La risa, un remedio infalible

payamedicos (3)
Reunión informativa sobre los Payamédicos

Siguiendo la revolución de las neurociencias y en donde, después de siglos, las emociones están reivindicadas, el año pasado una ley provincial dispuso que todos los hospitales provinciales y municipales deberán tener, en sus secciones de pediatría, un grupo de payamédicos… ¿Paya qué?

 

“Payamédicos” es una asociación civil sin fines de lucro fundada en la vecina ciudad de Chivilcoy en el año 2002 por el Doctor José Pellucchi y que nuclea en la actualidad a más de 3.000 profesionales en nuestro país y en Chile, respectivamente.

Su misión es la contribuir a la salud emocional del paciente hospitalizado al combinar la creación artística con la investigación científica y realizando intervenciones escénico – terapéuticas con un abordaje a través de las técnicas de los payasos. “Apuntamos a un mejoramiento desde el punto de vista emocional a partir de recursos como son el humor, la magia, el juego o simplemente el estar”, explicó una de ellos, Betina Balestra, ante el micrófono de FM Arco Iris

 

La semana pasada, la Dirección de Cultura, Educación y Deportes organizó una reunión informativa sobre los payamédicos. Fue brindada por un chivilcoyano, Sergio Daña. La idea es que se pueda dar la realizar el curso en esta ciudad para que Nueve de Julio cuente con sus propios payamédicos,

 

de sobre esta actividad que comenzó como un auxilio solidario por unos cuantos “idealistas” y que hoy se convertirá en algo así como una profesión obligatoria.

 

 

Payamédicos en hospitales provinciales y municipales

El gobierno bonaerense promulgó una ley sancionada por la Legislatura que obliga a los servicios de terapia pediátrica de los hospitales públicos provinciales y municipales a contar  “especialistas en el arte de clown o payasos hospitalarios”. La misma fue aprobada el 15 de mayo del año pasado y está inspirada en el médico estadounidense Hunter Adams, más conocido como “Patch” Adams.

El Poder Ejecutivo determinará los requisitos y condiciones de los especialistas del arte del clown para el desarrollo de sus tareas”, explica la norma, promulgada bajo el decreto 533.

En su artículo segundo la ley señala que “se entenderá por Payaso de Hospital aquella persona especialista en el arte de clown que de acuerdo a la Autoridad de Aplicación reúna las condiciones y requisitos para el desarrollo de su tarea“.

Los “payamédicos” prestarán un servicio social, percibirán honorarios y no deben ser necesariamente médicos, según explicó el autor del proyecto, el diputado Darío Golía (FpV), en el momento en que fue sancionada.

“El Poder Ejecutivo, a través de la Autoridad de Aplicación, determinará los requisitos y condiciones de los especialistas del arte del clown para el desarrollo de sus tareas, así como la categorización de los Hospitales Públicos Provinciales y/o Municipales en los que se los requiera”, señaló Golía.

 

 

Historia de una expresión que sigue creciendo

Payamédicos es una asociación civil sin fines de lucro, creada en la Argentina en el año 2002 por el médico psiquiatra, José Pellucchi y la licenciada en Psicología Andrea Romero, quienes llevaban un tiempo empleando la técnica de payaso para ayudar a sus pacientes internados. Su misión es contribuir a la salud emocional del paciente hospitalizado.

Está formada por más de 3.000 personas que desarrollan su labor ad honorem en hospitales de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, La Plata, Bahía Blanca, Neuquén, Salta, Bariloche, Entre Ríos, Misiones, Puerto Madryn, Córdoba, Rosario, entre otras ciudades.

 

 

 

La labor del “payaso de hospital” se incorporó al sistema de salud bonaerense como medicina complementaria con el fin de “llevar alegría a niños enfermos, sus familias y al personal médico y no médico”, según una ley publicada en agosto del año pasado en el Boletín Oficial.

La norma, que había sido sancionada por la Legislatura provincial, determinó que “se entenderá por payaso de hospital aquella persona especialista en el arte de clown que reúna las condiciones y requisitos para el desarrollo de su tarea en los hospitales públicos provinciales y municipales de nuestra provincia”.

“Cada servicio de terapia pediátrica deberá contar con un servicio de especialistas en el arte de clown o payasos hospitalario”, explicó el autor de la norma, el diputado del Frente para la Victoria, Darío Golía.

Golía elaboró el su proyecto, inspirado en la labor del médico estadounidense de risa terapia Hunter ‘Patch’ Adams, después llevada al cine, en 1998, con la actuación protagónica del actor Robin Williams.

Desde hace años, en el Hospital de Niños “Sor María Ludovica“, y en otros de la Capital federal, la Asociación Civil “Alegría Intensiva, Payasos de Hospital” trabaja con niños internados y su entorno para que superen, a través de juegos y humor, situaciones traumáticas.

“La capacidad de la risa mejora el acto médico y esto ha sido científicamente demostrado cuando se descubre que el cortex cerebral libera impulsos eléctricos negativos un segundo después de comenzar a reír, cuando nos reímos el cerebro emite información necesaria para activar la secreción de encefalinas, que poseen propiedades similares a la morfina con capacidad de aliviar el dolor”, explicó Golía al fundamentar la ley.

Aseguró que “la labor de los payasos de hospital o especialista en el arte clown es fundamental para lograr los objetivos de la risoterapia, y más cuando dicha terapia complementaria está dirigida a los niños enfermos”.