Tucumán, el jardín de la república

(Por Patricia Gorza)

Sarmiento impactado por su exuberante vegetación la bautizó como ¨El Jardín de la República¨. Es la  provincia más pequeña en territorio del país y sin embargo  porta el orgullo de ser la más grande de la historia, ¨La cuna de la  Independencia¨. Lugar donde desfilaron aquellos grandes patriotas que soñaron con una Argentina libre y soberana.

Para los que llegamos de afuera, caminar las calles de San Miguel de Tucumán es embriagarse de historia y colores que rebosan los sentidos. El verde de las palmas, los naranjos callejeros, jazmines, nardos, glicinas y ceibos que se mezclan formando un mosaico armónico de colores y aromas que causaría la envidia de los más prestigiosos paisajistas del mundo.

Tucumán es Tafí del Valle, con sus sierras de verde intenso donde el jardín se hace selva y el aire refresca y se perfuma, donde el río se vuelve serpenteante y murmura los secretos de los diaguitas que lo llamaban ¨pueblo de entrada espléndida¨. Es Amaicha del  Valle con sus carnavales y sus coloridas e inigualables celebraciones en homenaje a la Pachamama donde miles de personas se reúnen cada año a cantar bagualas, compartir masas, dulces, flores y albahaca, bailar y jugar con agua, harina y serpentinas.  También  es rebeldía, esa que aún es visible en las Ruinas de los Quilmes, ejemplo de lucha y resistencia  y defensa de la libertad.

La recorrida por el interior productivo de Tucumán nos muestra una provincia pujante que la convierte en la de mayor capacidad productiva del Norte Argentino. La producción de caña de azúcar y su posterior industrialización, representa uno de los rubros de mayor importancia económica. El 60% del azúcar nacional se produce en Tucumán.

La producción de cítricos es otro de los platos fuertes, con 140 mil hectáreas cultivadas y una producción que supera los 3 millones de toneladas. Tucumán es la principal productora mundial de limones con destino al mercado externo tanto fresco como procesado con una producción anual de 1,5 millones de toneladas. Esta actividad genera empleo para unos 50.000 tucumanos y representa el 50% de las exportaciones de la provincia.

Pero como los argentinos somos asado antes que nada, entre limones, azúcar y la mezcla de sensaciones que provoca lo imponente de la naturaleza más la diversidad histórica llegamos a Tucumán para conocer a Carlos, un productor ganadero que pasa sus mañanas en la carnicería de su propiedad donde se nutre de la charla con sus clientes lo que lo hace valorizar la cadena cárnica en su totalidad.