Misa por la vida, la memoria y la justicia

 

Misa por la memoria y por el niño por nacer 8“Sólo con la Misericordia podremos reconciliarnos como Nación”

 

 Monseñor Ariel Torrado Mosconi exhortó a la feligresía católica y a toda la sociedad a reconciliarse como país a través de la piedad. “La misericordia, que no es debilidad ni impunidad, debe inspirar nuestro enfoque de la realidad, nuestra actitud ante los protagonistas y nuestro modo de conducirnos en el presente. ¡Sólo por esta senda se dará la reconciliación que nos debemos como nación!”

 

También remarcó la necesidad de “cuidar la vida de la persona humana desde el mismo instante de la concepción, a comprender que toda vida vale la del niño como la del anciano, la del rico como la del pobre, la del sano como la del enfermo. También  a luchar por defender los derechos humanos para que la verdad, la justicia y la misericordia nos lleven a la paz y la reconciliación son una tarea insoslayable de todos los que nos llamamos cristianos”.

 

Lo hizo durante la misa que celebró anoche en la Iglesia Catedral de Nueve de Julio, con motivo de celebrarse la víspera de la festividad de la Anunciación del Señor, día del niño por nacer, que coincidió con el Día nacional de la memoria por la verdad y por la justicia.

 

El prelado recalcó la necesidad de defender la vida inocente y seguir buscando la verdad por medio de una ejercicio integral de la memoria, no sesgada ni manipulada, así como un esfuerzo por alcanzar la meta de la paz -uno de los principales bienes de cualquier sociedad- mediante la justicia y la reconciliación.  

 

Propuso el ejemplo de los buenos frutos que han dejado en algunos países los esfuerzos por alcanzar la paz conjugando la justicia con la reconciliación mediante un camino de verdad, reconocimiento y reparación. “En nuestro país ha habido incipientes intentos de reencuentro de actores y víctimas de esos años oscuros y trágicos. En otros lugares del mundo, similares esfuerzos, en contextos que sufrieron situaciones de genocidio (Ruanda) o guerra civil (Sudáfrica o Colombia) tales iniciativas tuvieron sus buenos resultados. Esto requiere despojarse de una mirada parcial y del deseo de venganza que nos perpetúa en el rencor, el resentimiento y la división. Es un camino que los creyentes debemos propiciar y recorrer”

 

Por ello incitó a mirar el futuro con esperanza comprometiéndose en ese camino de la misericordia. “Por la senda trabajosa de la verdad y la memoria, mediante la justicia y la misericordia, se llega a la reconciliación y a la paz. ¡Sin lugar a dudas es lo que anhelamos para nuestra sociedad argentina! Comprometámonos a trabajar por ellos decididamente con mucha esperanza”.

 

 

Por último destacó como una “feliz coincidencia” la posibilidad de rezar en una misma misa por el respeto a la vida del niño por nacer y por la memoria y la justicia. “Que nunca las ideologías nos hagan tener una mirada sesgada de la realidad y que desde el evangelio defendamos siempre la vida inocente y vulnerable”, finalizó.