Perros de la calle

DSC04626CONSEJOS DE APA

Los perros callejeros revelan un problema social en Nueve de Julio. La falta de educación y cultura sobre la propiedad responsable de animales queda evidenciada en las calles. Ante ello el estado demuestra flaquezas para dar una respuesta adecuada mientras que las organizaciones intermedias, sin recursos suficientes, intentan atemperar el problema. En el medio está la sociedad que hace oídos sordos, cuando no lo agudiza.

Los perros callejeros constituyen un riesgo de salud pública a pesar que la provincia de Buenos Aires hace 30 años que no conoce casos de rabia. Son otros los riesgos – y no menores- que se suscitan y constituyen una amenaza a la salud de la población: accidentes de tránsito, atropellos a las personas mayores de edad; mordeduras y contaminación en las plazas y espacios públicos por las heces, son algunos de ellos.

Si bien en nuestra ciudad no existen registros de mordeduras oficiales, las consultas en guardias y en centros de salud son cotidianas. Aunque la mayoría de ellas no se denuncian.

La falta de esterilización contribuye al incremento de perros en las calles. Si a estos animales se les esterilizara habría más control sobre la cantidad de perros sin hogar y se podría evitar la fecundación no deseada. En los países subdesarrollados como el nuestro todavía no hay suficiente apoyo por la esterilización. Incluso en los países desarrollados, mucha gente ignora que los perros engendran por instinto primitivo y que los perros esterilizados tienen mejor calidad de vida y son menos agresivos.

Aunque mucha gente deja que su perro o gato entre y salga del hogar y les parezca la forma más “libre” de estar, esta no es responsable de su parte. Un perro podría salir y contraer alguna enfermedad, tener un accidente o terminar perdiéndose, en cual caso es posible que jamás su dueño lo vuelva a ver. Por eso cada propietario de una forma u otra puede ayudar no solo a los perros callejeros, sino a todos los animales.