ROSQUEANDO EN EL 9

(Por Juan Manuel Jara)

Las elecciones de medio término ya se empiezan a jugar en la escena local. A menos de un mes del cierre de listas, el “rosqueo” es el ritmo que desplazó al reggaetón.  

 

 

Se largo el año electoral y el tablero de la política ya comenzó a sacudirse. De a poco se ven las primeras jugadas. Falta poco menos de un mes para la fecha de presentación de listas y a nivel local cada espacio está moviendo sus fichas. Muchos aun expectantes de lo que ocurra a nivel nacional para así poder determinar la estrategia en el pago chico.

         Pero todos saben que esta elección de medio término es una oportunidad para no dejar pasar: algunos para mantener, otros para ganar y algunos para no perder. Hagamos un recorrido. Que suene la música y…a rosquear!!!

 

Juntos a la par

 

         El sol, ausente sin aviso, del 25 de mayo trajo el lanzamiento ya oficial del acuerdo político-electoral entre Sergio Massa y Margarita Stolbizer. Esto aclaró un poco más el panorama a nivel local. El  GEN, de Marianela López,  ya venía teniendo acercamientos con uno de los dos sectores de Frente Renovador, en este caso, el que comanda Claudio Lovisolo.

         Los de Massa presentan dos vertientes: la ya mencionada de Lovisolo, y el espacio que encabeza Patricia Gorza. Ambas líneas se debaten por ser el referente local de este espacio político.

          Pero lo que ocurrió hace poco más de un mes fue una clara demostración de cuál de esas líneas está en las preferencias del caudillo tigrense. En una sorpresiva e inesperada visita de Massa a 9 de Julio, el celular que sonó fue el de Lovisolo y la voz del flamante socio de Stolbizer lo encaminó a hacer un encuentro público en Torremolinos con él y con Marianela López. Y así fue. Y allí estuvieron los tres. Más claro echale agua.

         Ese gesto dejó huella y fue una clara señal para adentro y para afuera. Ahora el FR local tiene poco menos de un mes para acomodar sus filas/lista o, en su defecto, será el dedo de Sergio Massa el que unja a su representante por estos lares.

         También se habla de un tercero en discordia en el FR. Un viejo conocido de las lides políticas que estaría con intenciones de volver y sumarse a la contienda: Luis Moos. Aunque el tiempo no estaría de su lado y son varios los que ven en esto un nuevo amague de este dirigente que, como algunos opinan “seguramente, una vez más, quedará en eso”.

 

Decídete: ¿CFK o FR?

 

         El PJ también tiene sus cuestiones domésticas que atender, las mismas que acarrea desde hace varios años. Todo parece indicar que para estas elecciones una vez más la unidad del Justicialismo tendrá que esperar en el fondo del listado de prioridades de quienes lo dirigen. Y una vez más, tal como pasó, en los últimos diez años, serán varias las facciones que irán a internas.

          Paradójico el caso de este espacio que, por un lado, propios y extraños coinciden en afirmar que si se uniese sería casi un trámite que el Municipio vuelva a ser Justicialista. Pero a su vez, esos mismos saben (y lo hacen saber)que con  Horacio Delgado al frente, eso no va a ser posible.  A pesar de los continuos traspiés electorales de los últimos 5/7 años, aun sigue siendo la figura máxima de este espacio, dentro del Partido de 9 de Julio, claro. Cintura magistral estilo Messi, generosidades de la política, habilidades desconocidas, vaya uno a saber como hace.

          Lo cierto es que todo parece indicar que este año, nuevamente el Peronismo irá a internas. Veamos el mapa del PJ: hoy hay dos corrientes, los randazzistas y los kirchneristas. Si bien algunas fuentes consultadas confirmaron que, al cierre de esta edición, a nivel provincial se sucedían reuniones en pos de una difícil unidad, hoy en día en 9 de Julio están las líneas de Roberto Cambello (Randazzo), la de Miguel Buldain (CFK) y, según pudo saberse de fuentes internas del PJ, habría otras dos líneas, una pro-Randazzo y otra pro-CFK, ambas de…Horacio Delgado…. ¡Aplausos por favor!!!

         Pero, cuando parecía que todo iba a ser como los años anteriores, un Grillo dijo “¡basta para mí!” y despertó a todos de sus cómodas modorras.

 

Puso el Grillo en el Cielo

 

         Para la mayoría de los mortales, llamativo fue el anuncio del alejamiento de Guillermo Rodríguez del bloque que lo tuvo durante años como ariete principal a la hora de salir a discutir, confrontar, debatir. Fue la voz, siempre respetuosa, por cierto, de oposición de acuerdo a los designios de su bloque y Partido. Pero algo se rompió allí. Y las evidentes diferencias con Delgado decantaron en esta decisión. Rodríguez dice que fueron cuestiones varias. Nosotros podemos marcar algunas: desde un largo reclamo por un lugar de mayor protagonismo y peso en la estructura del partido y del bloque, cosa que tuvo su respuesta interna con el nombramiento de Martin Banchero como jefe de bancada.  Y, por otro lado, según se comentaba por los pasillos de la política local, que habría habido una diferencia con el mismo Delgado por una cuestión personal que terminó por lacerar una relación de años.

         Fuera un tema o la suma de varios, lo cierto es que el Grillo dio el salto. Dejó el PJ-FpV para formar, en principio, una agrupación vecinal y generando un bloque unipersonal dentro del HCD. Y acá surge el dilema una vez más: ¿la banca es de la persona o del espacio político que la ganó? Por supuesto, en estos casos, cada cual la acomoda a su manera. No es fácil soltar ni perder una banca, menos en la previa de una elección.

         Pero la pregunta ahora es: ¿con quién va a jugar Grillo Rodríguez? Entrevistado, dijo que “tiene gente que quiere sumarse” pero no dio nombres y que el suyo será un espacio para “escuchar la demanda de los vecinos”. Todo muy lindo, por cierto. Pero los rumores y las fuentes (no precisamente las que tiran agua) hablan. Y una de ellas nos aseguró que hace poco más de un mes Rodríguez se juntó con Massa en Junín. Consultado sobre esto en un reportaje en el programa UN PLAN PERFECTO (FM Forty 106.9) lo desmintió haciendo gala de sus impecables aptitudes pugilísticas, exhibiendo un notable juego de cintura al mejor estilo del escurridizo púgil británico Naseem Hamed en los años 90. Indudablemente, el grillo esconde bien sus cartas.

         El desafío que tiene por delante es empinado: como generar confianza pasando de defender acérrimamente un discurso K a otro de un tono diferente. No nos sorprendamos, tampoco caerle por eso. No sería el primero ni sería el último. Sabemos que en la política de hoy las ideas son maleables, los partidos se unen en acuerdos de conveniencia temporal con fecha de vencimiento y donde la célebre frase de Groucho Marx “Estos son mis principios. Si no le gustan, tengo otros” luce cada vez más actual que nunca. Pero paciencia, el tiempo acomoda todo.

 

Macri-monio por conveniencia

 

         El Pro y la UCR conviven desde hace casi año y medio. Unos gobiernan, los otros…bueno, hacen lo que pueden y, a veces, lo que les dejan.  En este fin de semana comenzará el conclave local entre ambos espacios para definir un acuerdo y evitar, a toda costa, unas internas que no favorecerían a ninguno, pero menos a la UCR. Así que, con la venia de las más altas esferas de mantener la sana convivencia deberán sentarse y acomodar los lugares de cada uno en las listas y seguir adelante por lo menos hasta el 2018. Los roles están asignados de antemano: uno cocina; el otro, lava, plancha y trapea.

         Ambos espacios tienen también la mira puesta en las elecciones a intendente del 2018. Los radicales tratando de generar una figura que surja con la fuerza de poder hacer frente a sus, por ahora, “socios” en unas eventuales internas. Tarea difícil, por ahora. Walter Battisttella sueña con ansias volver a ocupar el cargo que ejerció durante diez años, aunque internamente algunos propios lo miran de reojo y ahora le pasan factura por ciertas actitudes un poco, digamos “napoleónicas” que habría tenido en los últimos dos años de su gestión. Ignacio Palacios quiere ser el recambio radical, pero algunos de adentro del Comité dudan de su llegada a la gente y su carisma político, mas allá de los esfuerzos que Nacho pone en sumarse a los tics (insoportables y poco interesantes) de la fría política online y de redes sociales, con proliferación de selfies y twiteos anunciando que está con tal funcionario o de reunión en tal otro lado. Papelera de reciclaje: eliminar.

         ¿Y el PRO? Con la tranquilidad de quien tiene por ahora el sartén por el “mango”. Una gestión aséptica, casi incolora e inodora, quizás como un gerenciamiento algo distante y frío en su relación con la Comunidad, que se sustenta en obras (la mayoría bienvenidas y largamente esperadas) algunas en ejecución otras en veremos, y con las arcas municipales llenas. Por ahora tienen la pelota, los arcos, las camisetas, eligen quienes juegan en su equipo y en el de enfrente, y además regentean la cancha.

 

         Y para cerrar este “update” de cómo está el tablero de la política local a 23 días del cierre de listas, hay un tema con el que todos los espacios deben lidiar por igual: la regla del “uno y una”, esa medida arbitraria y tribunera (porque no importa la idoneidad ni la aptitud, solo el cupo de género) que los obliga a que en cada lista alternen varones y mujeres. Algunos espacios deberán sacar candidatas de donde sea. Por todo lo dicho está claro que el “rosqueo”  es el ritmo que la está rompiendo entre los políticos. Ya un clásico, sin dudas.