Poner la oreja

(por Hugo Merlo)

(Parece que entendemos mejor lo que vemos que lo que escuchamos)

Cuantas veces hablamos con alguien y tenemos la sensación que no está entendiendo lo que decimos. Por eso la comunicación es un aspecto central de la posibilidad de crear un espacio para discutir políticas de desarrollo. Si no logramosentendernos, no podremos hacerdiagnósticos, negociar, poner objetivos comunes ¡nada!

Muchas veces nos encontramos con planteos del tipo, ¡No entiendo lo que quieren! Mis empleados, el Banco, el funcionario, colegas,etc., me plantean cosas y no entiendo sus planteos… y surge tras cartón, la pregunta de rigor, ¿Ud los escucha? ¿Pone la oreja o tiene una respuesta armada previamente?

Desde nuestra infancia, especialmente en la escuela, a unapregunta sobrevenía una respuesta “condicionada”, quiere decir que asumíamos que la correcta era una sola alternativa, la del libroo el profesor, entonces durante 15 años por lo menos nos pasamos dando respuestas acordes a las expectativas del otro. Cuando tomamos conciencia de nuestras lagunas, se necesita tiempo para reaprender, reinventar las  condiciones para entender mejor. Esto no ha sido casualidad, el modelo fordista  (Taylor) de producción necesitaba operarios en la línea de producción capaces de hacer una tarea repetitiva casi sin pensarlo, en cambio hoy se nos exige inteligencia emocional, creatividad, innovación, auto motivación, neuroliderar, y el futuro nos requerirá otras capacidades.

Esto es muy importante, porque vivimos en nuestro país y por supuesto,en nuestro pago chico, con una sensación que es la hora de lograr consensos, algunos lo llaman un “pacto de la Moncloa” vernáculo, mesa de concertación de políticas de estado, etcetc ,que exige escuchar, porque no caben respuestas únicas, sino contestaciones innovadoras,  que permitan evaluar alternativas nuevas y no las remanidas acciones que a la vista tenemos los magros resultados.

Hoy que estamos frente a un proceso eleccionario,poner la oreja se hace más importante y estratégico, piense conmigo: si consideramos el presupuesto municipal, alcanza para pagar sueldos, barrer la calles, mantener los espacios verdes y caminos rurales, parte de la salud y puede haber algo más, pero poco. Los fondos de Provincia y Nación son para fines específicos.  ¿Qué queda para otras cosas o planes que mejoren la vida de la gente? ¡NADA!. Más o menos todo lo anterior se puede hacer bien ¿Qué puede prometer un candidato? Solamente puede decir que llamará a todos los agentes de cambio, cámaras, colegios profesionales, centros educativos,etc. a fijar objetivos de mediano y largo plazo, armar proyectos coherentes y buscar la forma de financiarlo. Si no podemos hacer eso, nuestro DESTINO SERÀ MEDIOCRE. En definitiva, si no somos capaces de poner la oreja y hacer aportes sin prejuicios o etiquetas, seguiremos mereciendo lo que tenemos.

No es fácil, pero como dice el proverbio chino, hasta el viaje más largo comienza con el primer paso.

Lic. Hugo Enrique Merlo