La regla de las 5 horas: Cómo la utilizan los empresarios exitosos

(Por Gonzalo Merlo – GH Soluciones)

Dedicar una hora al día para leer y aprender, un habito de empresarios exitosos; el “el huevo o la gallina?”

Llegás a tu casa después de un día agotador en el trabajo. Estás hambriento y agotado, solo querés parar por un minuto, te sentas a comer frente a la tele; y de pronto te das cuenta de que has visto cinco episodios de tu serie preferida en Netflix…

Aunque eso está bien de vez en cuando, todos necesitamos formas de descomprimir y “enfriarnos” del día a día, este no es un hábito saludable. Es por eso que las personas más exitosas en el mundo pasan su tiempo libre aprendiendo.

 

Esto no es exactamente algo nuevo. Durante su estudio de cinco años de más de 200 millonarios, Thomas Corley descubrió que no ven televisión. En cambio, un impresionante 86 por ciento afirmó pasar el tiempo leyendo, pero no solo por diversión. Además, el 63 por ciento indicó que escucharon audiolibros durante el viaje diario de la mañana a la oficina.

 

El experto en productividad Choncé Maddox escribe: “No es ningún secreto que las personas exitosas leen. Se dice que el millonario promedio lee dos o más libros por mes”. Como tal, sugiere que todos “lean blogs, sitios de noticias, ficción y no ficción durante el tiempo de inactividad para que puedas sumergirte en más conocimiento”. Si estás en constante movimiento, puedes optar por escuchar audiolibros o podcasts.

 

Quizás estés pensando: ¿quién tiene tiempo para sentarse y leer? Entre el trabajo y la familia, es casi imposible encontrar tiempo libre. Como emprendedor y padre puedo entenderte, pero solo hasta cierto punto. Después de todo, si Barack Obama podía hacerse tiempo para leer mientras estuvo en la Casa Blanca, ¿qué excusas podes tener? Obama incluso agradeció a los libros su ayuda para sobrevivir a su presidencia.

 

El expresidente de Estados Unidos está lejos de ser el único líder que atribuye su éxito a la lectura. Bill Gates, Warren Buffett, Oprah Winfrey, Elon Musk, Mark Cuban y Jack Ma son todos lectores voraces. Como dijo Gates a The New York Times, leer “es una de las principales formas en que aprendo, y lo ha sido desde que era un niño”.

Entonces, ¿cómo encuentran el tiempo para leer todos los días? Se adhieren a la regla de las cinco horas.

La regla de las cinco horas

La regla de las cinco horas fue acuñada por Michael Simmons, fundador de Empact. El concepto es maravillosamente simple: no importa cuán ocupadas estén las personas exitosas, siempre “reservan al menos una hora al día (o cinco horas a la semana) durante toda su carrera para actividades que pueden clasificarse como prácticas deliberadas de aprendizaje”.

 

Simmons rastrea este fenómeno hasta Ben Franklin. “A lo largo de la vida adulta de Ben Franklin, constantemente invirtió aproximadamente una hora al día en el aprendizaje deliberado. Llamo a esta regla de Franklin de cinco horas: una hora al día en cada día de la semana “, escribió Simmons.

Para Franklin, su tiempo de aprendizaje consistió en despertarse temprano para leer y escribir. Estableció objetivos personales y rastreó sus resultados. Siguiendo el espíritu de los clubes de lectura actuales, creó un club para “artesanos y comerciantes ambiciosos con la misma mentalidad que esperaban mejorarse a sí mismos mientras impulsaban su comunidad”. También experimentó con su nueva información y formuló preguntas reflexivas cada mañana y tarde.

 

Los tres puntos de la regla de las cinco horas

 

Los líderes exitosos de hoy han adoptado la regla de Franklin de las cinco horas al romper la regla en tres categorías.

 

  1. Leer: millonarios hechos a sí mismos como Mark Cuban y Dan Gilbert, dueño de los Cavaliers de Cleveland, leen entre una y tres horas diarias. Elon Musk aprendió a construir cohetes, que conducen a SpaceX, leyendo. Además de ampliar su conocimiento, Jack Ma, cofundador de Alibaba, dice que “en comparación con otros, es más probable que los lectores conozcan otras estrategias y tácticas de otras industrias”.

Incluso si no podes comprometerte a una hora o más de lectura todos los días, comenzá con 20-30 minutos. Siempre trata de llevar un libro, así cuando halla un momento libre antes de una reunión o en la sala de espera de la consulta de un médico, podras leer en lugar de perder el tiempo en el smartphone. También se puede probar audiolibros durante el trayecto diario al trabajo o al hacer ejercicios.

 

  1. Reflexiona: otras veces, la regla de las cinco horas incluye reflexionar y pensar. Esto podría ser solo mirar la pared o anotar tus pensamientos. Jack Dorsey y el CEO de LinkedIn Jeff Weiner son conocidos practicantes de esto.

Analizar el pasado te brinda la oportunidad de aprender de los errores que has cometido, así como de evaluar lo que hiciste correctamente. Como resultado, estarás mejor preparado para alcanzar tus metas y mejorar tu vida. La Universidad de Texas también descubrió que el descanso y la reflexión mental mejoran el aprendizaje.

 

¿Necesita ayuda para comenzar? Programá el tiempo de reflexión en tu agenda. Los 15-20 minutos después del almuerzo son ideales para meditar. Pero comienza poco a poco: asigna entre 5 y 10 minutos al día para reflexionar, y luego sigue subiendo para que no te sientas abrumado.

Conoce las preguntas que quieres hacer. Quédate con solo dos o tres preguntas centradas en un día específico. Por ejemplo, si asististe a una charla, preguntate: “¿Cuáles fueron las conclusiones clave?” y “¿Cómo puedo aplicar esto a mi negocio?”

 

  1. Experimenta: el tercer y último punto de la regla de las cinco horas es la experimentación rápida. Ben Franklin y Thomas Edison se convirtieron en los principales inventores y pensadores debido a sus experimentos. Tenemos Gmail porque Google permitió a los empleados experimentar con nuevas ideas.

La razón por la que los experimentos son tan útiles es porque tienes hechos, no suposiciones. Los experimentos te muestran lo que está funcionando. Puedes aprender de tus errores y obtener retroalimentación de los demás. Lo mejor de todo es que la experimentación no consume tanto tiempo. La mayoría de las veces, estás probando las mismas actividades que realizarías sin realizar pruebas.

Jack Ma incluso recomienda aplicar el conocimiento que has aprendido a un escenario de la vida real. Por ejemplo, después de leer un libro sobre colaboración y trabajo en equipo, podrías asumir un nuevo trabajo de voluntario para utilizar ese conocimiento.

Cuando conviertes el aprendizaje en un hábito, eres más exitoso y productivo en la vida. Al invertir en un hábito de lectura, puedes asegurarse de que estás haciendo crecer tu negocio y tu persona.