRA: ¿Cuál es la característica principal de Los Tehuelches?

 

ANDRES CIRELLI: Donde vamos es todo familiar, nos gusta comer un asado, charlar con la gente, aprender de su cultura, saber de toda su historia.

 

Actualmente, Cirelliestá detenido con prisión domiciliaria y tobillera electrónica debido a que “Se me está acusando de algo que no tengo nada que ver, mi causa es robo calificado en poblado y en banda, tenencia de armas de guerra, resistencia a la autoridad, tenencia de arma civil, infracción y lesiones graves. Es todo mentira” asegura.

 

Se lo acusa de un robo en Bragado y de un tiroteo que se prolongó por aproximadamente 6 kilómetros en la ciudad de Chivilcoy, donde intervinieron 15 patrulleros y le pegaron 28 tiros a su vehículo, él recibió un tiro en la parte del omóplato. Por esa causa está detenido en este momento.

 

EXTRA le consultó si algo de lo que se lo acusa tenía que ver con el conocido hecho que sucedió en Luján, que fue de público conocimiento, por eso nos relata cómo fueron los sucesos de ese día:

“Unos compañeros del club venían de un encuentro, entonces pararon en la estación de servicio (el famoso TC de Luján) a comprar unas cosas. Cuando estaban nuestros compañeros ahí, comienzan a escuchar ruidos de motos y se encuentran con que otra agrupación con la que estábamos enfrentados se presentó en el lugar. No hay más que eso, se encontraron de pura casualidad” afirma contundente Andrés.

 

Su vida hoy

De viajar y disfrutar la libertad que le otorgaban las dos ruedas, a estar todo el tiempo en su casa, Andrés cuenta que “Mi vida…no te digo que es fácil, de hecho es bastante difícil. Una es que a pesar de que tengo antecedentes, la justicia tendría que ver si alguna vez fuí delincuente, eso no quiere decir que lo sea toda la vida, ni porque robaron cerca de donde vos vivís lo hiciste vos. Ósea en los robos anteriores sí fui yo el que hice, pagué como tiene que ser, pero ahora no soy el que hice el robo este, sin embargo me dejan preso por mis antecedentes. Entonces yo le pregunto a la justicia, ¿Cuando voy a ser libre yo? ¿Cómo me manejo si para cuando tenga el juicio el año que viene voy a llevar 5 años detenido? Amí me arruinaron la vida sin tener nada que ver. ¿Si ahora yo cuando vaya a juicio me dicen que soy libre de culpa y cargo de que me sirve a mí?Nadie va a compensar el encierro en tu casa por 5 años, más uno y medio en una cárcel” aseguraba Andrés. “Cuando vos perdés una familia, perdés todo. Porque lo que tenía cuando quedé detenido lo perdí, económica y sentimentalmente, entonces no hay compensación, me quitaron 5 años de mi vida” afirma.

 

Su emprendimiento

A pesar de que los  emprendimientos nunca fueron su fuerte, hoy por hoy colabora con los gastos hogareños y ayuda realizando la fabricación y venta de productos elaborados de panadería, ya que uno de sus múltiples oficios es el de maestro panadero, repostero y facturero.

 

 

Por último, y ya a punto de abandonar su casa, le preguntamos a Cirelli qué es lo que más extraña de cuando salía con el Moto Club. “Se extraña viajar, es tan lindo viajar en moto, yo tenía un 350 y viajábamos por todos lados, con Leo Gatto(presidente del MC) que tenía una Harley Davidson 1430, un montón de veces hemos viajado con él. Viajando te encontrás con cada cosa maravillosa… con las motos vos vas a las casas, conocés historias y además lugares maravillosos.  Somos un grupo apasionado por el motociclismo libre como tiene que ser, no tiene que venir nadie a quitarte tu sueño, hay que saber respetar desde el más chico al más grande” afirma.

 

Por último, Andrés desde la prisión domiciliaria, le dedicó unas palabras para la gente de Tehuelches: “Que esto siga así les digo a mis hermanos de tehuelches, a mi hermano del alma que es Leo Gatto le quiero decir que ojalá pronto encuentre su libertad” finaliza Andrés Cirelli.

 

Un abrazo y un hasta pronto, nos despedimos con la promesa de un próximo encuentro y volvimos a la lluviosa ruta cinco, la que transitamos cientos de veces en auto, pero por la cual el alma Tehuelche ahora es más vivible para nuestros ojos.