Las distracciones más comunes al volante y cómo evitarlas

Los perros no deben tener acceso directo al conductor.

Otro caso es cuando viajamos con animales. Es normal que queramos estar pendientes de sus necesidades, de que estén cómodos y de que no lo pasen mal, pero esto se debe solucionar parando en condiciones seguras.

Además, la DGT obliga a que el conductor esté físicamente separado del animal, ya sea con una reja o con el animal atado en el maletero, garantizando que no puede acceder al área del conductor.

Finalmente, debemos decir no al alcohol y a las drogas al volante. No solo distraen, sino que alteran nuestra capacidad mental para conducir. Los medicamentos también pueden afectar de esta forma, así que ante cualquier receta médica es importante leer el prospecto y consultar al médico si estamos capacitados para subirnos al coche.

#SindicatoDeCamioneros

#Seccional #9deJulio

#Gestion #HernanSanchez