Una jornada a la defensiva

El torneo apertura de la Federación Bonaerense de YUDO se inició el domingo en el Club Atlético 9 de Julio.

De este modo se inicia uno de los torneos clasificatorios para el Campeonato Nacional de Apertura de ese deporte. Contó con la presencia de la presidenta de la Federación, Daniela Krukower quien es considerada la mejor judoca Argentina de todos los tiempos.

12885717_1676342332640095_313168546506059162_o

Además asistió la actual técnica de la campeona mundial Paula Pareto, Laura Martinel.
La actividad excedió con creces lo previsto a punto tal que desde la organización manifestaron su beneplácito por la presencia durante más de una hora y media, del itnendente Mariano Barroso. Allí entregó una copia del decreto que la declaró Huésped de Honor a la judoca argentina Daniela Krukower.

Cerrando el acto de apertura del evento hicieron uso de la palabra el Presidente de la Institución Hernán Bono, luego la Secretaria de Cultura, Deportes y Educación Profesora Julia Cereigido y cerró la Presidente de la Federación antes mencionada Daniela Krukower. “La actividad se está desarrollando bastante bien. Y tenemos el apoyo del Ente Nacional de Alto Rendimiento (ENAR) por lo que estamos trabajando con más respiro”, manifestó.

Por otra parte aseguró que trabajan para repetir su título mundial en las nuevas generaciones. “Queremos desarrollar nuevos talentos como también hacer crecer a los que ya vienen avanzando como Pablo Pareto. Queremos llegar a los mejores podios del mundo”, remarcó.

Hacia la excelencia

Krukower, argentina, desarrolló primeramente su actividad en Israel, país en donde remarcó ciertas diferencias de ese deporte con el nuestro. “Allí hay muchísimos participantes, se desarrolló mucho y se toma en forma muy profesional y están a la vanguardia de los entrenamientos europeos. Estoy tratando de llevar el judo argentino a los mismos niveles. Esa es la misión que estoy tratando de desarrollar acá”, aseguró.

También remarcó las ventajas del deporte. “El judo te otorga no solo condiciones físicas de entrenamiento y competencia sino una autoestima y una tolerancia que te permite lidiar con problemas y obstáculos en una forma muy diferente, en sintonía con la filosofía oriental y, además sirve mucho, tiene todo los aspectos benéficos para la defensa personal.

Por último remarcó que su objetivo y trabajo como seleccionadora nacional es la búsqueda “constante” de talentos y luchadores por el resto de la Provincia. El próximo objetivo está puesto con los juniors a Europa, en una gira que se extenderá por dos semanas, donde se realizarán campeonatos mundiales en Grecia (Atneas) y en Italia (Ignano). “El judo es un deporte de combate y para mejorar necesitamos de otros competidores por lo que tenemos la necesidad de viajar a competir con gente que es mejor. A nivel juniors estamos igualados con el mundo, pero algo nos está fallando cuando los chicos suben de nivel a los seniors. Y es justamente allí donde debemos hacer hincapié”, resumió.

LA NUEVA ACTIVIDAD

La Escuela de Judo funciona en la sede social, en la planta alta, donde ya ha sido instalado el tatami de 64 metros cuadrados de superficie, contando con todas las comodidades para que la actividad sea placentera.

Las clases son para ambos sexos, los lunes, martes y jueves a partir de los 12 años de edad y sin límites máximos, en el horario de 20 y 30 a 22 y 30 horas, horario de verano. La actividad es supervisada por la Federación de Judo de la Provincia a través del Instructor Walter Núñez, quien vendrá a inspeccionar y a dar clases una vez por mes.

Para cualquier información los interesados pueden consultar en Secretaría, de 9 a 18 horas o a los teléfonos celulares de los Instructores: al 403863, de Candia o al 469640, de González.

LOS COMIENZOS DEL JUDO EN EL CLUB

En el año 1969 se amplían las posibilidades para los asociados: por iniciativa de Victorio Varzilio, activo dirigente de la entidad, desde el mes de febrero se incorpora una nueva actividad, el Judo, contratando para dirigirlo al Profesor Teodoro Guardia, desarrollando sus tareas en la Sede Social, instalada entonces en el edificio frente a la plaza Belgrano, donde hoy funciona el ISETA; al año siguiente y dado el interés que despertaba la nueva actividad, que ya contaba con 63 participantes, se le asigna un lugar exclusivo: la sede contaba con planta baja y planta alta y en ésta, había un entre piso, que ocupaba todo el frente por 10 metros de fondo, con ventanales a la plaza; allí se desarrolla el nuevo deporte, a cuyo efecto se instala un “tatami” de 3 ms por 6 ms y aparatos para gimnasia, para contar con mayores posibilidades de entrenamiento.

En 1973 pasa a dirigir el Profesor Alejandro Demidowich y para fomentar la competencia organizada, se crea la Asociación Regional Oeste de Yudo, con entidades de la zona, organizando certámenes periódicamente, donde se destacan nuestros representantes.

Tuvo variadas alternativas el Judo en la historia del Club, con períodos de auge y otros de decadencia, dependiendo siempre de la existencia de dirigentes que lo sostuvieran.

Por eso faltó durante muchos años, hasta que en el año 2014, se presentan Ricardo González y Roberto Candia, directores de un grupo que practicaba Judo en la ciudad, en forma independiente, manifestando su interés en integrarse al Club, con los elementos que contaban y con las personas que lo practicaban, obteniendo una respuesta afirmativa de la C.D. y así retorna la actividad a la entidad, esperando que sea definitiva.

El judo o yudo (del japonés 柔道, じゅうどう, jūdō, pronunciado en español [‘ʝu.ðo]) es un arte marcial y deporte de combate de origen japonés.

El término japonés puede traducirse como «el camino a la flexibilidad». Este arte marcial fue creado por el maestro Jigoro Kanō en 1882. El maestro Kano recopiló la esencia técnica y táctica de dos de las antiguas escuelas de combate cuerpo a cuerpo japonés o jujitsu, estas fueron la Tenjin Shin’yō-ryū, y la Kitō-ryū, que se basaban en la lucha cuerpo a cuerpo y que eran practicadas por los guerreros medievales en armadura osamurái en el campo de batalla, hasta el inicio del siglo XIX en el Japón. Logrando reunirlas en una sola; el Judo; dentro de su escuela, el Kodokan.

Actualmente el Judo se ha convertido en un deporte de combate olímpico más y se ha ido especializando en los lanzamientos, las sumisiones, y las estrangulaciones; dejando a un lado los golpes, los desarmes, varias luxaciones articulares, el uso de los puntos de presión y los métodos de reanimación, para hacerse más competitivo en su faceta deportiva. El Judo es uno de los cuatro estilos principales de lucha deportiva más practicados hoy en día en todo el mundo, junto con la lucha libre olímpica, el jiu-jitsu brasileño y la lucha rusa o sambo. Los practicantes de este arte son denominados «judocas».

La UNESCO declaró el judo como el mejor deporte inicial formativo para niños y jóvenes de 4 a 21 años, ya que permite una educación física integral, potenciando, por medio del conocimiento de este deporte, todas sus posibilidades psicomotrices (ubicación espacial, perspectiva, ambidextrismo, lateralidad, lanzar, tirar, empujar, arrastrarse, saltar, rodar, caer, coordinación conjunta e independiente de ambas manos y pies, etcétera) y de relación con las demás personas, haciendo uso del juego y la lucha como elemento integrador-dinamizador e introduciendo la iniciación técnico- táctico deportiva de forma adaptada; además de buscar un acondicionamiento físico general, idóneo. Asimismo el COI (Comité Olímpico Internacional) lo considera el deporte más completo y que promueve valores como la amistad, la participación, el respeto y el esfuerzo por mejorar, a similitud de la natación, y la gimnasia artística.

Beneficios de la práctica del judo

Esta disciplina enfocada como deporte para todos pretende no tanto ensalzar el deporte de alta competición como animar al mayor número posible de personas a practicar con regularidad una actividad física o un deportede tiempo libre. Para los más jóvenes, que representa el 70 por ciento de todos los practicantes, la iniciación al judo, de carácter lúdico, es una forma de descubrir su cuerpo y de preparación a una verdadera práctica deportiva. De adolescentes su práctica será más técnica y de descubrimiento de los aspectos culturales. De adulto, el judoca podrá seguir la práctica tradicional, especie de deporte de equilibrio físico y mental o arte de vivir: el judo es un deporte que equilibra psíquica y mentalmente. En la tercera edad, con la condición de establecer algunas precauciones elementales, podrán seguir el estudio del judo a su ritmo, sustituyendo cada vez más la fuerza muscular por la armonía en el gesto.

El judo es un deporte en el que se ve involucrado todo el cuerpo y cuya intensidad y demanda cardiovascular pueden ser modulados perfectamente por el deportista. Combina perfectamente la fuerza, la táctica de combate y la técnica, con lo que se produce un desarrollo integral de la persona. En él hay que combinar una buena preparación física tanto de tipo anaeróbico como aeróbico, ya que a las acciones explosivas y de gran velocidad hay que añadir una gran resistencia para aguantar la duración de un combate.

Para su práctica, además se requiere una preparación física de base mínima que se mejora a medida que se aprende la técnica y es necesario llevar de forma paralela una preparación física general, que nos prepare para afrontar bien los esfuerzos. Como cualquier disciplina deportiva, exige un calentamiento previo para evitar las lesiones. También es conveniente realizar un programa de estiramientos musculares para poner al músculo en las condiciones idóneas antes de la sesión y para descargar la tensión muscular producto del entrenamiento.

El judo es un deporte que sigue una progresión en el aprendizaje de las técnicas que facilita su asimilación y evita accidentes. Lo primero que se enseña es a caer, y a partir de ahí comienzan a realizarse el resto de las técnicas. Es necesario contar con el material deportivo adecuado: básicamente kimono o judogi, y la superficie sobre la que se practica: el tatami. El judogi está compuesto por una chaqueta y un pantalón, además del cinturón, que son de un tejido de algodón resistente para permitir los agarres, y el tatami es una superficie que, sin ser demasiado blanda, impide que se produzcan daños en las caídas. Al ser un deporte que se practica descalzo, hay que ser muy escrupuloso en la higiene de los pies para evitar contagios y también cortes, por lo que se recomienda el uso de zapatillas para caminar siempre que se esté fuera del tatami.

Salvo en contadas excepciones como enfermedades graves que afecten al aparato locomotor (como la osteoporosis), este deporte lo puede practicar cualquier persona con las limitaciones propias de cada individuo. Además, hay que tener en cuenta que el judo no siempre es combate: también se pueden practicar en forma de Kata, que es la ejecución de las técnicas a modo de demostración, y que exigen menos esfuerzo físico al practicante.

Es muy importante notar que, el Judo sentó las bases metodológicas y el sistema de grados kyu-dan para lasartes marciales modernas japonesas, como el karate Do y el aikido tanto en sus objetivos como en sus métodos de enseñanza.
– See more at: http://semanarioextra.com.ar/portal/2016/03/24/una-jornada-a-la-defensiva/#sthash.veXMcutn.dpuf