MARKETING

Creatividad y Planificación con los seis sombreros para pensar.

(Por Lic. Gonzalo Merlo)

En el trabajo diario en las pymes, la generación de ideas y la organización es un desafío, esta herramienta es de suma utilidad  ya que cada uno simboliza un método de pensamiento diferente a la hora del desarrollo.

 

La técnica de los seis sombreros de colores es utilizada para resolver problemas o para generar ideas innovadoras. Inventada por Edward de Bono, psicólogo y profesor de la Universidad de Oxford, tiene por objetivo exponer los diferentes puntos de vista que tienen las personas en una organización para un problema común.

 

Aplicación

 

El método de los seis sombreros no trata de desacreditar o favorecer una idea. Trata de encontrar la forma más eficaz de resolver un problema o generar una idea.

Para llevar a la práctica este método se necesita un orientador y un grupo de personas, las que se dividen en seis grupos, uno por cada sombrero de pensamiento. El orientador presenta un problema a los miembros del equipo, y cada pensador abordara el mismo problema desde diferentes perspectivas. Cada sombrero representa un modo de pensar determinado.

 

Color por color

 

* Sombrero Blanco: Recaba la información contenida en la base de datos interna y externa de la empresa. Entonces, el sombrero blanco, son los datos, información y hechos.

* Sombrero Rojo: Son los pensamientos emocionales, sentimentales e intuitivos. Permiten al pensador manifestar los sentimientos sobre el asunto tratado.

* Sombrero Negro: Es el sombrero del juicio y la prudencia. Utiliza la lógica. Evalúa los riesgos, los posibles problemas, el peligro y las dificultades.

* Sombrero Amarillo: Expone las ventajas, la visión optimista, se pueden predecir los resultados de una propuesta. Marca los puntos a favor sobre el tema planteado.

* Sombrero Verde: Trata de la creatividad, las alternativas, las propuestas, las soluciones.

* Sombrero Azul: Gestiona el proceso de pensamiento y controla los procesos o la visión de conjunto. Reflexiona sobre los procesos de pensamiento del grupo.

 

Una vez establecido el funcionamiento de los sombreros, los integrantes del grupo eligen con que sombrero empezar el debate. Así, todos utilizan el mismo sombrero y analizan cada pensamiento, cambiando los sombreros una vez expuestos.

 

Por ejemplo, si empiezan con el sombrero azul para iniciar  el debate, se comienza analizando como se desarrollara la reunión y se establecen los objetivos. Luego se cambia pasan al sombrero rojo, por ejemplo, donde se expresan las intuiciones y razonamientos sobre el tema en cuestión, también se evalúan las restricciones y como puede afectar el problema y/o las soluciones. Pudiéndose intercalar y volver sobre cada uno de los sombreros.

En este enfoque, todos los individuos se centran en un mismo problema, de manera que el grupo tiende a colaborar entre si, en lugar de que cada uno exponga visiones diferentes y discutan sin llegar a ningún punto.

Una vez establecidas posibles soluciones, los participantes las analizan y eligen una alternativa.

 

Factores de éxito

 

Para que esta técnica resulte exitosa, lo primordial es no salirse del eje de la misma, es decir, tratar de dejar los egos afuera, analizar un problema o generar nuevas ideas en conjunto, exponiendo diferentes diferentes perspectivas.

La técnica de los seis sombreros permite un pensamiento paralelo, donde los participantes utilizan el mismo sombrero y analizan la situación en cuestión, colaborando entre sí, sin confrontarse. Además, se ordenan los pensamientos, analizando cada aspecto a su debido momento.

El método de los seis sombreros es un juego neutral, útil para cambiar de modo de pensar o para explorar pensamientos alternativos. Por ejemplo, si se trabajó mucho con el sombrero azul y se consiguieron bueno resultados, entonces se puede pedir cambiar de sombrero para que surgan nuevas alternativas.

 

IMPORTANTE

 

El orden de los sombreros se altera según cada momento. El secreto está en saber darle el orden correcto: si es una nueva situación, lo primero que se necesitan son datos, entonces, se empieza por el sombrero blanco, luego el verde, para las ideas y propuestas, seguido el amarillo, y se vuelve al blanco para analizar cada alternativa. Con el rojo se estudian los sentimientos y el azul sirve para decidir como seguir a continuación.