Siempre listo…

DSC00151
Comandante Néstor Márquez

Jefe de Bomberos, Comandante Néstor Márquez.  Por Sandra Sueldo (*). -Una vez leí una frase que decía algo así como… “todos los hombres fueron creados iguales, más tarde unos pocos se convierten en bomberos” y creo que es que más se amoldara para describir en estas líneas a la persona entrevistada.

Esta semana, el Comandante General Néstor Israel Márquez,  cumplió cuatro décadas al servicio de la Asociación de Bomberos Voluntarios de 9 de Julio. Con apenas 16 años entro a esta fuerza y desde hace 23 que es el Jefe del Cuerpo Activo.

Desde entonces y con el permanente apoyo de la comunidad nuevejuliense, se puso la institución al hombro para brindarle un gran crecimiento no sólo en cuanto a lo edilicio e instrumental, sino también para que sus hombres tengan en alto los valores de ser un bombero.

LOS COMIENZOS

Ya a muy corta edad Néstor tuvo en sus venas ese entusiasmo por salvar vidas. Sus ganas de inscribirse se encendieron cuando vio actuar a los bomberos en un recordado incendio en los galpones de Sociedad Rural.

Fue así como un  6 de mayo de 1975 y ya incorporado al Cuerpo vio su sueño cumplido. Asimismo y por esa memoria prodigiosa Marquez recuerda que su primer incendio fue en la casa de la Familia Margasín. “Alli subi por primera vez al autobomba”.

SE ES FAMILIA

Sin lugar a dudas el pilar de cualquier persona es la familia y, por suerte el comandante no fue la excepción. “Mi entorno nunca estuvo ausente. Cada uno de ellos me acompañó. Lo hizo mi madre, mi padre, mi esposa e hijos”.

Al tiempo que remarcó que “al bombero no sólo hay que darle una orden para que  la cumpla, sino también estar al lado de él cuando en su vida privada no está pasando por un buen momento”.

SU MAYOR LOGRO

Seguramente han sido muchos los aciertos que este hombre del fuego a transcurrid a lo largo de su carrera. Tal vez el que le dio su gran satisfacción fue “la de haber podido servir a la comunidad durante todo este tiempo, a lo que agrego el respeto y la solidaridad hacia el prójimo”.

Finalmente expresa no sentirse cansado y por más que dentro de unos cuantos años llegara su retiro. “Los muchachos me piden que no me vaya, yo les digo que la responsabilidad quedará en ellos”.