Luján: Sospechoso robo en el museo

Fuentes del ámbito judicial estimaron, por la manera en que se produjo el atraco en el Complejo Museográfico provincial “Enrique Udaondo”, que podría haber algunas personas interesadas como autores intelectuales del robo perpetrado en este lunes.

El suceso implicaría un escándalo mediático para poner al filo de la navaja a la gestión de la directora del Museo, María Teresa Tartaglia, sin embargo algunos nombres se repiten una y otra vez como los operadores que “quieren hacer saltar la térmica en Provincia”.

Quizás sean los mismos que deambulan por dependencias de la gobernación con la intención de volver, dado que se trataría de personajes estrechamente relacionados con el oficialismo lujanense.

Cuando se advirtió del faltante de las placas, las que fueron desatornilladas de las paredes del Museo de Luján, se dio la alerta inmediata y un funcionario de nivel provincial, identificado como Emiliano Damonte, de la Subsecretaría de Cultura bonaerense, fue quien radicó la denuncia de robo del patrimonio histórico del museo.

Rápidamente los investigadores policiales comenzaron con la realización de algunas averiguaciones, dando con el dato, según fuentes oficiosas de que “el Kevin intentó vender una de las placas en un chatarrero” de la zona, aunque no tuvo suerte.

Las investigaciones continúan mientras siguen también las tareas de recuperación de todos los edificios del complejo museográfico, en un fenomenal trabajo de restauración de diferentes áreas, con mucha inversión y dedicación no solo por parte de funcionarios y empleados sino también de vecinos que dedican tiempo, esfuerzo y hasta recursos económicos.

Algunos personajes políticos y sociales de la ciudad denominados “los mercaderes de empobrecimiento de la ciudad”, estarían muy relacionados con presuntos faltantes de piezas históricas de todo tipo en el museo, y quizás porque se avanza administrativamente en un pormenorizado recuento de piezas “se ponen como locos”, dicen en los pasillos de la Municipalidad de Luján.

Cabe recordar que durante muchos años se hicieron negocios bajo el nombre de eventos culturales, sin proteger las exhibiciones. Muchos “han sacado tajada dándosela de vecinos ilustrados” a sabiendas de que hacen política partidaria, para posicionarse de cara al 2019 inclusive “pretendiendo la Intendencia, regalándole un televisor de 42 pulgadas” a algún sujeto que hurga mediáticamente.

(NOVA)