¡Pigué se vistió de fiesta!

(por Mònica Gomez)

Por conmemorarse el 134 aniversario de la ciudad de Pigué. El pasado domingo por vigésima vez se celebró la fiesta del omellette.  Donde se realiza un omelette gigante en una sartén de 4 metros de diámetros, se cocinan nada menos que 20.000 huevos, junto con 80 kilos de jamón, 70 litros de aceite, 5kilos de ciboulette, 8 kilos de perejil y 5 kilos de cebolla de verdeo entre otros. 

Aparte de ser un pintoresco espectáculo la ceremonia de  preparación, cuenta con puestos de comida,  feria de artesanías y con la carpa de producción, la cual fue mi mayor atractivo.La muestra de las instituciones, desfiles cívico militar y espectáculos musicales se hacen presente. Todo esto es de forma gratuita y se extiende por 2 días.

La visita del primer día fue en tranquilidad ya que la realice sin las niñas de tal modo  que pude detenerme en cada puesto a disfrutar de las exposiciones,  medite las compras y las charlas con los productores locales fue lo más gratificante. La compañía fue linda ya que recibí de regalo un libro de cocina.

La mística que acarrea esta fiesta no es solo por la elaboración sino que los encargados de la preparación y cocción del omelette. Son un grupo de hombres y mujeres que forman la COFRADÍA MUNDIAL DE  LOS CABALLEROS  DEL OMELETTE GIGANTE. Esta hermandad se caracteriza por tener miembros de argentina y de Francia. País donde se origina esta festividad.

Este festejo en su comienzo fue un sueño de los cofrades, pensando un regalo así la ciudad que los cobijo y que hasta ahora recibe a muchos franceses. 

Es al ser mi segundo año, lo pude disfrutar de una manera más local. El poder acercarme a cada puesto y reconocer los productos que se originan en los alrededores de esta ciudad hace que la sienta más propia. Una de las riquezas de esta muestra, es la difusión de esos productos a la comunidad. La importancia que se le da es grande ya que están en una carpa central.

Lo que más me llamo la atención fue la cantidad de producción de plantines destinada al cultivo hortícola. Mi charla con la dueña del emprendimiento fue acertada y pude entender que los aquellos franceses que llegaron a estas tierras y dieron origen a la ciudad con tradición y cultura.  La cultura del trabajo es espectáculo diario en toda la ciudad. Los arboles de las veredas dejan caer sus frutos y las plantas como la lavanda dan color Pigué.

En mi homenaje a Pigue lo que me pareció certero es recrear una preparación con los productos que veo a diario en las calles de la ciudad. Las moras es un fruto que está en los árboles en la vereda de la calle Francia, frente a la iglesia principal.

La receta de hoy es cuadrados de chocolate con moras para el té.

Cuadrados de chocolate y moras

Ingredientes:

  • Harina 160 gr.
  • Manteca 100 gr.
  • Azúcar 100 gr.
  • Cacao 40 gr.
  • 1 huevo
  • Ralladura de 1 naranja
  • Pizca de sal
  • Chocolate blanco 200 gr.
  • Queso crema 200 gr.
  • Moras para decorar

Preparación:

Para la masa de chocolate realizar un batido con la manteca pomada, el azúcar y la ralladura de naranja. Integrar el huevo. Volcarlo en la mezcla de los secos. Si lo hacer en la mesada recordá que no tenes que amasar. Lo que si podes es hacer un fresado, que es, hacer presión sobre la masa con la palma de la mano para unirla. Este proceso se realiza hasta 3 veces. Una vez unida la masa. Llevar a heladera en papel film por 1 hora. Estirar y cortar cuadrados y llevar a horno por 9 minutos.

Derretir el chocolate y batirlo con el queso crema. Decorar cada cuadrado con esta crema y colocar una mora por arriba.

Hay que aprovechar los productos de estación, impulsar el consumo de estos tipos de frutos y visitar Pigué en cualquier oportunidad. Te lo recomiendo!