¿Qué pasa con la canasta escolar?

AUMENTOS DEL 30, DEL 16 O DEL 8%

En los umbrales del comienzo lectivo, los padres se vuelcan a comprar los productos de la canasta escolar. Pero los números desconciertan, más aún cuando las cifras no coinciden. Por un lado se encuentra el gobierno nacional que lanzó una canasta básica de 53 productos con un aumento del 8%, mientras que algunas consultoras privadas aseguran que el incremento trepó hasta el 30% respecto del año anterior. En el medio se encuentran muchos libreros porteños que aseguran que, en promedio, la canasta aumento en un 16%. ¿Quiénes tienen la razón?

DSC01779

Consultadas algunas librerías de Nueve de Julio que aseguran que los incrementos no son uniformes y dependen de los tipos de productos. Algunos de ellos, especialmente las mochilas y las cartucheras, son las que sufrieron mayores aumentos respecto al año anterior.

La Librería Tupac, por ejemplo, coincide en que muchos de los productos treparon entre un 25 y 30% de aumento . “Las mochilas aumentaron un 40% y otras cosas un 25. Las mochilas, de muy buena calidad, van desde un piso de $160 pesos. Después hay mucho más económicas pero la calidad es totalmente distinta y hoy la gente busca mucha calidad. Por supuesto que dentro de la calidad buscan precio pero no van a las muy baratas porque saben que a mitad de año luego tienen que reponerlas”, aseguró su dueño, Jorge Schinetti.

La búsqueda de calidad también apunta en los consumidores a otros productos como los lápices y las hojas. “Siempre buscan hojas bien gruesas y lápices de colores de las mejores calidades como Faber Castell”, agrega Schinetti.

“Nuestros clientes no se quejan de los precios_aseguran desde Patolandia -. Por ejemplo, con las mochilas buscan calidad: las miran bien y se aseguran de que sean fuertes y que duren todo el año. No van a lo barato. Uno les aconseja que lo barato no es lo de mejor calidad. Hoy los padres buscan calidad y durabilidad”, recalcó Asensio.

Desde Patolandia coinciden en este aspecto aunque los incrementos más fuertes los sintieron en las cartucheras. “Allí sí que hubieron aumentos de alrededor del 30%”, explicó su propietaria, Noelia Asensio. En cuanto a los demás útiles escolares, las porcentajes fueron dispares. Algunos treparon entre un 10 y 15 %.

Las dos librerías consultadas por EXTRA aseguran que no notaron grandes restricciones en el comportamiento de los consumidores. Pero que todo depende de la edad de los chicos.

Por ejemplo, los adolescentes que van al secundario son los que menos consumen. “Los chicos que van al secundario son los que menos artículos de librería utilizan. A lo suma buscan carpetas, hojas y alguna lapicera y algún resaltador”, coinciden Desde Tupac y Patolandia.

Mientras que el espectro de niños que está en el medio, muchos apelan “al reciclaje” o a la restauración de útiles del año anterior. “La mitad de los chicos que ya van a tercero o cuarto grado, reciclan las mochilas, las cartucheras…Pero para los niños que comienzan las clases, primero o segundo grado, los padres ya no se miden”, explicó Asensio.

El comportamiento de los consumidores es distinto también a la hora de la organización a tiempo. Mientras desde Tupac aseguran que el movimiento comenzó a fines de febrero mientras Patolandia asegura que mucha fue la gente que espera hasta último momento.

Sin lugar a dudas, aún queda pendiente las compras para los niños de jardín, cuyas listas de útiles recién comienzan a aparecer durante la primera semana de clases y son bastantes abultadas.