“No se reforma ni se mejora la justicia”

DSC03376Lo dijo la diputado nacional del Bloque Peronismo Federal, Natalia Gambaro en su visita por Nueve de Julio el viernes de la semana pasada.

Lo hizo acompañada por la diputada Silvina Vacarezza y por el concejal del Bloque de Unión Celeste Y Blanca, Hugo Gailach.

“No sé está reformando ni mejorando la justicia. Se eligió una frase grandilocuente de democratización pero en realidad ninguno de los seis proyectos aspira a mejorar la relación del servicio de justicia con los ciudadanos”, recalcó.

Gambaro reconoció que hoy el reclamo de justicia es “no es rápida, ni efectiva, que no soluciona los conflictos y que tiene duda de imparcialidad porque muchas de las decisiones de los jueces se toman de espaldas a la ciudadanía”. “Ninguno de esos eis proyectos tiene que ver con esto”, reiteró.

Tampoco “se ha tratado del juicio por jurados, que es más democrático que los ciudadanos decidan acerca de la condena o no del acusado de un delito;, no se ha presentado ni tratado proyectos que tengan que ver con la mediación, con la simplificación de los procedimientos, ni la posibilidad de reformar los procedimientos que son muy viejos y largos y engorrosos. Entonces detrás de esta máscara de democratización se quiere influenciar sobre los jueces para que sus decisiones estén acordes a la manera de pensar y de actuar al gobierno de turno”.

“Seguramente serán sancionados el año que viene por el senado sin ningún tipo de debate. Sin haber convocado a jueces, abogados, usuarios del sistema de justicia, gente que ha trabajado muchísimo tiempo en proyectos de reforma judicial No se consultó a nadie para seguir con esta tradición de “vamos por todo” atropellaron a toda la ciudadanía”, puntualizó.

En cuanto hacia dónde debería apuntar una reforma judicial, Gambaro opinó que debería “apuntar a la modernización y a la simplificación de los procedimientos. La justicia argentina hoy es lenta y la respuesta no llega cuando el ciudadano la necesita”. Para ello la congresista afirma que se necesita modificar la legislación, garantizar los recursos y capacitar a los recursos humanos. “Pero ninguna de estas tres cosas están planteadas en estos seis proyectos. Y lo lamentamos porque hay una serie de proyectos sobre juicios por jurado, de reforma del procedimiento civil, de instancias de mediación, de arbitraje, del tribunales orales desde el principio al fin y ninguno de ellos ha tenido tratamiento durante todos estos años”.

En cuanto a su opinión respecto de la división de poderes la legisladora opinó que se “está avanzando hacia que exista un solo poder. El ejecutivo tiene absoluta influencia sobre el poder legislativo y marca la agenda del legislativo y con esta reforma del Consejo de la Magistratura logrará tener jueces que dependen del humor del gobierno de turno. De la manera que está planteado, la mayoría de sus miembros entrarán por el partido que gane las elecciones. Entonces durante esos cuatro años ese partido elegirá que jueces nombra y sobre todo, cuáles remueve. Imagínense, entonces, cuántos jueces ir al contrario de los planteos del gobierno cuánto puede durar en su cargo”.

En cuanto a otro de los planteos oficiales sobre por qué no se participa en el Consejo a ingenieros, arquitectos, sociólogos que no conocen de leyes, la legisladora argumentó su posición con un ejemplo:”Yo soy abogada y nunca me van a sentar en una junta médica para que dé el diagnóstico de un paciente porque no conozco de medicina. Los miembros del Consejo tendrán que aplicar y decidir si se aplicó bien o mal, para remover a un juez, una ley. ¿Cómo puedo decidir si desconozco la ley?”

Por último se refirió a las expectativas para este año. “Esta elección es definitiva para poner un límite a una manera de gobernar con la que nosotros no estamos de acuerdo. 2013 es una gran oportunidad para conformar frentes electorales entre todas las fuerzas que creemos que es este el momento de enfrentar al kirchnerismo, sobre todo en la provincia de Buenos Aires”.