No es sólo cosa de mujeres…

Sede-de-Comisaria-de-la-Mujer-en-Tucuman-y-Edison-1024x651
Comisaría de la mujer

Violencia de género: Subcomisaria Erica Figueroa y Subinspectora Estefanía Segovia: Nueve de Julio igualaría a Chivilcoy en cuanto a …

cantidad de denuncias y superaría a Carlos Casares y a Bragado.

Si bien las cifras exactas no se difundieron, la comparación es llamativa. Durante los últimos meses, en nuestra ciudad hubieron entre 60 y 90 denuncias por violencia de género. Si bien, este flagelo siempre se presume como que en la mayoría de las veces las padecen las mujeres, también existe un porcentaje en que el denunciante es el hombre. Así lo afirmó la sub comisario, a cargo de la Comisaría de la Mujer, Erica Figueroa.

Extra:- ¿Funciona las 24 horas la Comisaría?

Erica Figueroa: Sí, estamos con guardias permanentes en donde contamos con tres efectivos por guardia: está el oficial de servicio (el que recepciona las denuncias); el ayudante de guardia (quien recibe a las víctimas en el primer momento) y un chofer, que por carecer por hoy de un móvil policial, apoya el trabajo de los efectivos que están en la comisaría.

Extra:- Recientemente cumplieron el año de actividad?

EF: Sí, cumplimos el año en abril.

Extra:- Se llama comisaría de la Mujer y de la Familia, y recibe denuncias de violencia de género… ¿Pero el nombre no discrimina o aleja a los hombres que padecen también este flagelo?

EF: Justamente eso fue lo que más costó que la gente entienda. Se llama comisaría de la Mujer, por el porcentaje en que afecta. Si vamos a las estadísticas, es muchísimo mayor el porcentaje de mujeres que son víctimas que la de los hombres. Por eso se llama Comisaría de la Mujer y la Familia, porque trabajamos no solo con las mujeres sino con los hombres y los hijos, abuelos, tíos, etcétera que también son víctimas de la violencia.

Extra:- En cuanto al balance…

EF: Es muy positivo en cuanto al trabajo. En las estadísticas se ve que hay meses con porcentajes de violencia muy elevados y otros meses muy bajos. Por ejemplo, en enero hubieron unas 96 denuncias mientras que en marzo hubieron 47. Es casi la mitad…

Extra:-¿Tiene que ver las vacaciones? Dicen que a veces eso impacta más en la familia: mayor cantidad de horas en convivencia puede generar mayores roces?

EF: No sé si hay algo que empeore o facilite la violencia. Sí, vemos que en verano y en primavera hay más casos… Y, en invierno, tal vez baje porque los días son más cortos… Suponemos …

Extra:- De esas 96 denuncias en enero ¿Qué cantidad hubieron de mujeres? Hubo de hombres?

EF: Cuando la señora llega a la comisaría llega con el golpe o con la violencia psicológica, que muchas veces lastima mucho más. Pero cuando llega el hombre a la comisaría, lo hace “saturado” de aguantar a su mujer. Suena feo decir esto, pero es real. Tenemos señores que llegan a la guardia de la comisaría y dicen: “No doy más. O la mato y voy preso o ayúdemne”. Otros señores cuentan que se separaron hace un par de meses y que no los dejan ver a sus hijos…

Extra:- Esa es una violencia psicológica muy habitual de la mujer hacia el hombre…

EF:- Exactamente. Y hacia los chicos también porque ellos son siempre los que quedan en el medio y se les están vulnerando los derechos. Por más que estén separados los padres, tienen derecho a ver a los dos.

EF:- Por eso aconsejamos que si se separan y no hay vuelta atrás que corten todos los vínculos legales, porque si no, no cortan más y los que sufren son las criaturas…

Extra:-¿Brindan a las víctimas asistencia psicológica cuando llegan a la comisaría?

EF: Sí, tenemos personal uniformado y administrativos y además tenemos un equipo interdisciplinario que está conformado por una psicóloga (Alejandro Catalano) una abogada, María Eugenia Elorda y por una asistente social que estamos esperando su reemplazo.

EF:- Cuando llegan la mujer o el hombre a la comisaría dependen del estado emocional que estén los derivamos. Si están desbordados hacemos que los atienda primero la psicóloga y luego tomamos la denuncia. O si necesitan primero asesoría legal, los atiende la abogada.

Extra:- Muchas veces las mujeres van a hacer las denuncias con sus hijos pequeños ¿cómo actúan en estos casos?

EF:- La Comisaría parece una casa común: tiene juegos y mientras la mamá está denunciando, jugamos con los chicos y hacemos un poco de psicólogas… Si los chicos no se pueden despegar de toda la carga emocional interviene el Servicio Local que es el que se encarga de los chicos. UPP:- Cuáles son las zonas de la ciudad “más calientes” en cuanto a violencia de género? Existe en toda la ciudad. Me enojo mucho cuando dicen “sucede en Ciudad Nueva”, esto pasa en todas las familias, hasta en las mejores.

Extra:- Y se denuncia igual o menos?

EF: Cuesta más

Extra:-¿Por la vergüenza social?

EF: Sí. Muchos dicen: ¿cómo se van a enterar de mi problema? Pero a veces no quieren que uno se entere y tarde o temprano el problema se desborda. Es algo que a cualquiera le puede pasar

Extra:-¿Puede denunciar por ejemplo un vecino? Se reserva la identidad del denunciante?

EF:- Sí, puede denunciar cualquiera. Lamentablemente cuando denuncian se suele pedir la reserva de la identidad pero tarde o temprano, lamentablemente se sabe quién denunció. Hay que comprometerse.

 

Extra:- Tras la denuncia, se calman las cosas o hay reincidencias?

EF: Depende de cada caso en particular. Por momentos tenemos a la mujer que llega desbordada a la comisaría con sus tres hijos y no tiene dónde ir ni qué comer. Entonces está entre denunciar y no tener nada o volver a ese círculo. Allí es cuando trabajamos con otros eslabones con el Servicio Local, Desarrollo local, fiscalía, oficina de empleo…etcétera. Hasta que la mujer vuelva a su cauce normal y se dé cuenta que puede sola. Logramos que la mujer se fortalezca y se dé cuenta que ella puede sola. Aunque muchas veces no puede y vuelve al ámbito violento. Pero esto no dura mucho tiempo: vuelve a la casa pero al poco tiempo vuelve a la comisaría a pedir el mismo apoyo.

Extra:-  En cuanto a la exclusión del violento?

Estefanía Segovia: Cuando llega desbordada la víctima conseguimos un lugar para que pase unos días y después que vuelva a su casa. Sacarla de su ámbito es también violento. Se saca al señor y ella vuelve con sus hijos…

 

Extra:- en qué condiciones está la policía ¿tiene los recursos para controlar que se cumpla esta exclusión?

Estefanía Segovia: En cuanto a cantidad de policías y móviles, quizás no se cuente con los suficientes. Pero sucede también que cuando alguien quiere transgredir ese perímetro buscará todas las formas posibles para hacerlo, hayan o no policías. En los últimos casos lo hemos podido impedir. Pero generalmente estas cosas no las comunicamos a los medios porque si exponemos al violento o decimos su domicilio automáticamente quedan expuestas las víctimas (esposos e hijos).

Extra:- Nueve de Julio tuvo dos casos resonantes de femicidios: el de Karina Baho y el de Sandra Villalba…Después de ellas ¿sucedieron otros?

Estefanía Segovia: No a ese extremo. De muchos nosotros nos enteramos y a otros que no. Tenemos mayor temor a aquellos casos que no nos enteramos porque son realmente los que están corriendo verdadero peligro. Gracias a Dios no hubieron más muertes, pero si tenemos un promedio de 70 denuncias mensuales, yo diría que todas pueden desencadenar en un hecho fatal. Nunca podemos saber cuál de todas puede desencadenar en esto.

Extra:- Se sabe muchas veces que en las guardias médicas no quedan asentadas muchas veces los casos por violencia de género y quedan solo registros de golpes, caídas, etcétera (de las consecuencias y no de las causas)…hacen algo al respecto?

Estefanía Segovia: La mayoría de los casos que van al hospital primero pasan por la comisaría. Pero sabemos que puede pasar esto. Hasta ahora no hemos tenido ningún caso que nos haya llamado un médico que nos diga que tiene una mujer víctima de violencia, pero puede ser que es también porque la mujer sabe que primero tiene que ir a la comisaría y recién después pasar por el hospital. Pero hablamos con el director del hospital para que nos avise que ante cualquier duda nos llame. Si no es como pensamos, se pedirá disculpas pero primero debemos ver.