Provincia: Reclamos por el tren al interior

El reclamo por el tren volvió a encenderse en el interior bonaerense en los últimos días cuando falta menos de un mes para que se efectivice la disolución de Ferrobaires, y en medio de la llegada de telegramas de despido, jubilaciones anticipadas y ofrecimientos de retiros acordados que no conforman a los trabajadores de la ahora exempresa estatal.

A raíz de esta situación, cientos de vecinos volvieron a movilizarse contra el cierre de los ramales que interconectaban decenas de ciudades y parajes, y se reactivaron los grupos de autoconvocados por la vuelta del tren, también con el reclamo por los despedidos. Es que además del impacto para las familias que se quedan sin trabajo, la desvinculación de los ferroviarios de su actividad, muchos de ellos con varios años de experiencia, sugiere que no hay planes de que los servicios vuelvan a funcionar. 

La semana pasada, vecinos, ex empleados y jefes de estaciones de distintas localidades, se movilizaron desde la Estación de 25 de Mayo hasta la plaza principal de esa ciudad contra el cierre de los ramales y por los puestos de trabajo perdidos, que en esa localidad son 21, pero que en la región se elevan a 45.

Asimismo, el sábado un grupo de autoconvocados se reunió en asamblea en la estación de trenes de Saldungaray preocupados por el cierre del servicio de trenes que conecta esa localidad y también Sierra de la Ventana.

Mientras tanto, en Tandil, los vecinos del barrio de la Estación juntaron firmas para presentar un petitorio a la Provincia y al Municipio con dos ítems: la inmediata reincorporación de los 14 trabajadores que fueron echados y el retorno del tren turístico Gardey-Vela y el de pasajeros Tandil-Plaza Constitución.

En esa localidad, el Concejo Deliberante se plegó al pedido por la restitución del tren y la apertura de un plazo de noventa días a efectos de aclarar la posible reubicación de los empleados, quienes se reunieron con el intendente Miguel Ángel Lunghi para pedirle que intervenga ante la Provincia.

Menos del 40% del personal fue reubicado en Trenes Argentinos Operaciones (Sosfe) desde que se inició su traspaso a la órbita nacional y los despedidos ascienden a 1.300.

Cabe señalar que Sosfe cubre sólo dos de los siete ramales de larga distancia que antes eran operados por Ferrobaires: Retiro-Junín y Constitución-Bahía Blanca. Y no hay noticias sobre las conexiones restantes, que incluían a decenas de ciudades y parajes, sobre todo de los ramales a Tandil y a 25 de Mayo, los cuales estuvieron en funcionamiento hasta junio de 2016, cuando el Gobierno de María Eugenia Vidal suspendió todos los servicios de la empresa e inició su traspaso a Nación.