Policiales

DSC07648
Comisario Gabriel Bonello

Una víctima más con el Cuento del Tío. Durante la semana una mujer mayor, de 70 años,  fue víctima de robo tras ser engañada por lo que se conoce en la jerga policial como “El cuento del Tío”. Se trata de Alicia Raquel Savino que tras asistir a una joven que se encontraba en…

la calle y que parecía poseer alguna discapacidad mental , la llevó a su hogar, momento en que aprovecharon ella y otra mujer (que apareció por sorpresa) para robarle.

Fue en la calle Santa Fe y Salta, cuando Savino encuentra en la calle a una chica de entre 20 y 25, años de edad, que estaba llorando manifestando que estaba perdida. Mientras intentaba ayudarla apareció otra mujer, de entre 40 y 50  años que también se acerca con la presunta intención de ayudar también a la joven. “La señora Savino se ofrece para llevarla a la casa. Aparentemente la chica tenía en sus manos dólares y lloraba porque decía que eran cartas. Para calmar a la chica, la señora las lleva hasta la casa, donde saca dinero en pesos y en dólares y se los da a la joven para calmarle los nervios. También le piden una gaseosa y la señora sale del lugar a comprarle una y, en ese momento, salen las dos mujeres llevándose todo el dinero“, detalló el comisario Gabriel Bonello.

En la jerga policial  los delitos cometidos a través de engaños se denominan “El Cuento del Tío”. Este tipo de delitos tiene innumerables variaciones y van de las aparentes ventas de productos o servicios telefónicos hasta secuestros, aparentes accidentes de tránsito, y otras tantas miles de ardides que utilizan a los delincuentes para engañar a los ciudadanos. “En el interior generalmente consiste en que “gente de afuera, especializada en la parte delictiva, se aprovechan de la gente mayor que es más dócil y más solidaria”, agregó Bonello.

“ Son las famosas mentiras o engaños que utiliza esta gente. Para este tipo de delitos siempre apuntan a la gente mayor y del interior, porque son los más dóciles, los más solidarios y quienes están más vulnerables”, aclaró Bonello por eso apeló a la prevención tomando ciertos recaudos ante estas situaciones. “Si una señora mayor se encuentra en la calle con una persona en una situación similar en la calle debe llamar a Clysa para que se encargue de la situación.  Si es una persona normal que está perdida, hay que llamar al 911 a la policía para que se encargue de ella. Pero nunca las personas deben exponerse. Pueden ayudar, sin exponerse”, aconsejó.

Por otra parte recordó que “hoy debemos tener en cuenta que estamos muy cerca de Buenos Aires y los autos son muy veloces. Y, lo más probable, es que este tipo de delitos sean cometidos por gente foránea “porque actúan a cara descubierta y si fueran de acá no lo harían”.

Por otra parte reconoció que durante estos últimos meses, “ no fueron muy seguidos”, pero hubieron dos o tres hechos con el mismo modus operandi, también eran mujeres cuyas edades coincidirían con la de ésta última denuncia y no descartan que no sean de la ciudad. Bonello aseguró poseer otros datos pero que debe reservárselos a fin de no dañar el curso de las investigaciones.

 

Por último Bonello advirtió “que todos tengan cuidado” y que para cualquier duda o inconveniente “la Policía está a disposición  de la comunidad. Cualquier cosa se comuniquen inmediatamente con nosotros”.

 

Delitos de El Cuento del Tío

 

De dónde proviene el nombre

 

El nombre viene de la historia que cuenta el estafador de que ha recibido una abundante herencia de un tío lejano. El estafador pide dinero a su víctima para poder hacer un viaje, con la promesa de que se lo devolverá en una cantidad varias veces superior al monto prestado. El estafador se va y nunca más aparece.

 

En 1913 los italianos ya se cuidaban de los argentinos….

En 1913 el gobierno de Italia publicó “El Manual del Inmigrante Italiano” que contenía consejos y advertencias para los ciudadanos que emigraban a la Argentina, incluyendo una descripción sobre la estafa:1

Desconfíe de quien no tenga la ropa ni la autoridad para acercarse, no escuche ni historias maravillosas ni casos piadosos y sosténgase por el momento incapaz de prestar la mínima ayuda a cualquiera y muy especialmente a los que le digan haber hecho el viaje con usted, cosa que no se sabe nunca si es verdad. Sepa que existe un notable sistema para engañar al inmigrante que acaba de desembarcar; es el llamado ‘cuento del tío’ y que en Italia se conoce como trufa all’americana.
Consiste en pedir dinero al recién llegado mediante todo tipo de pretextos que no estoy en condiciones de enumerar ni describir. Muy a menudo los diarios dan cuenta de estos casos con historias bastante ingeniosas, donde muchas veces la víctima hace la figura del papanatas y otras, la de un individuo de conciencia elástica que no vacila en aceptar ganancias ilícitas. La habilidad de los embusteros consiste en comprometer a su víctima de tal modo que, dado el golpe, ésta no lo denuncie por temor a confesar su inconsciente complicidad. En un gran número de casos la Policía no llega a conocer a los del cuento del tío que se ha consumado dañando a uno o a otro. ¿Conoce el proverbio ‘hombre avisado, medio salvado’? ¡Atención entonces! Su natural desconfianza estará bien empleada en estos casos.1

 

Algunos tipos de Cuentos del Tío

Simulación de un accidente de tránsito

Falsos instaladores de servicios de telefonía o Internet

Concurso de televisión

Claves Bancarias

Falsas oficinas de servicios o búsqueda de trabajo

. Una mujer embarazada. Una mujer embarazada finge estar descompuesta, pide entrar a una casa para utilizar el baño, circunstancia en que aprovechan la ocasión para robar.

Ropa Manchada

Una persona, por lo general una mujer, derrama algún alimento sobre la ropa de un transeúnte, aparecen entonces varios preocupados e interesados en ayudar a limpiar la ropa, que rodean al afectado y aprovechan la distracción para robarle.

Secuestros telefónicos virtuales

Es un tipo de engaño telefónico. La víctima inconscientemente aporta datos personales, lo que facilita el actuar de los delincuentes. No se pone en juego la integridad física de la víctima. Se utilizan lazos afectivos de carácter familiar para conseguir el objetivo.

.Revisión inspectiva de la policía

La banda de delincuentes llega a un domicilio particular, haciéndose pasar por funcionarios de Carabineros o Investigaciones. Ingresan a los domicilios argumentando que tienen una orden de allanamiento o una revisión inspectiva, y luego proceden a robar especies desde el interior de éste, sin que sus víctimas puedan hacer algo para evitarlo, ya que en ocasiones son maniatados, encerrados, o se mantienen bajo engaño.

 

Una atractiva venta de productos.

Se presenta un supuesto vendedor de un producto, y lo ofrece a un costo menor al de costumbre. La víctima accede, compra el producto, y el “vendedor” entrega el producto, que resulta no funcionar o simplemente no está dentro del envoltorio.

 

Amistad por chat.

La estafadora, por lo general, es una mujer, que comienza una conversación con un hombre, con el cual genera gran confianza, aportando sólo datos falsos. Esta “amistad” se cultiva por lo menos un par de semanas. Ella, luego de obtener confianza y eventualmente afecto, le cuenta a la víctima que pasa por algún problema, generalmente una enfermedad de sus hijos o familia cercana, y que necesita con urgencia dinero. La víctima por el vínculo y amistad, accede a un préstamo y deposita en una cuenta que le proporciona la estafadora, que luego desaparece.