Listas lástima

Nombres impensados, agachadas, codazos, negociaciones, y muchas cosas más dejó el cierre de listas de precandidatos. Pero una cosa está clara: los políticos siguen jugando un juego que los mantiene alejados del resto de la ciudadanía.  

(Por  Juan Manuel Jara)

           

                A esta altura ya todos saben que con el último segundo del día 24 de junio se cerraron las listas de precandidatos de cada partido..¡ups! perdón, una antigüedad… de cada espacio político de cara a las P.A.S.O., o sea, “las internas” a secas para la mayoría de los mortales. Así, quedaron  definidas aguardando la habilitación oficial.  Pero ese fue el final de un proceso que incluyó reuniones varias, teléfonos al rojo vivo, negociaciones, cabildeos, candidatos de las galeras, codazos,  agachadas, portazos y caprichos. “El armado de las listas es uno de esos momentos en la política en donde afloran las miserias humanas”, dijo días atrás el analista político Sergio Berensztein. Todos quieren estar, todos quieren subirse al barco que los deposite en esa especie de Isla Paraíso cuasi mítica que parece ser el mundo de la política, que cada vez se aleja más de la realidad del ciudadano común. Lo que llega al vecino es la punta del iceberg. Mucho se juega por atrás, mucho no se dice y son varios los que parecen estar en la batalla de las legislativas pero en realidad están jugando a futuro. Y 9 de julio no es ajeno a esto.

                Ya están los nombres, los listados. Esta vez, la cláusula tribunera de respetar el “cupo femenino”, el 50 hombres/50 mujeres,  en muchos casos resultó un dolor de cabeza. Pero veamos algunas peculiaridades que dejó este cierre de listas. Paradójicamente, esta vez, lo jugoso no viene del lado del Peronismo.

 

El Camaleón, mamá

 

                La alianza 1PAIS que unió para estas elecciones al Frente Renovador de Sergio Massa y al GEN de Margarita Stolbizer tiene una situación singular en 9 de Julio. El espacio GEN de Marianela López armó lista conjunta con el espacio del FR que lidera Claudio Lovisolo. Suena lógico, Marianela es segunda candidata a Senadora y Lovisolo es, en principio,  el ungido por Massa para ser su referente a nivel local. Pero también está Patricia Gorza, con la otra línea interna del  FR, que presentó lista propia. ¿Y ahora qué hacemos? Ella, batalladora cual amazona, quemó las naves, y ahora  está dispuesta a seguir adelante. Aunque se espera que llegue una llamada con característica de Tigre para zanjar definitivamente el  asunto, no sería de extrañar alguna jugada que dé un giro al panorama. Algunos parecen jugar para el hoy, pero no.  

                Por otro lado, en esa lista de unidad del GEN–FR  el primero es Sebastián Malis, ladero de Lovisolo, y la segunda es por el GEN… Lucrecia  Salomón. Si , leíste bien: Lucrecia Salomón. ¿No te acordás quién es?  La ex Inspectora Distrital Jefa  que fue “la sombra” de Horacio Delgado, su padrino político hasta hace pocos años y obviamente defensora del discurso “nac & pop” por entonces de moda. Muchos la recuerdan como la “Cristina del 9” por cierto look semejante a CFK.  Y ahora aparece como precandidata a concejal por el espacio GEN de Margarita Stolbizer, la archienemiga de CFK. Cuesta arriba, como mínimo.

                Consultados  sobre la presencia de Salomón, Marianela dijo  que está allí  “desde hace tiempo” (la verdad que la  tenían bien guardada, sin dudas),  y otros dijeron “no saber desde cuando estaba”. Y por el tema del cupo femenino el segundo lugar en la lista de unidad era para una mujer del GEN y que “como ninguna de las otras mujeres que integran el GEN aceptó ser candidata (todas por cuestiones laborales y/o familiares) la que quedaba era Lucrecia” y resaltan su capacidad de trabajo. Esto ciertamente suena   a “de última” o a  “no nos quedó otra más que ella”. Nadie la tenía a Salomón como parte del GEN, salvo los de adentro . Afililiada radical, pero de familia muy ligada a Jesús Abel Blanco, enojada con Battisttella porque no apoyó su proyecto docente, se acercó a su, por entonces, archirrival Horacio Delgado y abrazó el discurso cristinista a capa y espada. Y ahora se la ve en el espacio de Stolbizer, enemiga declarada de CFK. Lo que se dice tener principios firmes y convicciones. Justo lo que necesita la “nueva política”. ¿Le hace bien este tipo de “apariciones” solapadas a un espacio que se plantea como opción diferente?   

                La interna del GEN también dejó un par de portazos. Según se pudo indagar, un histórico de Marianela como Juan José “Pepín”  Zabala convirtió en giratoria la puerta de entrada del local partidario enojado por el resultado del armado de listas y los lugares. Y parece que no es buen momento para hablarle de la segunda candidata a senadora de 1PAIS. Desde adentro aseguran que  “Pepín” quería el primer lugar o nada.  Marianela dijo que eso era imposible dada la conformación conjunta de la lista. No habría sido Pepín el único que abandonó echando humo el local de la calle Libertad. Y los reclamos a la cabeza del GEN ya se sienten.   

               

Caprichito

 

                El listado de precandidatos del frente Cambiemos aparentemente se cocinó amablemente. En realidad hasta ahí. Tanto el  Pro como la UCR tuvieron sus “internas”. En el radicalismo se acentúan las diferencias entre la línea pro-Cambiemos y la lista más Radical. La primera cree que este matrimonio por conveniencia es lo que les permite ser parte del gobierno, aunque sean más “damas de compañía” que socios. La otra exige tener más presencia y  decisión, y si hay que ir a internas pues ¡adelante!

                Es cierto que desde que asumió el gobierno de Barroso, el bloque de concejales de la UCR está casi apagado, muy sereno. No hay una figura que se alce como referente en el recinto. En la nueva lista parece que esa tendencia se consolida. Paolo Barbieri encabeza el listado por el PRO y en segundo lugar, por la UCR, va Yamila Bonello, que su palmarés para ir por una banca es ser la secretaria del Diputado Jorge Silvestre. O quizás este otro dato que algunos nos comentaron: Yamila Bonello fue militante justicialista y secretaria del bloque del Frente para la Victoria cuando lo presidia Marcelo Meza. Tampoco fue la primera opción, ya que Lorena Fabiano, actual secretaria del bloque radical, era la que en principio contaba con el apoyo interno. ¿Qué pasó? Básicamente, según pudimos averiguar, la puja interna dentro del radicalismo va creciendo. Hay broncas. Da para otra nota las idas y venidas dentro del sector radical, pero básicamente hay que estar atentos a lo siguiente. La figura de “Nacho” Palacios, que en diciembre salió a patear el tablero del Comité al grito de ¡viva nuevo radicalismo!, hoy terminó bajo el ala del diputado Silvestre, ambos preocupados principalmente, tal como se pudo escuchar a varios correligionarios, “en sus ambiciones personales más que en el futuro del partido”. Son varios los que confiaron en Palacios (hasta hace muy poco, su fiel ladera Romina López, y referente principal de su espacio utilizó sus conocimientos náuticos y lo mandó al carajo) y hoy se sienten traicionados por el joven dirigente que pudo colocar a su actual socio político Diego Spinetta también en la lista de precandidatos. Varios afiliados al partido de Alem ya avisaron internamente que estas cosas “se pagan” y que “se olviden que en octubre vamos a  salir a repartir la boleta de Cambiemos”. Y la bancada radical quedaría con “Nachistas” mas algún histórico seducido por cantos de sirena lo cual significaría mantener la delgada línea roja que sostiene al radicalismo dentro de Cambiemos, haciendo la plancha. Poca voz y voto automático.

                 Algunos están probando la “Batti-señal”. Y habrá que estar atentos. Fuentes confiables (y no solo del radicalismo) nos dijeron que “se equivocan los que piensan que Battisttella está retirado”.   Y esgrimen un dato a tener en cuenta: según unas encuestas cercanas a la UNNOBA  de hace poco más de un mes, la diferencia en “intención de voto” entre Barroso (año y medio en el gobierno) y Battisttella (año y medio fuera del Gobierno) sería de tan solo 2 puntos a favor de Barroso.

                Y pasando ahora a los socios “prolijos” de Cambiemos, en el PRO la mayor preocupación fueron ciertas disputas que provocaron algunos lugares en la lista, muchas de la cuales resultaron así por la negativa  del Intendente Barroso en ceder, tensando a veces innecesariamente una situación. Un caso fue su insistencia para que otro de sus amigos (¡y ya  casi son un equipo de fútbol en el Municipio!) Ignacio Mato, integrase la lista en lugar de otro nombre con mejor peso político. Y se terminó democráticamente cuando el Intendente cerró con el simple “porque lo digo yo”. Por eso no es raro algo que nos confió una fuente que transita los despachos más encumbrados del Palacio Municipal  el mote con el que bautizaron al  Jefe Comunal: Caprichito.

 

                Y hay más. Pero por esta vez está bien. ¿Y del peronismo no hay nada? Si y no, paradójicamente el peronismo local no tiene mayores novedades:  sigue dividido y va a internas. Nada nuevo. Los mismos de siempre. Hay que ver dónde cae el “Grillo” Rodríguez, que, según pudimos averiguar, anduvo de reuniones por ejemplo con  Marianela López  y también con gente del Frente Renovador. Por ahora a la espera.

                De acá a octubre (agosto es un trámite innecesario y carísimo) pensemos. Porque ahora vendrán los discursos cuidados, los slogans y presencia en las calles de gente que hasta ahora no se la vió nunca. Se abrió la temporada de caza para los políticos y todo vale. Prolijos, sonrientes, amables, con frases hermosas. ¿Aptitudes? ¿Méritos? ¿Capacidades? ¿Idoneidad? ¿Algo de esto define a un candidato o postulante? Definitivamente no. Les cabe a todos. Amigos, familiares, algún que otro fiel seguidor…o secretaria. Basta con eso. Total, la gente se olvida.

                Esta en cada vecino no hacérsela fácil. Pocos son los que realmente tienen una vocación de servicio. La mayoría van (y están) por algo más. Su propio interés y bienestar personal . Por algo todos quieren estar y a la hora de cerrar listas venden hasta a su propia madre. Pobres huerfanitos.