Tiró la casa por la ventana

DSC08384“Los naranjos multiespacio” celebró sus dos años de vida.

La tímida iniciativa que comenzó con Mariano Gallo y Julieta Scalise cumplió el fin de semana dos años y convocó a multitudes. Hace dos años hablar de un multiespacio en la ciudad era tan abstracto como novedoso. Pero sus dos emprendedores supieron darle la impronta necesaria y suficiente para hacer de este lugar un espacio acogedor y múltiple donde conviven las diferentes manifestaciones artísticas, la música, los productos artesanales, los talleres y cursos. Y mucho más.

La ciudad fue a Los Naranjos siempre pero, para festejar su segundo aniversario de existencia, esta vez decidió el multiespacio salir a la calle. Y lo hizo, armando un enorme escenario, al que se sumaron las luces, mesas y sillas que eran amuralladas por exposiciones de artesanos, números musicales y casi 300 personas que fueron alternándose desde las cinco de la tarde hasta la media noche. “Vino mucha gente nueva, que no conocía el lugar. Entraban y quedaban sorprendidos por lo que era, porque lo habían sentido nombrar pero no lo conocían. Se llevaron una grata sorpresa. Y me decían que les gustaba mucho el lugar”, aseguró entusiasta Mariano.

La tarde transcurrió amenizada por varios músicos que subieron al escenario como Nicolás Choy (acompañado por su hermano baterista de apenas diez años), Fernando Pisano y Florencia Caputo, el juninense Juan Pastorino , Martín Hernández y cerró con el grupo folklórico “Canto 2”, conformado por folklore, Jorge Ortega y el Negro Ibarra. “Además tuvimos radio en vivo con Juan Jara, y todo lo que decíamos salía a la calle. Aprovechamos para hacer reportajes a los artistas, a los músicos, a los artesanos que se pusieron muy contentos porque vendían y contaban las cosas que hacían”, resaltó Mariano.

Durante toda la jornada la gente pudo disfrutar de un buen servicio de cantina y de la cerveza artesanal Kaleff (industria cien porciento quiroguense) y que llegó a Los Naranjos de la mano de Fernando Real.

¿Pero cómo surgió esta cuestión de un multiespacio en la ciudad que es más propio de San Telmo que de una ciudad del interior? Mariano recuerda que “nació por una idea que venía analizando de un café literario pero me atraía mas la idea de café concert. La propuesta inicial era en una casona vieja reciclada, y comenzar con libros, con café para que la gente venga a leer. Que sea un lugar tranqui, lejos del centro y a su vez no tan lejos. Gente que quiere estar leyendo y escuchando buena música”.

Pronto las buenas respuestas hicieron que fueran agregando otros rubros: regalería, exposiciones de diseñadores industriales, talleres para chicos, exposiciones de pinturas y de fotos, cursos de crochet, batik y reciclado, talleres de fotografía y de video, y un largo etcètera. Llegó también el turno de la Vinoteca, que cambió hoy a la venta de cervezas artesanales de distintas partes del país como Chubut , de Tucumán, de Junín y la última que implementaron Barbarroja, de Escobar. Y, por supuesto, las que se producen también aquí.

Así, en apenas dos años de Café concert se convirtió en un verdadero centro cultural donde la calidez y la apertura de sus anfitriones se palpa apenas se cruza el portón de ingreso. El secreto está, sin lugar a dudas, en la apertura y así lo aseguró a EXTRA , Mariano: “Lo que tenemos nosotros es que aceptamos todo, estamos abiertos a que vengan y muestren, aquí tienen su lugar. Siempre estamos abiertos a realizar nuevos eventos. La misma gente nos va pidiendo. Como paso con la gastronomía. Nos pedían cosas para comer. Comenzamos con picadas y cerveza artesanales. Pero nos empezaron a pedir pizzas, tostados, etc. Entonces agregamos mas comidas al menú. Lo mismo paso con los espectáculos musicales”.

También reconoce que falta mucho pero en este balance de hacer y de lo que falta tiene algunas satisfacciones. “Siempre estamos haciendo cosas para que venga la gente. Lo que pasa es que al ser un lugar tan distinto a lo que está acostumbrado Nueve de Julio cuesta trabajo. No es que pusimos un restaurant. Aca comés entre medio de los regalos, la ropa, entre una estantería de cerveza artesanal, o rodeado de una exposición de cuadros, la gente no está acostumbrada a eso. Pero tenemos nuestro objetivo cumplido en un 70%”, manifesta con orgullo.

También recordó las ultimas innovaciones como las comidas temáticas como los tacos o las Noches de panninis, o los Jueves Sólo para Mujeres. “Una va tratando de hacer cosas nuevas y tratando de acostumbrarse al pueblo, de tratar de atraerlo”, asegura Mariano que es diseñador gráfico junto a su esposa Julieta y que también en Los Naranjos tienen ubicado su estudio de diseño donde hacen desde ploteos hasta estampas de remeras.

Los Naranjos salió a la calle y se hizo escuchar. Abierto a todo y a todos, transcurriendo sus primeros días hacia su tercer aniversario, con un sinnúmero de proyectos y de entusiasmo. “Queremos seguir con los eventos, los talleres y cursos, la música, la gastronomía temática. Uno de los proyectos es invitar a chef para cederles la cocina una noche y que preparen lo que ellos quieren. Después seguir con el café concert, música y comida en vivo. Ahora estamos por cerrar con unos chicos de Chivilcoy que hacen tango fusión”, enumera, incansable, Mariano que, no pierde la oportunidad para invitar a todo el mundo. “Este un lugar agradable y no se van a arrepentir”, garantiza.