Las Puertas abiertas

Educación, carreras, desafíos y como es luchar con dinosaurios en el siglo XXI. Charla abierta  con Álvaro Amaya, director del  ISETA.

(Por  Juan Manuel Jara)

 

          Para Álvaro Amaya, director del Instituto Superior Experimental en Tecnología Alimentaria (ISETA), los cierres de año son “fantásticos”. ¿Por qué? “Los desafíos son mayores y hay que estar muy atentos porque la evolución en ciencias tecnológicas y  la vinculación tecnológica cada vez se van haciendo más complejas y con eso viene el tema de formar los recursos humanos”, cuenta la cabeza de este Instituto que es una referencia en el noroeste de la provincia de Buenos Aires.

         Pero mas allá de lo académico, Amaya se propuso abrir el instituto a la Comunidad para otras actividades como conciertos o charlas, como la que se dio hace poco sobre el aborto. “La ciencia avala todo eso. Por eso ¿por qué no pensar en hacer una exposición de cuadros?”, se entusiasma el Director.

         El ISETA es modelo en Argentina, Latinoamérica y hemos sido referencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) sobre como un Instituto puede trabajar en ciencia y tecnología de los alimentos y a la vez formar recursos humanos. “Rompimos un paradigma”, explica Amaya,”Trajimos tres carreras: Mantenimiento Industrial, Producción Agrícola-Ganadera y Servicios Gastronómicos. Después la tecnicatura en Análisis Clínicos. Siempre por demanda de la Sociedad, nunca por un capricho. También Seguridad e Higiene, y para el 2018 abriremos Biotecnología”.

         El Instituto Superior Experimental de Tecnología Alimentaria se abrió en 1978. Además de las carreras, tiene una Biblioteca especializada, una Planta piloto para elaboración de productos, Sala de Computación, y una amplia oferta de cursos de Pre y Post Grado. Sumado a esto, brinda  servicios de análisis de suelos, aguas, semillas, alimentos balanceados, productos alimenticios en general, y asesoramiento técnico a industrias y productores. En materia de Investigación, el ISETA abarca el estudio y desarrollo Científico-Tecnológico en alimentos, especialmente en áreas tales como nutrición y microbiología, productos a base de carnes, lácteos y cereales y evaluación sensorial de los mismos. Actualmente la Institución depende de la  Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires, de la Comisión de Investigaciones Científicas de la Provincia de Buenos Aires (CIC) y de la Municipalidad de 9 de Julio.
         Otro desafío es disminuir la deserción, los que quedan en el camino significan un número importante. Problemática que para el Director del ISETA aún falta una vuelta de tuerca para el nivel Superior.

         SEMANARIO EXTRA: ¿Cuál es la Carrera estrella?

         ALVARO AMAYA: La carrera histórica es la carrera de alimentos que viene del año 78, de los orígenes del instituto. La que ha despertado mucho interés por tecnólogos en Salud en Análisis Clínicos. Alimentos es atractiva porque si bien tiene  4 años, está articulada con dos Universidades. La particularidad de las carreras técnicas es que tienen mucha práctica durante su desarrollo. Y así, el alumno la empieza a vivir.

El convenio de práctica profesionalizante es fundamental.

         SE: ¿Cómo es incorporar una nueva carrera?

         AA: El desafío es pensar un ISETA de acá a diez años. Manejar un presupuesto y usarlo de la mejor manera. Un buen cimiento hace al crecimiento de un coloso. Por eso traemos la carrera de biotecnología.

         SE: ¿El límite para incorporar carreras es edilicio, humano o de presupuesto?

         AA: Ediliciamente tenemos siete, podríamos tener doce. El problema es que tiene que haber presupuesto, que siempre es cero. Esto significa que para abrir una carrera nueva tenemos que cerrar una vieja. Ahora cerramos Gastronomía porque consideramos que cumplió un ciclo.  Yo pedí dos carreras. La otra era Tecnólogo en Salud con Especialidad en Medio Ambiente, una carrera que va a ser importante en el futuro cercano. Pero tuve que elegir.

         Amaya dice que para defender lo que pretende y que le den lo que pide tiene que ser, en términos futbolísticos, un 5 con el cuchillo entre los dientes. Así,  defender la educación.

SE: Los políticos dicen que la educación es lo principal. ¿Realmente es lo principal para ellos?

     AA: No, no lo es. Puede haber un buen plan. Pero debemos visualizar hacia donde queremos ir. Si no invertimos en Educación y en Salud es muy difícil salir adelante como Sociedad. Quiero dejar a mis hijos un país en el que puedan elegir que estudiar. No hacemos nada con tener todo si el factor humano no acompaña, por eso la educación es fundamental.  Los países de avanzada han apostado mucho en Educación, y ella se lo retribuye en Salud y Bienestar.