Tras la marcha por la vida

Torrado Mosconi animó a seguir defendiendo la vida “aunque parezca que somos David contra Goliat”

Nueve de Julio: Luego de la multitudinaria movilización que se realizó en diferentes puntos del país este sábado, el obispo de Nueve de Julio, Monseñor Ariel Torrado Mosconi, animó a los fieles a continuar defendiendo la vida a pesar de la desigualdad entre las partes. “En esta lucha en defensa por los más vulnerables, podemos sentirnos como David frente a Goliat, muy pequeños frente a un gigante que parece invencible. Sin embargo, debemos confiar en Dios y saber que nos fortalece y sostiene para que juntos podamos cuidar la vida del niño por Nacer”, aseguró.

Por otra parte criticó la escasa repercusión mediática en los medios nacionales  y el sesgo ideológico, con que en otros casos, se manejó la información. “Lamentablemente los grandes medios de comunicación han silenciado la expresión celeste y blanca de miles de  argentinos que velan por cuidar la vida”.

Asimismo remarcó que “la vida que viene, lejos de ser una amenaza, siempre es una oportunidad para crear un mundo más humano y más bello” y convocó a los fieles a celebrarla este lunes 25 de mayo, Día del Niño por Nacer (fecha en que los católicos conmemoran la Anunciación del Señor).

La Marcha por la Vida de este sábado reunió a más de 2 millones de personas en todo el país que se manifestaron pacíficamente en defensa de la vida del niño por nacer y de la madre, luego del debate ocurrido en 2018 en el Congreso de la Nación donde fue rechazada la legalización del aborto.

Fue convocada por la organización internacional Marcha por la Vida y contó con la adhesión de la Conferencia Episcopal, la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas y numerosas ONGs llamadas pro-vida. 

Según el comité organizador sólo en Buenos Aires se manifestaron unas 300 mil personas. Con banderas argentinas y la consigna principal de “salvar las dos vidas” y cuidar “los derechos del niño”, caminaron sobre la avenida Sarmiento, pasaron por Libertador hasta llegar a Figueroa Alcorta. Eran más de 30 cuadras que, desde las alturas, dejaron atrás su color tradicional gris cemento para teñirse de celeste.

A ellas se suman más de 2 millones 500 mil personas repartidas en 210 ciudades del país como Tucumán, Córdoba, Paraná (Entre Ríos), San Luis, Catamarca, Rosario, Reconquista (Santa Fe), La Rioja, Santa Rosa (La Pampa) y Salta, entre otras.