Opinión

IMG-20170116-WA0055-1POLÍTICA NO ES MALA PALABRA

(Por Fabricio Brance)

Hay quienes afirman que aspirar a un puesto político es malo bajo el argumento de que “todos los políticos son iguales” con el agregado de que política es mala palabra. Esta afirmacion es muy amplia para definir a los politícos y mete a todos en la misma bolsa, sin embargo, es entendible ante tanta falta de respuestas a las demandas cotidianas y las malas acciones de muchos que hacen abuso de poder cuando lo consiguen. Pero hay quienes trabajamos de forma sana; en lo personal, creo que aspirar a un puesto político siempre es sano y aplaudible en tanto éste no sea un fin sino un medio para un fin.
Debemos tener en cuenta que en la actualidad hay un nuevo estilo político al que debemos adaptarnos. Para ello es necesario hacer un análisis que nos ayude a comprender la realidad y como punto de inicio para poder proyectar y entender que más allá del lugar donde elegimos trabajar para cambiar la realidad, lo mas importante, es llevar en alto la bandera del pueblo. Esta es la forma sana de hacer política, una política transparente donde las críticas sean siempre constructivas cuando vemos algo que no esta bien y no caer en el error de ser oposición por oposición. La buena iniciativa pública, nos permite esto y mucho más. Se trata de trabajar para subsanar la ausencia del Estado con posibles soluciones. Una ausencia que no implica necesariamente la mala voluntad de quienes gobiernan, sino más bien, trabajar en aquellos lugares donde el alcance del Estado se ve limitado por agenda cargada de las demandas diarias.
Creo fundamental la política heterogenea y horizontal, porque estoy convencido que es entre todos que podemos tomar mejores decisiones. El buen diálogo es parte esencial de la política sana y tranparente. Si comprendemos esto, entonces vamos al campo de acción con diplomacia y coherencia. Las demandas de la comunidad, deben ser tomadas en serio y la democracia participativa es una de las herramientas que debemos poner en práctica; y si logramos hacer de ella un ejercicio, como sociedad nos va a ir mucho mejor que en la actualidad.
Esto es aplicable a todos los niveles y somos muchos los que estamos convencidos que esta idea de política sana y tranparente es “la opción” para nuestra actualidad y sus demandas y estamos trabajando para encontrar ese consenso que nos permita ver mas allá de las banderas partidarias y convencidos que es la bandera del pueblo la que debemos levantar.

                                 Fabricio Brance
                               (Dirigente Radical)